Nuevo sitio 8 de Marzo: Día internacional de Lucha 6 Marzo 2017

Las mujeres paramos y hacemos temblar el mundo

Porque tenemos una historia, nuestra historia de mujeres trabajadoras, partimos de considerar esta fecha como un día de lucha, de resistencia y es nuestra tarea visibilizar su origen y su continuidad en la actualidad

Edición N° 3

A Vencer - La Llamarada (Marzo - 2017)

A Vencer - La Llamarada

Sumario

Compartir Articulo

8 de Marzo: Día internacional de Lucha | Las mujeres paramos y hacemos temblar el mundo

Cada 8 de marzo cobra más fuerza la necesidad de visibilizar la historia que tenemos, como mujeres de la clase trabajadora siendo fundamental para nosotras, recuperar las experiencias de luchas que dieron miles de mujeres a través de la historia, para que hoy a pesar de todo, podamos ejercer derechos que en otros tiempos eran impensados y podamos continuar un camino de organización por todas las reivindicaciones y derechos que aún nos faltan conquistar.

La historia y la actualidad

El nacimiento del 8 de marzo como día internacional de las mujeres trabajadoras, nace a mediados del siglo XIX al calor de las huelgas, movilizaciones masivas, ocupaciones de fábricas y son parte de esa historia que el patriarcado invisibilizó y subestimó. Luchas donde miles de mujeres han puesto su cuerpo y la vida, para obtener mejores condiciones laborales y finalizar con la explotación infantil.

A pesar de que algunas corrientes cuestionan al marxismo y lo catalogan como una tradición ajena a la lucha por los derechos de las mujeres, el origen del 8 de Marzo es justamente el II Congreso Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague en 1910, donde la espartaquista Clara Zetkin propuso que se estableciera el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a aquellas 129 Obreras que murieron calcinadas en la fábrica textil Triangle Waist Co. de EE.UU, quienes llevaron adelante las primeras luchas contra la explotación capitalista y patriarcal, junto a una gran huelga de costureras.

¿Cuánta distancia hay entre esas pioneras obreras textiles y las trabajadoras actualmente?

Nosotras nos sentimos parte y continuadoras de la lucha indispensable de estas grandes mujeres y más aún en la actualidad, donde el recrudecimiento de todas las formas de dominación del sistema capitalista y patriarcal siguen resonando en nuestros cuerpos.

Aún somos las mujeres y los colectivos disidentes uno de los sectores más vulnerados en todo el continente, y particularmente en nuestro país, ante la fuerte avanzada de la derecha, las políticas de ajuste y la represión. Miles de compañeras se encuentran sin trabajo formal, excluidas y obligadas a la precarización y al sub-empleo, cobrando míseros subsidios, haciendo malabares para sostener la olla para sus familias. Al igual que las trabajadoras de la educación, que llegan a asumir hasta 3 cargos para sostener una canasta familiar mínima como también es el caso de todas las trabajadoras estatales.

A su vez, las jóvenes de nuestra clase que por falta de experiencia y muchas veces por la imposibilidad de continuar sus estudios, son la carne de cañón para los trabajos con mayor índice de explotación. Así como lxs trans y disidentes que son rechazadxs y excluidxs del mercado laboral o las mujeres migrantes que independientemente de su edad, siempre son expuestas a posibles situaciones de exclusión, explotación y discriminación.

Condenadas a trabajar en condiciones más precarias que los hombres y con menor salario estamos obligadas a sostener una doble jornada laboral, ya que somos nosotras también las que habitualmente llevamos adelante el trabajo doméstico, tareas invisibilizadas en nuestros hogares como la crianza de nuestros niños y niñas, la limpieza, los quehaceres domésticos y la alimentación de nuestra familia.

En los hogares más pobres somos mayoría las mujeres que solas, nos hacemos cargo de sostener económicamente a la familia. Ni siquiera contamos con un sistema público de jardines materno-paternales que nos permita trabajar o estudiar a la vez que criamos a nuestros hijos/as.

Por todas estas razones nos organizamos, resistimos y continuamos en pie de lucha, con el ejemplo de las mujeres piqueteras poniendo el cuerpo en cada corte de ruta y asamblea, de las trabajadoras que a través de la lucha gremial en cada organismo del Estado, dan batalla a los burócratas sindicales mientras promueven la organización de base. Con el ejemplo de todas las que luchan por el cupo laboral trans, de las jóvenes que en los barrios, las escuelas y universidades, construyen y disputan sentido feminista, crítico y rebelde.

En este camino avanzan el movimiento de mujeres, feminista y disidente, organizando la resistencia contra este gobierno xenófobo, capitalista y patriarcal, exigIendo:

-Basta de pobreza y precarización de nuestras vidas.

- Igual trabajo, igual salario

- Por espacios de cuidado materno parentales en todos los espacios de trabajo.

- Implementación del cupo laboral trans.

- Separación de la iglesia y el Vaticano del Estado

- Aborto legal seguro y gratuito.Absolución para Belén.

- Desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual.

- Libertad a todas las luchadoras políticas y sociales del mundo

- Basta de femicidios, travesticidios y crímenes de odio. No a la violencia machista ¡Vivas nos queremos!

Saludamos a todas las mujeres luchadoras del mundo. Que este 8 de marzo, nos encuentre parando y dando batalla en las plazas, en las calles y en las casas.

¡Sin feminismo no hay socialismo! ¡Sin mujeres no hay revolución!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo