Nuevo sitio La interna del FIT y la dispersión de los sectores clasistas y de lucha 3 Noviembre 2014

Superar la fragmentación, avanzar en la coordinación desde la base

El reclamo de unidad de los sectores de lucha es moneda corriente entre los compañeros y compañeras de base de nuestros lugares de trabajo que ven con buenos ojos la práctica y las luchas que llevamos adelante desde los sectores antiburocráticos y de lucha, pero a los que les resulta incomprensible la fragmentación permanente que, en general, caracteriza a las fuerzas de izquierda.

Edición

Periódico del Frente Único MIR-OTR. Noviembre 2014

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

La interna del FIT y la dispersión de los sectores clasistas y de lucha | Superar la fragmentación, avanzar en la coordinación desde la base

Sabemos que el desafío de las construcciones unitarias no es una cuestión sencilla. No compartimos los enfoques o interpelaciones que postulan el problema de la unidad como un asunto de mera voluntad en cumplimiento de un “imperativo moral", que debería actuar en abstracto por fuera de contenidos programáticos, correlaciones de fuerza y coyunturas políticas concretas. Ese abordaje nos parece simplista y hasta infantil (al disociarlo de la disputa legítima e imprescindible de perspectivas estratégicas) y suele expresarse en interpelaciones que siempre están dirigidas a “otros" pero que no necesariamente son cumplidas por quien las emite.

Lejos de esa postura, sostenemos nuestro posicionamiento político sobre el tema, en el espíritu de aquella recomendación de Marx y Engels en el Manifiesto Comunista de 1848, que señalaba que “los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que (…) en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto". (Negritas nuestras).

El enfoque y método opuestos, es decir, el priorizar las necesidades particulares de cada organización o grupo en detrimento de los intereses del movimiento general, configura una lógica que se potencia con el “sectarismo", caracterizado por suponer, a priori, que por fuera de la posición política de la propia organización o partido, todo es error, desviación o claudicación.

El carácter negativo del sectarismo (presente también en posiciones antipartidarias y macartistas), se magnifica cuando hablamos de las principales fuerzas de izquierda de la actualidad (y que por esa predominancia tienen mayores niveles de responsabilidad). Estas concepciones dan lugar a una práctica política sumamente mezquina de “quintas propias", que va a contramano de las necesidades del movimiento general de la clase trabajadora en la etapa actual.

El FIT lanzado a su interna

Si hay una continuidad y coherencia, más allá de las idas y vueltas de las distintas fuerzas que integran el FIT, es que dicho Frente no se propone otra cosa que ser una “cooperativa electoral" para la intervención en ese terreno. Esta limitación estructural se ha expresado frecuentemente en la imposibilidad para acordar posiciones comunes en elecciones en Comisiones Internas, Sindicatos o las de CTA, por ejemplo, lo que constituye un déficit notorio, aunque los principales impulsores del FIT no lo vean como tal.

En este sentido, en relación al debate sobre la necesidad de reagrupamiento de los sectores clasistas, antiburocráticos y de lucha, mientras el PO se mantuvo siempre en su habitual postura autoproclamatoria convocando desde hace meses a su “Congreso del Movimiento Obrero y la Izquierda", que se realizará el 8 de noviembre en el Luna Park, y que no es otra cosa que una propuesta de unidad consigo mismo; el PTS fue y vino con su posicionamiento de forma abrupta.

Lo que ahora lo obliga a fundamentar con “piruetas" retóricas porqué estuvo bien el Encuentro Sindical Combativo (ESC) de marzo en Atlanta (del que participó), pero muy mal una nueva convocatoria de similares características, como la de Platense a fines de octubre (de la que se autoexcluyó). Más allá de los argumentos de ocasión, lo cierto es que el tema pasa exclusivamente por la disputa del orden de las candidaturas al interior del FIT, donde el PTS intentará disputar la hegemonía del PO en ese terreno, postulando la figura de su diputado nacional por Mendoza.

“Esto explica que el diputado Del Caño, vocero del PTS, surja como nueva figura ascendente en el FIT, ligado a estos procesos directamente, además de su juventud y frescura que concreta la idea de una renovación en la dirigencia de la izquierda, que también debe renovarse a sí misma", explica Manolo Romano en el artículo “Las batallas de nuestra izquierda", en “La izquierda diario", adelantando el planteo de “trasvasamiento generacional" que el PTS propondrá para el FIT.

Desde dónde avanzar

Más allá de las anécdotas que dan color y alimentan estas disputas aparatistas, entendemos que también se pone aquí de relieve un problema de carácter estratégico y que se expresa coyunturalmente con mayor claridad en el PO y el PTS. Nos referimos a su predisposición a practicar un clasismo que confunde las tareas de sindicato y de partido, y que se combina con la ausencia de la concepción estratégica de Frente (de diversos tipos de Frente) como forma de materializar la construcción de fuerza social revolucionaria con hegemonía obrera.

En este sentido, cabe señalar que a diferencia de las convocatorias del PO en el Luna Park y del PTS en Argentinos Juniors, que son llamados de neto carácter partidario (lo que en sí mismo obviamente no está mal), el ESC es hoy el único espacio de coordinación sindical que plantea una convocatoria amplia a distintos sectores, agrupamientos y tradiciones políticas, sin imponer el apoyo al FIT como condición de ingreso al mismo.

Quienes estuvieron en Atlanta pero desistieron de ir a Platense (caso Nuevo MAS, por ejemplo), en los hechos tuvieron una política que fue un reflejo pasivo y seguidista del “bandazo" del PTS (lo que en última instancia demuestra ausencia de línea política propia), que como vimos no tuvo ningún fundamento en ningún cambio sustancial de la dinámica de la lucha de clases.

Por el contrario, está más claro que nunca que en el marco actual de crisis capitalista, y ante la emergencia de varias expresiones anticapitalistas en fábricas, lo que la ofensiva patronal demuestra es la disposición de la burguesía local e internacional para disciplinar al conjunto de la clase e infligir una dura derrota a su sector más avanzado. ¡Lo que hace mucho más necesario aún un amplio frente único defensivo!

Por esta razón, desde el Frente Único MIR-OTR participamos del Encuentro Sindical Combativo de Platense con un llamado a “extender la coordinación para enfrentar el ataque patronal". Nuestra militancia sindical fue parte de la delegación de unos 100 compañeros y compañeras de la CPS Rompiendo Cadenas que participamos del Encuentro (ver recuadro) reivindicando la necesidad de construir en la lucha la unidad de la clase trabajadora.

En este sentido, vemos al ESC como un punto de partida concreto para transitar ese camino y de ningún modo el final de recorrido. Por eso consideramos como una tarea de primer orden promover a niveles locales o regionales, experiencias de coordinaciones amplias por la base de todos los sectores (como intentará construir el Plenario abierto convocado por la CTA Lomas de Zamora para el próximo 14 de noviembre), que apunten a superar las acumulaciones parciales y permitan desarrollar en concreto esa amplia coordinación para la lucha que es una necesidad urgente de nuestra clase.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria