Nuevo sitio Desde México: Primer Festival Mundial de las Rebeldías y Resistencias contra el capitalismo 22 Febrero 2015

Donde los de arriba destruyen, los de abajo reconstruimos

Bajo ese lema, desde el 21 de diciembre del 2014 hasta el 4 de enero del 2015, se desarrolló en México el Primer Festival Mundial de las Rebeldías y Resistencias contra el capitalismo, convocado por el Ejército de Liberación Nacional (EZLN) y el Congreso Nacional Indígena.

Desde México: Primer Festival Mundial de las Rebeldías y Resistencias contra el capitalismo | Donde los de arriba destruyen, los de abajo reconstruimos

El festival tuvo diferentes instancias y recorrió varias comunidades y ciudades de México donde participaron delegaciones de todos los Estados, así como también de la comunidad internacional con representantes de más de 50 países de todo el mundo.

Espejos para reflejar la realidad

En la búsqueda de hacer conocer las distintas problemáticas que atraviesan los diferentes pueblos de México, en el marco del festival, se realizaron 29 comparticones en distintas comunidades de diferentes Estados, que consistieron en plenarios donde los locales transmitían sus problemáticas, identificando con nombre y apellido a los responsables de los saqueos, muerte y explotación: el sistema capitalista, el narcoestado y las corporaciones mafiosas, policiales, militares y paramilitares.

Las comparticones, a su vez, tenían la intención de poder reflejar que las problemáticas de cada comunidad en particular son parte de una política general, por lo tanto, la participación de delegaciones de distintas pueblos permitió que circulen las diversas voces y de esa manera, reconocerse en otras luchas.

Por esta razón es que a las comparticones las llamaron "espejos" para que cada pueblo, cada lucha se vea reflejada en otras luchas y poder crear una resistencia global al sistema capitalistas desde abajo y a la izquierda.

Ayotzinapa vive, la lucha sigue

Sin lugar a dudas todo el festival estuvo atravesado por el dolor y la rabia que provocó la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural " Raúl Isidro Burgos" del Estado de Guerrero por parte de las corporaciones policiales y militares mandatados por el narcoestado. Este hecho lamentable puso con más fuerza en el centro de la escena política y de cara a toda la sociedad, el papel del estado que dice gobernar cuando en realidad solo busca dominar, saquear, administrar y explotar.

El día 31 de diciembre, en el territorio autónomo zapatista del Caracol de Oventic, se desarrollaron los actos y festejos de la despedida del año viejo y de un nuevo aniversario del EZLN que lleva 21 años de su primer levantamiento. En el mismo participaron los familiares y compañeros de los estudiantes desaparecidos. Con mucho dolor y bronca, desde sus voces humildes, transmitieron el agradecimiento por el apoyo recibido y por ayudar a expandir la consigna: ¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!

A su vez, los familiares contaron que en esta lucha fueron reconociendo que hay muchas injusticias que tienen cómo responsable a los mismo que se llevaron a sus hijos y que, a pesar de su dolor y rabia, pudieron a abrir los ojos, hasta ahora cerrados, manifestando el compromiso de luchar codo a codo con todos aquellos que enfrenten este sistema de muerte.

El acto central culminó con la lectura de la palabra del EZLN a cargo del subcomandante Moisés. En el mismo convocó a todos los adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona a redoblar los esfuerzos en cada lugar para construir democracia y organización de los de abajo para luchar desde la izquierda contra los malos gobiernos y el sistema capitalista. Para tal objetivo, el pronunciamiento hizo énfasis en la necesidad de avanzar en mayores niveles de unidad entre los campesinos, entre los indígenas para poder tejer redes con las ciudades y así reconstruir por abajo lo que por arriba destruyen los “malos gobiernos”.

Globalizar la lucha y la esperanza

A partir de los sucesos trágicos del 26 de septiembre, donde fuerzas policiales y militares se llevaron con vida a los 43 normalistas de Ayotzinapa, la situación política en México se convulsionó y la sociedad entera percibió el accionar del narcoestado como la gota que rebalsó el vaso.

No obstante, sigue siendo muy hostil la situación nacional para el desarrollo de organización política y social por fuera de los partidos políticos hegemónicos y las corporaciones mafiosas vinculadas a ellos. La cifra de muertes y desaparición de personas asciende a más de cien mil en los últimos treinta años como consecuencia del accionar del narcoestado y los niveles impunidad que imperan en todo México.

Claro que mucha responsabilidad tiene el imperialismo yanqui ante la situación mexicana ya que las fuentes de financiamiento, comercialización y encubrimiento vienen del país del norte.

Por el lado de las conclusiones del festival uno de los mayores desafíos manifiestos fue la necesidad de romper con los niveles de fragmentación y regionalismo de las luchas, así como también crear un registro de las situaciones de represión estatal y paraestatal así como también de presos políticos con el objetivo de romper los cercos mediáticos imperantes y fortalecer los lazos de solidaridad.

A partir de todo lo reflejado a lo largo de los 29 espejos se notó la ausencia de herramientas políticas y metodológicas que pudieran hacer viable la coordinación de las resistencias en curso y globalizar la lucha. Y aunque las propuestas concretas para avanzar por ese camino aún no aparecieron con fuerza y claridad, resulta esperanzador ver que por abajo, tanto en las ciudades como en el campo de México, y a pesar de las dificultades del contexto, se sigue apostando a organización y lucha. Asumiendo de manera consciente que en la unidad de los sectores sociales explotados, marginados y oprimidos, radica la condición de posibilidad para derrumbar lo muros del estado capitalista y conseguir para los pueblos de Nuestra América una sociedad justa e igualitaria.

Desde México, Corresponsal Frente Único MIR-OTR

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria