Nuevo sitio La Masacre de Iguala 4 Noviembre 2014

Fue el Estado

Septiembre de 2013. El presidente Peña Nieto anuncia a todo México una serie de reformas para el “despegue” del país: una es del sistema educativo. La “Ley de Servicio Profesional Docente” pretende generar concursos, en base al mérito y a la preparación de cada maestro, para el ingreso docente y la promoción a cargos directivos y de supervisión. El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) tendrá atribuciones para evaluar el desempeño y los resultados. La evaluación es obligatoria para todos los docentes y tendrá consecuencias de acuerdo al resultado: el que desaprueba es expulsado del sistema educativo, pierde definitivamente su trabajo. Por si esto fuera poco, con la reforma impulsada por Peña Nieto se crea un impuesto sobre el acceso a la educación.

Edición

Periódico del Frente Único MIR-OTR. Noviembre 2014

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

De forma masiva, trabajadores de la educación de todo el país, junto a estudiantes se movilizan contra las reformas impulsadas desde el poder ejecutivo. La oleada de protestas no se detuvo y llegó hasta este año.

Los normalistas

En Ayotzinapa se ubica una de las varias escuelas normales rurales de México, nacidas en la década del '20 para la formación de maestros que combatieran el altísimo analfabetismo. La normal Raúl Isidro Burgos es célebre por su organización y disposición para la lucha. De sus aulas salieron alguno de los más destacados líderes guerrilleros mexicano de la década del '70. En el presente, sus estudiantes han sido parte de la oleada de protestas contra la reforma educativa. Pero además, como no olvidan ni perdonan, el día 26 de setiembre 80 de ellos se dirigían a Iguala para conseguir dinero y micros que los llevaran a la ciudad de México, donde participarían en las movilizaciones de conmemoración de la Masacre de Tlatelolco.

En el camino de Ayotzinapa a Iguala los dos micros fueron interceptados a balazos por patrullas policiales. Era el comienzo de la represalia estatal contra la organización estudiantil. 6 muertos y 17 heridos es el saldo. Los efectivos policiales se retiran, pero la tarea la siguen hombres armados y encapuchados. Narcotraficantes, según las declaraciones oficiales. Policías de día, narcos de noche, dicen los testimonios. En un primer momento son 58 los desaparecidos; algunos comienzan a regresar y la lista se achica. El número definitivo son 43; 43 desaparecidos producto del accionar policial y paramilitar.

Desde la noche del 26, estudiantes, familiares y vecinos han incendiado varios edificios públicos, porque la promesa del gobierno de que “no quedará nadie impune" no ha impedido que el alcalde de la localidad –vinculado con el cártel narco llamado Guerreros Unidos, responsables de la matanza– esté prófugo.

Al día de hoy, nueve fosas comunes en un sitio a media hora de donde se perpetró el ataque guardan los restos calcinados de una treintena de cuerpos aún no identificados.

Así de miserable es la represión a las luchas del pueblo, que de todos modos no se detendrán, porque las causas que le dan origen “no estarán desaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas." Esa fue la sentencia de Walsh a sus carniceros. Los mexicanos, ricos en memoria e incansables en la lucha, sabrán hacer lo propio con los opresores de su pueblo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria