Nuevo sitio Cultura popular 15 Marzo 2017

Las fiestas barriales no son delito

Las murgas del Noroeste del conurbano bonaerense sufrieron, durante todo el verano, la censura y el hostigamiento por parte de las fuerzas policiales locales. Ante la negativa del estado municipal de realizar los corsos, una importante movilización colmó las calles de San Miguel para frenar el ataque a la cultura popular.

Cultura popular | Las fiestas barriales no son delito

El martes 14 de marzo se realizó una importante actividad en el centro de San Miguel. Un gran conjunto de murgas, acompañado de organizaciones políticas y sociales, realizó una concentración en la plaza central. De allí, se comenzó una marcha alrededor de la plaza, que se detuvo en las puertas de la Municipalidad para gritar que la cultura popular no se censura. La marcha continuó hasta volver al centro de la plaza y las murgas cerraron la actividad con una serie de demostraciones de baile para celebrar la continuidad de una lucha que no se va a dejar avasallar.

Desde Izquierda Revolucionaria y como parte de la Corriente de Izquierda Poder Popular acompañamos la movilización de las murgas y entrevistamos a Facundo, de Resakados del Trueno (Muñiz) y a Lucía, de Pa' Que Te Muevas (Barrio Obligado). Nos compartieron la experiencia de esta lucha, su origen y sus objetivos.

PP: Ustedes forman parte de un movimiento más amplio de murgas, ¿no?

Lucía: Así es. Nosotros, acá en el Noroeste, formamos la Regional NOE, y además estamos con el Movimiento Nacional de Murgas Independientes.

PP: ¿Por qué se definen independientes?

Facundo: Nos definimos independientes porque no tenemos ninguna filiación política, no recibimos ningún tipo de subsidio, ni de presupuesto de ninguna institución gubernamental ni partidaria. Nosotros nos gestionamos a través de eventos, espectáculos, rifas, de métodos independientes para juntar plata. Por eso nos definimos independientes.

PP: ¿Qué es lo que llevó al conjunto de murgas a realizar esta actividad hoy en San Miguel?

Lucía: Nosotros, hace más de diez años, venimos realizando los corsos, las fiestas barriales, durante febrero, que es el mes en el que más se realizan (después un poco enero y marzo). Este año hubo reiteradas situaciones donde la municipalidad vino a decir que se tenían que suspender. Nos acercamos a pedir el permiso para realizar las fiestas barriales, se nos negó ese permiso y se dijo que, en todo caso, participáramos del corso municipal, que se hacía en El Colibrí. Y nosotros somos murgas barriales, que laburamos en los barrios todo el año, ensayamos todo el año en los barrios; y en febrero, que es el mes de carnaval, queremos hacer las fiestas barriales para y con el barrio. Así que, al ver esta política del municipio, junto con la policía, de ir a los barrios y querer suspender los corsos, creíamos que era importante demostrar que no somos un par de locas y locos, y que no somos invisibles, que de verdad el barrio y las organizaciones bancan la cultura popular. Nos parecía importante salir a decir eso: que las fiestas barriales no son delito, que es la consigna de esta movilización.

PP: ¿Esta movida la llevaron a cabo en conjunto con distintas organizaciones?

Facundo: Nosotros abrimos la convocatoria a participar de esta primera movilización a las organizaciones políticas, sociales, culturales y territoriales de la zona, pero esto se llevó a cabo por la NOE. Desde el sonido, la preparación, la seguridad, fue realizado en su totalidad por la NOE, con el apoyo y el acompañamiento de las organizaciones.

PP: ¿Cuáles son las propuestas para continuar con esta lucha?

Lucía: El horizonte es presentar un proyecto de ordenanza, para que se declaren las fiestas barriales y las murgas de interés cultural, dentro del municipio de San Miguel. Con esa idea, queremos seguir realizando, como venimos haciendo desde siempre, las fiestas en los barrios, pero sin esta política de censura y de clausura que viene sucediendo. Habiendo un laburo de organizaciones autogestivas e independientes, como decíamos, queremos presentar esto a nivel institucional, y que se declare de interés cultural, por parte de la municipalidad.

Facundo: Nosotros somos murgas de barrio, creemos que el barrio precisa tener otro significado, más que el de "alojamiento de trabajadores" o "alojamiento del narcotráfico", como hacen los medios, de criminalizar a los barrios. Nosotros entendemos que el barrio es otra cosa, lo demostramos en febrero. Creemos que la murga es participación desde los jóvenes hasta los adultos, es organización de los vecinos. La murga es crítica, y al ser crítica, también desarrolla el pensamiento crítico. Entendemos que el municipio, el gobierno provincial y el gobierno nacional tienen que promover la cultura como una de las herramientas más importantes para poder transformar la realidad de las personas. Algunos compañeros entendemos que esta política es nacional, por otros sucesos que han pasado como la represión en Bajo Flores a las murgas, la represión en San Juan de otra murga, en otros municipios también está pasando esto. Si bien entendemos que la ordenanza no es la panacea de nuestro festejo, es una primera instancia que estamos dispuestos a conseguir e invitamos a los vecinos y vecinas a que entremos en conciencia de la importancia que tiene la fiesta más allá de poder tocar un bombo, bailar y festejar, que también es muy importante, pero hace falta que lo entendamos como cultura propia y como cultura misma transformadora de la realidad.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria