Nuevo sitio Asesinato de Ismael Sosa 8 Marzo 2015

Somos los mismos de siempre

Más acá de todo aquello que buscan tapar los medios de desinformación, está la historia, los hechos concretos, lo que pasa en la calle, y la palabra testigo. Como pasó en su momento, cuando uno de los pibes presos con Walter Bulacio inmortalizó en la pared del calabozo de la comisaría 35ª en el que estaban: “Jorge, Walter, Kiko, Erik, Leo, Nico, Nazareno, Betu y Héctor. CAÍMOS POR ESTAR PARADOS. 19/04/91”.

Edición N° 1

Periódico del Frente Único MIR-OTR-FOTE. Marzo 2015

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Asesinato de Ismael Sosa | Somos los mismos de siempre

Cayeron por estar parados, por estar esperando entrar a ver su banda; porque “estaban aglomerados en la vía pública y bailaban" -diría más adelante el comisario a cargo de la razzia Miguel Ángel Espósito-. Parados, como ayer y hoy, cuando llegan los uniformados y te detienen porque sí, porque no les gusta tu cara, tu aspecto o lo que estás haciendo. Así sucede todos los días a lo largo y a lo ancho del país, y así como la represión no obedece fronteras, tampoco lo hacen sus efectos: así se llevaron a Ismael Sosa, cuando esperaba entrar a ver a La Renga en Córdoba y cinco días después apareció flotando en el Embalse de Río Tercero. A Luciano Arruga tardamos cinco años y medio en encontrarlo. Facundo Rivera Alegre y otros 215 más, aún siguen desaparecidos.

Sabemos que Ismael no es el único ni el último, porque no es un caso aislado, sino parte de una política de Estado, que con el gatillo fácil ejerce el control social en las barriadas humildes, ya se cobró más de 4.350 vidas en democracia, por eso cuando hablamos de este tipo de represión no hablamos de un policía, ni de una dependencia provincial, sino de toda la institución.

Por eso es urgente que la lucha en las calles nos encuentre juntos, para que no muera un sólo pibe más en manos de la policía. Pero para eso va a ser necesario que organicemos la rabia, porque el objetivo requiere de mucha fuerza y el enemigo es muy grande, y lo peor que puede pasarnos es que nos encuentre separados.

¡Construyamos un espacio unitario de coordinación para acompañar a la familia de Isma en esta lucha!, porque -como dijo Nancy, su mamá-: "Mi hijo no se ahogó, a mi hijo lo mataron, y ellos tienen que ser bajados del poder donde están."

Ellos cayeron por estar parados; nosotros seguimos de pie, como estuvimos cuando cayó Walter. Somos los mismos de siempre. Por Isma y por cada una de las víctimas de la represión del aparato represivo del Estado.

Las consignas se repiten, la lucha también:

YO SABÍA QUE A ISMA LO MATÓ LA POLICÍA.

¡Contra la represión: ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria