Nuevo sitio Editorial de Octubre 6 Octubre 2014

Pujas y cambios de gabinete, en el camino de la devaluación

Juan Carlos Fábrega fue expulsado de la presidencia del Banco Central luego del discurso en el que Cristina Kirchner afirmó que el BCRA había sido cómplice de operaciones de compra y venta de dólares en el mercado ilegal, mientras la Televisión Pública enfocaba en primer plano la cara atónita de Fábrega que comenzaba a comprender que se le venía la noche.

Edición

Periódico del Frente Único MIR-OTR. Octubre 2014

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Editorial de Octubre | Pujas y cambios de gabinete, en el camino de la devaluación

El raje de Fábrega, cuyo hermano estaba al frente de una de las tantas “cuevas" ilegales que funcionan en la city porteña bajo el amparo oficial, constituye una nueva posición ganada por el equipo de Axel Kicillof en el manejo de las políticas económicas del gobierno nacional, quien impuso a Alejandro Vanoli al frente del Banco Central.

Este nuevo avance en los espacios de poder del ministro mimado por la Presidenta y bancado por La Cámpora, pone de manifiesto la decisión política de la Casa Rosada de encarar el último tramo de su mandato, que pinta bravo en lo político y económico, afirmándose en el núcleo de extrema confianza del “kirchnerismo duro".

Todo indica que los cambios de autoridades en áreas sensibles no terminarán acá. La próxima salida puede llegar a ser la de Jorge Capitanich de la Jefatura de Gabinete (aniquilada ya toda pretensión presidenciable, a causa de la gestión cotidiana y el “verdugueo" reiterado de Cristina), quien no ve la hora de volverse a su tierra natal para recuperar posiciones en una provincia que quedó en manos de Juan Carlos Bacillef (una suerte de Cobos chaqueño con el que está enfrentado).

Preparando el zarpazo…

En términos económicos, la situación está realmente complicada y sus efectos se hacen sentir por abajo, en las condiciones de vida del pueblo trabajador. La inflación se come el poder adquisitivo de los salarios y los efectos de una innegable recesión golpean sobre los sectores populares, lo que se traduce, en el caso particular de la clase obrera ocupada, en despidos y masivas suspensiones.

Por otra parte, siguen escaseando los dólares que se van en el pago de la deuda externa, y que el gobierno no puede suplir en lo inmediato con crédito externo, dado el conflicto con los “fondos buitres".

En este contexto, diversos sectores de la gran burguesía de nuestro país (con sus actores multinacionales y locales) construyen a un ritmo acelerado las condiciones para un nuevo golpe devaluatorio contra los bolsillos populares. Corridas cambiarias y operaciones financieras diversas para empujar el “dólar blue", son parte de ese menú que va acompañado con la perorata de los grandes medios de comunicación y economistas del establishment acerca de la necesidad de “transmitir" tranquilidad y previsibilidad a los mercados para atraer inversiones extranjeras.

Industriales, banqueros y la patronal agraria se disputan con el gobierno nacional los plazos y la profundidad para una nueva devaluación, que de producirse significará una enorme transferencia de riqueza social desde los trabajadores y trabajadoras hacia las clases dominantes, como siempre sucede en estos casos. En los hechos, este proceso ya se inició a través de “micro-devaluaciones" del peso, pero en una tendencia que no alcanza hasta ahora para revertir el “atraso cambiario".

Llegado el momento, el gobierno kirchnerista, que ladra pero no muerde, le dirá al pueblo y a la clase trabajadora algo así como: “No nos queda otra opción: devalúo y te ajusto porque te quiero"; del mismo modo que Berni argumentó haber participado con la Gendarmería en la represión del barrio Papa Francisco… ¡para evitar que esa tarea quede sólo en manos de la Policía Metropolitana y “haga un desastre"! (sic).

A todo esto, ¿qué decir de la oposición patronal? El Frente Renovador, el PRO y el FAUNEN se pelean entre sí para ver quién es más cipayo y lamebotas frente a las presiones del imperialismo, las patronales industriales y agrarias, los bancos, y el lobby mediático encabezado por el grupo Clarín.

Mirando al norte…

En el ya mencionado discurso presidencial, Cristina Kirchner pidió públicamente que “miremos al norte" si a ella le pasa algo, además de denunciar el papel desestabilizador que solapadamente está cumpliendo la embajada yanqui en nuestro país. No nos sorprende, porque somos parte de las fuerzas políticas que desde siempre denunciamos y enfrentamos las políticas intervencionistas del imperialismo norteamericano, movilizándonos en la calle contra ellas cuando los yanquis agreden a cualquier pueblo del mundo. En cambio otros, el kirchnerismo entre ellos, si bien es crítico de la política de “relaciones carnales" del menemismo, hizo todo lo posible más de una vez por lograr la foto junto a Obama.

Miramos hacia el norte de nuestro continente y también lo hacemos con el norte del conurbano bonaerense, donde la multinacional autopartista yanqui Lear sigue haciendo lo que quiere en territorio argentino, violando las leyes laborales de nuestro país, despidiendo laburantes y persiguiendo a sus delegados, con la complicidad de la burocracia sindical del SMATA y el aparato represivo del Estado. ¿Y el gobierno kirchnerista? Convalida y sostiene esa política, en una nueva muestra de su antiimperialismo de patas cortas.

Construyamos fuerza social y organización política de clase

El desarrollo de la crisis capitalista en nuestro país se orienta en el sentido arriba analizado. Los de arriba, una vez más, pretenden que seamos los trabajadores y trabajadoras los que paguemos los costos de su crisis.

Frente a esto, no podemos permitirles que lleven adelante su programa de ajuste. Y si bien no es una tendencia generalizada, allí tenemos como ejemplos los diversos casos de laburantes que enfrentan el cierre de empresas y despidos, organizándose y luchando con enorme dignidad en defensa de sus puestos de trabajo y conquistas ante los ataques de la patronal.

Del mismo modo, necesitamos forjar y desarrollar un amplio movimiento popular de lucha para ofrecer una resistencia unificada a los golpes de los de arriba, gestando poder obrero y popular en todos los terrenos, sentando las bases de un proyecto político alternativo al que nos ofrecen las fuerzas políticas patronales.

Así seguimos aportando a la construcción de un movimiento juvenil y estudiantil anticapitalista y de lucha, en barriadas, escuelas secundarias y Universidades, peleando para que la juventud se convierta en uno de los motores de la transformación revolucionaria de la sociedad.

A su vez, somos parte activa del masivo movimiento de mujeres de lucha, que en pocos días se reunirá en Salta, en un nuevo Encuentro Nacional de Mujeres, donde exigiremos la separación efectiva de la Iglesia del Estado; el aborto legal, seguro y gratuito para que no sigan muriendo miles de mujeres del pueblo en abortos clandestinos; y el fin de las redes de trata y prostitución.

Por eso también nos sumamos con todas nuestras fuerzas a las movilizaciones para meter en cana a Marcelo Girat, el oficial de Marina violador de su hija, en la ciudad de Mar del Plata. Y enfrentamos a la represión del Estado, en sus diversas formas, que hacen de la violencia institucional y la represión del pueblo pobre una forma más de su dominación de clase.

Una de las razones de ser del Frente Único MIR – OTR es seguir aportando con mayor solidez a la construcción de esta fuerza social para la transformación profunda de nuestra sociedad. La otra, dialécticamente ligada a la anterior, se ubica en la necesidad de continuar avanzando en el reagrupamiento estratégico de la izquierda revolucionaria, que abreva en el guevarismo, con la mirada puesta en la construcción de un partido revolucionario de la clase trabajadora y el pueblo.

Esta prensa unificada, que con gran alegría y satisfacción ponemos en manos de nuestros compañeros y compañeras lectores, es un avance concreto en esa perspectiva. Un nuevo paso hacia la unidad.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria