Nuevo sitio Trabajadores despedidos 6 Mayo 2014

Por la reincorporación de los trabajadores de CALSA

Reproducimos a continuación un comunicado de los compañeros de la alimenticia CALSA, que se encuentran sosteniendo una prolongada lucha contra los despidos persecutorios de la patronal inglesa:

Trabajadores despedidos | Por la reincorporación de los trabajadores de CALSA

Entramos en nuestro cuarto paro en 6 meses cada vez más convencidos, en los cuales ya nos quedan varias cosas en claro.

Que todos somos un número es algo que tarde o temprano todo trabajador aprende al trabajar en fábrica, sobre todo cuando la empresa invierte una fortuna en comprar nuestro silencio. Mirar la lista de despedidos es ver a aquellos compañeros que más se expusieron cuando se obtuvieron los beneficios que pudimos arrancarle a la empresa, y aquellos con los cuales conquistaremos todas las enormes falencias a las que somos sometidos todos los días. No se trata en lo más mínimo de una cuestión económica, solo se trata de una persecución sindical. Pero además aprendimos en estos seis meses, entre paros y conciliaciones, que el factor determinante es el desgaste.

La legalidad burguesa, cómplice del empresariado, plantea que dejar sin sustento a una familia, o 54 como en nuestro caso, es una cuestión de derechos contrastados, entre el muy desarrollado derecho de propiedad, y el muy vapuleado y vaciado derecho de huelga. Mientras que la empresa tiene recursos enormes obtenidos a través de nuestra explotación, en especial una multinacional como es el grupo inglés ABF, por lo que pueden disponer de abogados carísimos que les permiten obtener favores, los trabajadores solo tenemos el convencimiento de que una empresa no debe poder disponer a conveniencia de nuestro futuro, y el sentimiento de solidaridad con aquellos que, más allá de toda diferencia superficial, nos reconocemos como iguales.

Todo comenzó en octubre, cuando la empresa acciona injustamente sobre un compañero. La solidaridad actuó de inmediato, paralizando la fábrica por un día, lo que bastó para que el ministerio dictara una conciliación que duró alrededor de 2 meses y medio, logrando finalmente la reincorporación y el compromiso de los directivos de mantener un diálogo para solucionar los enormes problemas que la desinversión por años produjo en la planta. Este compromiso solo duro 10 días, cuando la empresa expulsa 7 compañeros por motivos absurdos y desproporcionados, dejándonos en claro que ellos eran los primeros de algo que no sabríamos donde terminaría. Cuatro de ellos sucumben ante la presión y el agotamiento y arreglan, pero tres de ellos deciden confiar en el apoyo de sus compañeros.

La asamblea vio el revanchismo del VP de recursos humanos Fernando Calvo, respaldado por la asesoría del estudio Funes de Rioja, por lo que voto por unanimidad un paro que paralizaría la fábrica por 4 días, durante los cuales la empresa comenzó con la táctica con la que buscaría romper la decisión de acá en más, meter miedo y buscar la división. Pero ni las amenazas constantes de sus lacayos en forma de jefes y supervisores, como los telegramas de intimación a 60 compañeros logran el objetivo sino que refuerzan nuestra posición, solo una nueva conciliación logra devolvernos a los puestos de trabajo. La empresa continua con su táctica, violando descaradamente la conciliación con suspensiones y apercibimientos que no cumplen con su objetivo, ya que vencido el termino sin solución, una nueva asamblea vota volver al paro, esta vez por 10 días, en los que la táctica de la empresa cambia. Abandona la fábrica y despide a 52 compañeros.

De una nueva conciliación, en la que el ministerio vuelve a no pronunciarse, solo obtenemos los mismos argumentos falaces y la reincorporación de 32 compañeros, lo que no se acepta ya que el mandato siempre fue claro: todos los compañeros adentro. Algo que quedo más que claro, cuando el martes 28 volvimos al paro con un acatamiento mayor al 95 %. Ni la permanente custodia policial, ni las llamadas de los jefes a las casas de los compañeros, ni la amenaza constante de desalojo están logrando romper nuestra unidad. El lunes 5 tenemos otra audiencia en la que iremos con la misma convicción.

Obreros de Calsa

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria