Nuevo sitio Editorial 4 Junio 2014

Vamos a Andar

Solo unos días antes de cerrar este nuevo número de nuestros periódicos, la Organización de Trabajadores Revolucionarios y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, realizamos la presentación de nuestro Frente Único. Compañeros y compañeras de ambas fuerzas, de distintos puntos del país y de numerosas organizaciones hermanas, nos encontramos para celebrar el esfuerzo unitario y reflexionar sobre las tareas políticas que nos plantea la etapa actual.

Editorial | Vamos a Andar

Así, con enorme alegría y compromiso nos adentramos en un nuevo momento de nuestras organizaciones, dispuestos a aportar todos nuestros esfuerzos al desarrollo de la lucha y la organización del pueblo trabajador, con la convicción de que esta tarea de acumulación debe abonar una perspectiva revolucionaria y socialista para nuestro pueblo.

Conscientes de la carencia de un partido revolucionario en nuestro país, entendemos a esta iniciativa unitaria entre MIR y OTR como un paso, entre muchos otros, que pretenden abonar a la construcción de esa herramienta fundamental. En este plano se nos plantea, en lo inmediato, trabajar con empeño y fraternidad, no sólo para lograr la integración de nuestras organizaciones, sino para avanzar también en mayores niveles de confluencia con otras organizaciones con las que nos hermanan la vocación de construcción partidaria, una similar tradición política y una voluntad de intervención acorde a las tareas de la etapa actual.

Así, avanzando en el camino de la construcción partidaria, nos largamos a andar, con vocación de intervenir con fuerza en la lucha de nuestro pueblo trabajador.

Lucha obrera y popular contra el ajuste

La situación actual está marcada por una mayor derechización del gobierno y una evidente ofensiva patronal. Pago de la deuda, devaluación, inflación, techos salariales, despidos y suspensiones, militarización de fábricas y calles, leyes antipiquete, encarcelamiento de luchadores; son rasgos centrales de nuestra realidad.

Pero este nuevo marco de ajuste y represión encuentra a los trabajadores un paso más adelante que tiempo atrás. Con años de un esforzado trabajo de reorganización, de disputa en los lugares de laburo, comisiones internas y seccionales, el movimiento obrero independiente y antiburocrático viene dando muestras de su avance en la organización y la lucha, constituyéndose como un actor protagónico en el marco del conjunto de las luchas populares.

Son muchos los ejemplos que dan cuenta de la multiplicación de experiencias de resistencia frente a las patronales, el gobierno y las burocracias sindicales. Con el preludio de la lucha en todo el país de los docentes, que se apoyó en la recuperación de seccionales en distintos lugares del país como en Buenos Aires, Neuquén y Mendoza, se han acrecentado las luchas y las experiencias de organización unitaria. Así, el paro del 10 de abril, particularmente en Buenos Aires, fue una instancia que permitió la confluencia del activismo de izquierda y combativo. Otros espacios también dan muestras de ciertos avances en la confluencia, como lo expresan el Encuentro Sindical Combativo o los Comités por la Absolución de los Petroleros de las Heras, desplegados a lo largo del país, herramientas fundamentales que han permitido la liberación de los compañeros Oñate, Vivares y Armoa. Las iniciativas independientes han permitido, a su vez, el triunfo de listas opositoras en seccionales de la CTA como Lomas de Zamora, Almirante Brown, Bahía Blanca y en Neuquén se pelea contra el fraude del kirchnerista Quintriqueo.

Entre las distintas luchas que protagoniza nuestro pueblo trabajador, vienen cobrando relevancia en las últimas semanas las impulsadas contra los despidos, como en la alimenticia Calsa o en Shell, llevando incluso a un paro de la UOM en Córdoba. Entre ellas se destaca la lucha de los obreros de Gestamp, que luego de un mes de acampe en las puertas de la fábrica, decidieron la ocupación de la autopartista y lograron arrancar una conciliación obligatoria que dispone el reingreso de los despedidos a la planta. Por supuesto, el conflicto aún sigue abierto, pero este paso adelante muestra la indiscutible fuerza que tiene la clase trabajadora cuando se organiza y se apresta a la lucha

Luchar, crear, poder popular

En este escenario, se nos plantea redoblar esfuerzos para aportar al desarrollo de la lucha y organización de nuestro pueblo trabajador. Por eso es que nos proponemos profundizar nuestro trabajo de base, en cada barrio, en cada lugar de estudio y en cada centro de trabajo, afianzando particularmente nuestra intervención en el movimiento obrero, conscientes de que el fortalecimiento de la lucha obrera y popular es el basamento fundamental sobre el que podemos erigir un proyecto revolucionario por el socialismo.

En ese camino consideramos que es de gran importancia contribuir a dar una perspectiva política a la lucha de nuestro pueblo. Así, en el marco de un paulatino crecimiento general de la izquierda, se nos plantea también el reto de articular experiencias y nucleamientos para poder forjar una alternativa política que exprese la perspectiva de quienes compartimos la caracterización de la situación actual, nuestras prácticas militantes y que nos identificamos con un proyecto revolucionario y anticapitalista. Se nos plantea, así, lograr iniciativas comunes y avanzar en la elaboración programática y la articulación en la lucha, con la perspectiva de que la movilización cotidiana se vaya encauzando en perspectiva de un cambio de fondo.

En nuestro caso, como militantes que tomamos el ejemplo del Che, principal referente de la lucha revolucionaria en nuestro continente, nos proponemos aportar con fuerza a este proceso de recomposición de la clase trabajadora y a sus luchas, porque entendemos que es un paso fundamental para avanzar en la perspectiva de la revolución socialista, para alcanzar una sociedad sin explotación ni opresión de ningún tipo.

Frente Único MIR-OTR

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria