Nuevo sitio Después del triunfo republicano en las elecciones legislativas en EE.UU. 7 Diciembre 2014

No tan distintos

Hace apenas un mes se realizaban las elecciones legislativas en los EE.UU., logrando el partido republicano la mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado. Los medios de comunicación presentaron la situación como si el dilema fuese el siguiente: si la administración demócrata estará condicionada a partir del control republicano de las dos cámaras o, si el presidente Obama gobernara a través de decretos y su poder de veto.

Edición

Periódico del Frente Único MIR-OTR. Diciembre 2014

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Después del triunfo republicano en las elecciones legislativas en EE.UU. | No tan distintos

Nada se escucho de la farsa de “democracia" que son los Estados Unidos. En el sistema electoral norteamericano para poder votar hay que inscribirse en un registro de votantes, el sistema es indirecto (a través de un colegio de electores). De hecho, el número de votantes alcanzó un nuevo mínimo histórico de 38%. Los votantes entre 18 y 29 años sólo representaron el 13% del electorado. El electorado de estas últimas elecciones tendió a ser blanco y anciano, es decir, republicano. Por otro lado, fue escandalosa la participación de las corporaciones 4000 millones de dólares para influir en los votantes y pagar por adelantado los favores políticos de los candidatos.

¿Qué clase de congreso es?

Lo primero que debemos decir, por más que parezca una obviedad, es que el Congreso estadounidense es un club de millonarios. Las elecciones en EE.UU. se han convertido en campañas de relaciones públicas de las corporaciones, repartiendo dinero por igual a ambos partidos. Esto garantiza que el programa económico favorezca decididamente al 1% más opulento. Ese mismo 1% que se ha llevado el 95% de las ganancias desde que supuestamente terminó la recesión.

Motivos no faltaban para perder

Un conjunto de elementos explican la derrota de los demócratas. La razón principal está en el estado de salud de la economía norteamericana. En realidad la presidencia de Obama ha sido una larga cadena de decepciones y traiciones a quienes lo votaron. Después de prometer poner fin a las guerras en Irak y Afganistán, Obama descartó la retirada completa de las fuerzas estadounidenses en Irak, y expandió la guerra en Afganistán. Precisamente el consenso bipartidista impide que el tema tome otra relevancia durante la campaña electoral.

También había prometido el respeto a la ley ante los excesos de la administración Bush y en su lugar se ha negado a enjuiciar a los criminales de la CIA y militares y se negó a procesar al FBI por violar la Ley Patriota. Además de ser la administración más secreta de la historia, incluso utilizando la Ley de Espionaje de 1917 contra filtraciones y denunciantes. A pesar de los negociados realizados por banqueros y entidades financieras en el marco de la crisis del 2007, se negó a enjuiciar a los altos ejecutivos.

Estas son solo algunas de las razones que tenían los votantes para castigar a la administración demócrata.

A futuro

Los resultados son parte de la predecible alternancia entre demócratas y republicanos y viceversa, sin que los votantes visualicen otra opción que castigar al partido en el poder eligiendo al partido anteriormente rechazado.

La pregunta que todos se hacen es ¿qué esperar de un Congreso controlado por los republicanos? No deberemos sorprendernos de los niveles de cooperación que se lograran entre Obama y los republicanos. Lo más probable es que alcancen un rápido consenso bipartidista para continuar y expandir las guerras en Medio Oriente. En la reducción de impuestos para las sociedades y nuevos "incentivos" a las corporaciones para invertir. Aunque los republicanos se quejen del Obamacare, están de acuerdo con que sea "el mercado" el que determine quién obtiene atención sanitaria y de qué calidad, sobre la base de lo que se pueda pagar. Obviamente los republicanos le darán su “toque" especial con legislaciones contra el aborto, los homosexuales o los inmigrantes para aplacar a su base electoral profundamente clasista, racista y fundamentalista.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria