Nuevo sitio ¡Vivan los héroes de Monte Chingolo! 24 Diciembre 2014

“Y sepan que sólo muero, si ustedes van aflojando"

El 23 de Diciembre de 1975, un centenar de militantes del ERP copan el arsenal del Ejército Argentino más importante de Buenos Aires y uno de lo más importantes del país, el Batallón 601 Domingo Viejobueno de Monte Chingolo. Independientemente de las discusiones sobre la corrección o pertinencia táctica de la acción militar en esa coyuntura política, es innegable la entrega y el coraje de los compañeros y compañeras del ERP, que dieron la vida en su lucha por el socialismo, forzando incluso las mismas capacidades físicas del ser humano, en condiciones totalmente adversas, sin vacilar ni siquiera un instante.

¡Vivan los héroes de Monte Chingolo! | “Y sepan que sólo muero, si ustedes van aflojando"

Nuestra reivindicación y sentido homenaje a esos compañeros y compañeras, a su abnegada e inclaudicable entrega, que las nuevas generaciones de militantes hacemos propia como banderas de lucha por la Revolución y el Socialismo.

“De los 39 compañeros que combatieron en el sector central y el flanco derecho, trece habían quedado muertos en el predio del sector Este, cuatro gravemente heridos, y el resto heridos, entre ellos se encontraban el teniente Camilo y el sargento Darío (…) Darío y sus compañeros trataban de mantener la calma, ´no disparábamos para no delatar nuestra posición. Ellos no sabían donde estábamos exactamente, si detrás de la Guardia o atrás de la Compañía de Servicios (siempre hablando del predio del Batallón). Creo que si los militares hubieran tenido menos miedo, o un poco de huevos, de nosotros no quedaba ninguno ahí´. (…)

El Teniente Camilo debió tomar una trágica decisión. De los 19 compañeros allí concentrados, los cuatro heridos graves no serían retirados. ´No los podemos sacar porque sino, no sale nadie vivo de acá´. Darío lo apoyó. ´La idea de Camilo era la correcta, era la única forma de salir, la otra era suicidarse en masa´ (…)

Los guerrilleros comenzaron la retirada arrastrándose en dirección al alambrado de tres metros de altura que rodeaba el perímetro del Cuartel. ´Sentí una mezcla de tristeza y bronca al ver que teníamos que dejar a algunos compañeros que estaban heridos y no podían moverse. Pero eso se transformó en orgullo al escuchar que nuestros cuatro compañeros, gravemente heridos, cantaban la marcha de nuestro ERP´, señala un testimonio publicado en Estrella Roja. Los conscriptos Torregino y Benítez, ocultos en el puesto de Verificación, cuentan que en aquel momento, y a cien metros de distancia, ´los escuchamos cantar´. Otros soldados también oyeron los cantos de aquellos guerrilleros agonizantes. Un trascendido señalará que ´llamó la atención de los efectivos militares que los subversivos, en medio del combate, cantaran´. Para explicar ello, el Ejército afirmará que, ´los del ERP estaban drogados´"

(Extracto de Monte Chingolo, la mayor batalla de la guerrilla, de Gustavo Plis Steremberg).

MILONGA DEL FUSILADO

No me pregunten quien soy

ni si me habían conocido

los sueños que había querido

crecerán aunque no estoy.

Ya no vivo, pero voy

en lo que andaba soñando

y otros que siguen peleando

harán nacer otras rosas

en el nombre de esas cosas

todos me estarán nombrando.

No me recuerden la cara

que fue mi cara de guerra

mientras hubiera en mi tierra

necesidad de que odiara.

En el cielo que ya aclara

sabrán cómo era mi frente.

Me oyó reír poca gente

pero mi risa ignorada

la hallarán en la alborada

del día que se presiente.

No me pregunten la edad

tengo los años de todos

yo elegí entre muchos modos

ser más viejo que mi edad.

Y mis años de verdad

son los tiros que he tirado

nazco en cada fusilado

y aunque el cuerpo se me muera

tendré la edad verdadera

del niño que he liberado.

Mi tumba no anden buscando

porque no la encontrarán

mis manos son las que van

en otras manos tirando.

Mi voz, la que está gritando

mi sueño, el que sigue entero

y sepan que solo muero

si ustedes van aflojando

porque el que murió peleando

vive en cada compañero.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria