Nuevo sitio Trabajadores de la educación

Un Balance del II Congreso nacional de educación

El 22 y 23 de noviembre se realizó el 3er Congreso Nacional de Educación convocado por sindicatos y seccionales recuperados a la burocracia Celeste. Como no podía ser de otro modo, el primer estandarte fue el reclamo por los 43 “normalistas” mexicanos/as desaparecidos/as. Con este tema presente durante todo el Congreso, el mismo se ubicaba en pos de debates sobre el sistema educativo que necesariamente deben ser abarcados con una perspectiva continental y mundial. Signado por debates y reflexiones, fuimos construyendo acuerdos o miradas que nos ubican con un horizonte común.

Trabajadores de la educación | Un Balance del II Congreso nacional de educación

Para empezar, denunciamos las reformas educativas de la década kirchnerista, que se han hecho en nombre de la “inclusión”, pero que han reversionado las reformas emprendidas durante la década neoliberal. Y se enmarcan, a su vez, en las reformas educativas mundiales bajo el signo de los cambios económicos y políticos del sistema capitalista.

Estas reformas consisten en una creciente pauperización del sistema educativo en términos de saberes y de condiciones de trabajo, a través del desfinanciamiento creciente y la descentralización e informalización del sistema. Por el contario, nuestra tarea es la defensa de un sistema educativo nacional público, financiado íntegramente por el Estado, que garantice saberes universales y el acceso a conocimientos para todos/as, a la vez que derechos y condiciones laborales dignas.

QUE EL SINDICALISMO NO TAPE EL BOSQUE…

Un debate que puede parecer coyuntural, pero contiene importantes problemas, es la posición que debemos adoptar en relación a programas como el Plan FINES II, Ellas Hacen y similares. Éstos introducen la precarización laboral (contratos, inestabilidad, ausencia de derechos, etc.) y se ubican dentro de un plan mayor de informalización y empobrecimiento del sistema educativo, de rápida certificación, impulsado por el mismo Estado. ¿Podemos ubicarnos en una posición que se limite a plantear la estabilidad y ampliación de derechos de los/as compañeros/as de estos programas o, por el contrario, nuestra orientación debe ser de defensa de las condiciones educativas, lo que supone la desaparición de estos programas y la incorporación de los/as compañeros/as y de sus alumnos/as al sistema formal? Al cierre del Congreso, la mayoría de los espacios nos orientábamos en esta última dirección.   

Son muchas las reformas que van en esta dirección, como las que se impulsan en Educación de Jóvenes y Adultos y la Reforma Curricular en Secundaria en todo el país y las sucesivas reformas provinciales sobre evaluación, calificación, etc, como la del Régimen Académico en Buenos Aires. Todas exigen una política común clara y disposición para llevarla a la práctica.

UNIDAD DE LO MÚLTIPLE

Desde el punto de vista de las tácticas sindicales hubo al menos tres debates relevantes: la experiencia de la huelga de marzo en Bs As, la unidad y divisionismo sindical y la derrota en ATEN.

Sin duda, un hilo conductor de estos temas es el problema de la política de unidad y de construcción sindicales. El anterior Congreso (2012) se realizaba luego de la victoria del FURA en Neuquén, encabezado por la Agrupación Naranja -compañeros/as de Rompiendo Cadenas-. El FURA constituyó el modelo a imitar de Frente común para derrotar a la Celeste y un año después se conformaba la Multicolor en Bs As y frentes similares en otras provincias. De esos frentes surge la recuperación de nuevas seccionales de SUTEBA y una lista única de oposición en CTERA. Este Congreso funcionó en el marco de ese avance, pero también del retroceso que implica que el FURA, con la no participación de la Naranja, no haya podido conseguir la continuidad en ATEN. El balance de dicha experiencia merecería un apartado completo y no puede hacerse, aún, sin el propio balance de nuestros compañeros/as de la Agrupación Naranja en RC. No obstante, el tema reaparecía mayormente bajo la forma de balances autoproclamatorios y llamados a la “unidad” sin profundizar en las propias responsabilidades. Como señalaron algunos/as compañeros/as, tenemos un serio problema en la izquierda para hacer balances. Ahora nos limitaremos a decir que la presunción de que se perdió simplemente porque tal o cual agrupación se presentó por su cuenta (principalmente Izquierda Socialista) sólo puede simplificar un panorama complejo en el que hay que tener en cuenta el balance de la lucha del 2013, la relación con la base y el juego de fuerzas internas -las tan comunes lógicas de aparato- que culminaron con la no participación de la Naranja.

Atado a este debate, que en muchos momentos descendía a un pase de facturas, están las políticas que fortalecen o no la creación de Frentes Antiburocráticos que permitan recuperar nuestros sindicatos. Tribuna Docente-PO llevó un planteo insistente alrededor de lo fundamental de garantizar Frente Único en las elecciones que se avecinan, pero no lo acompañó de ningún balance de sus posiciones contradictorias en relación a la recuperación de sindicatos  y el paralelismo sindical que lo ha llevado, en algunos casos, a subordinarse a las políticas divisionistas de la verde (CTA-Michelli). ¿Qué balance hacer, por ejemplo, de los resultados de la Lista 3 Rosa en La Matanza donde se dirige el SUTEBA recuperado? ¿Qué perspectivas tienen los/as trabajadores/as de la educación ante tal nivel de fragmentación y liberalismo sindical? ¿No deben sostener los/as revolucionarios/as las premisas leninistas de no abandonar los espacios de masas y dar la disputa dentro de ellas por la conciencia y la dirección de todos los sectores? Fue nuestra posición en el Congreso la insistencia en la recuperación y unificación de nuestros sindicatos y centrales, porque entendemos que la “libertad sindical” es una avanzada para debilitar estratégicamente a los/as trabajadores/as aunque momentáneamente permita a tal o cual sector hacer su propio juego con más autonomía.

Este tema se relaciona con otros debates como el balance de la huelga de marzo en Buenos Aires y las acciones posteriores. Docentes en Marcha (IS) enfatizó que había sido un error acatar el levantamiento del paro que había logrado Baradel. La oposición debería haber seguido llamando al paro ya que estaban las condiciones para seguir, afirmaban. Otros sectores, en especial PO, no apoyaron esta posición, pero entendían que el encuentro nacional de oposición que se propuso llamar a paro a principio de año y los posteriores encuentros de delegados en Buenos Aires, convocados por los SUTEBA recuperados, habían tenido un papel protagónico y podían desbordar los límites impuestos por la hegemonía Celeste. Nosotros/as entendemos que expresan una sobrestimación de nuestra fuerza y de la conciencia de nuestro sector y una subestimación de la real hegemonía celeste. Es decir, la tentación recurrente en la izquierda de querer reemplazar con la “unidad de los que luchan” la hegemonía de masas que será la única que nos permitirá, no sólo empujar más lejos a la Celeste (como pasó), sino despojarla de la dirección real del movimiento. 

 


Comentarios

Otros articulos