Nuevo sitio Se conformó el Frente Único Izquierda Revolucionaria – O. P. Hombre Nuevo 6 Marzo 2017

Unidad para vencer

El próximo 17 de marzo se presentará en Buenos Aires el Frente Único conformado por la Organización Política Hombre Nuevo e Izquierda Revolucionaria, abriendo lugar luego a otras presentaciones en distintas zonas del país. Este es un nuevo paso en la confluencia para construir una nueva organización política. Se trata de aportar con más fuerza a la lucha de nuestro pueblo trabajador por su liberación frente a la opresión y la explotación.

Edición N° 3

A Vencer - La Llamarada (Marzo - 2017)

A Vencer - La Llamarada

Sumario

Compartir Articulo

Se conformó el Frente Único Izquierda Revolucionaria – O. P. Hombre Nuevo | Unidad para vencer

Hijos del 2001

La cristalización del Frente Único Izquierda Revolucionaria – O. P. Hombre Nuevo expresa un punto de inflexión para gran cantidad de luchadores y luchadoras que venimos siendo parte de los combates populares de las últimas décadas y que peleamos por un proyecto obrero y popular.

La experiencia de valiosos/as militantes que vienen enfrentando los ataques contra el pueblo desde la apertura democrática del 83 y en algunos casos desde la experiencia revolucionaria de los años 70, confluyó con una camada de activistas que se foguearon en las luchas contra el neoliberalismo desde fines de los años 90 y principios de este siglo.

Como parte de los intentos de recuperación de una perspectiva clasista en el movimiento obrero, con una enorme entrega militante en las barriadas más humildes que fueron cuna del movimiento piquetero, con participación en el proceso de asambleas populares y del movimiento estudiantil combativo, muchos de los "hijos de 2001" fuimos dando pasos en la construcción de herramientas políticas. Se trataba de forjar organizaciones capaces de aportar a que toda esa rebeldía popular que estaba echando a los entreguistas de siempre a fuerza de combates callejeros, se canalizara en un sentido transformador, revolucionario.

El reconocimiento de una valiosa tradición revolucionaria en nuestro país y continente, y la percepción de los límites que en muchos casos tenía una izquierda excesivamente autoproclamatoria y volcada al electoralismo y los canales institucionales de esta democracia para pocos, llevó a muchos/as de nosotros/as a construir nuevas experiencias de izquierda que prestaban especial atención al movimiento de lucha y su vocación combativa.

Mientras una parte significativa del movimiento popular se replegó y en muchos casos fue cooptado a las políticas del kirchnerismo, nuestras incipientes organizaciones políticas –así como las distintas experiencias de masas a las que aportamos- se mantuvieron en la trinchera de la lucha, rechazando la desmovilización e integración a las instituciones oficiales que se promovían desde el Estado.

Con tesón y consecuencia política aportamos nuestros esfuerzos al desarrollo de la lucha independiente de la clase trabajadora y el pueblo pobre, y dimos pasos firmes en el desarrollo de nuestras organizaciones políticas, a las que se sumaron camadas jóvenes de luchadores y luchadoras, politizados en los debates de los últimos 10 años, y convencidos de la necesidad de construir un proyecto superador al "capitalismo con inclusión" kirchnerista que no resolvió problemas fundamentales de nuestro pueblo trabajador.

Con este bagaje es que entramos en la actual etapa de avanzada derechista, decididos a combatir las políticas neoliberales con iniciativas de lucha unitaria, y volcados a aportar a un proyecto transformador que debe expresarse desde la izquierda.

Si hubo un vector que nos marcó, fue la búsqueda de síntesis y superación permanente, lo que redundó en confluencia política, a contracorriente de la tan abundante fragmentación y autoproclamación. Así, la Organización Política Hombre Nuevo se fue consolidando a partir de la confluencia de distintos destacamentos que coincidían en práctica política y perspectiva estratégica. Y el nacimiento de Izquierda Revolucionaria a comienzos de 2015 fue también la coronación de un proceso de frente único de otras organizaciones preexistentes afincadas en una similar tradición y orientación política.

Cada paso dado supone una lucha contra nuestras propias limitaciones. Si la vocación de construir una izquierda no institucionalista nos volcó con fuerza al plano de la lucha social, desde allí debimos partir para ampliar nuestra intervención política, apostando a superar un exceso de basismo que nos impedía acumular en un sentido revolucionario las enormes energías volcadas junto a las luchas de nuestro pueblo. Si la claridad de algunos elementos estratégicos nos evidenció la necesidad de desarrollar una lucha que no se limitara al campo electoral –el preferido por los partidos del sistema y al que parte de la izquierda vuelca el grueso de sus fuerzas-, el desarrollo político y la inserción nos permitió acordar avanzar hacia la búsqueda de la intervención política, integrando el plano electoral con los demás planos de la lucha. De esta forma, la búsqueda de aportar desde nuestras fuerzas a construir un nuevo vector de la izquierda, con perspectiva revolucionaria, se fue forjando al ritmo de la lucha contra el sectarismo y la automarginación, y nos permitió dar pasos firmes en la constitución de una nueva fuerza política.

Sobre la base de este recorrido, de estos balances, nuestras organizaciones han dado ahora este nuevo paso al que valoramos enormemente, al construir un frente único, como antesala de nuestra fusión y de la conformación de una nueva organización política de escala nacional.

Nuevos desafíos

El impulso del Frente Único es un paso de gran importancia para nosotros, y nos abre nuevos desafíos, tanto para consolidar la unidad orgánica como para ampliar nuestra intervención en la lucha de nuestro pueblo trabajador, más aún teniendo en cuenta que en la coyuntura actual es fundamental ampliar la lucha popular contra el macrismo y aportar al desarrollo de una alternativa política anticapitalista.

Para avanzar en el sentido de la fusión, nuestras organizaciones vienen dando pasos firmes, coronados ahora por la presentación de este Frente Único. Entre esos pasos se destacan la creciente unificación de nuestra intervención política y de nuestra prensa, así como los primeros pasos de una estructuración orgánica común.

Sobre esta base tenemos ahora grandes desafíos. Debemos desplegar los debates políticos y de caracterización que aún estén pendientes buscando clarificar sin ambigüedades los puntos de diferencia a saldar, siempre con voluntad de entendimiento común y el trato fraternal con el que nos venimos vinculando. Los acercamientos e integración parcial que se expresan en ciertos ámbitos de dirección debemos ampliarlos paulatinamente al conjunto de las esferas de nuestras organizaciones desarrollando una política común en el conjunto de las provincias en que intervenimos. Así mismo, el trabajo unitario en diversos frentes de masas, si bien en muchos casos ya existía con anterioridad, adquiere ahora aún más relevancia para nosotros.

En este marco debemos desplegar las definiciones que venimos tomando para la intervención política en 2017. Entre ellas se destaca la importancia de construir y desarrollar la Corriente de Izquierda PODER POPULAR junto a organizaciones compañeras y activistas independientes, entendiendo Poder Popular como una herramienta política con perspectiva de masas y proyección electoral. Esto, al tiempo que nos esforzamos en fortalecer nuestra orientación hacia la clase trabajadora, organizando las fuerzas existentes y añadiendo esfuerzos desde todos los sectores de nuestra militancia.

Las diversas tareas políticas y de orientación que señalamos se enmarcan en un escenario de luchas sociales contra el ajuste y la avanzada neoliberal del macrismo, en las cuales nuestro Frente Único está llamado a intervenir con todas sus fuerzas. Para ello, defendemos la organización desde abajo, con participación activa de las y los trabajadores y demás sectores en lucha, con disposición combativa y orientada a la unidad de acción con las distintas fuerzas que participan de la lucha, procurando mantener una perspectiva de independencia política de clase.

De esta forma estaremos dando pasos en firme para construir una organización que levante lo mejor de nuestra tradición revolucionaria y aporte a la construcción presente de una fuerza social combativa, cuyo norte político es la revolución y el socialismo.

Por la revolución y el socialismo

Quienes construimos del Frente Único Izquierda Revolucionaria – O. P. Hombre Nuevo luchamos contra el capitalismo, porque es un sistema social basado en la explotación y la alienación de las personas. Peleamos contra el imperialismo que estrangula económicamente, sojuzga militar y políticamente, y niega culturalmente a los pueblos del mundo. Combatimos cualquier tipo de opresión, y con ello enfrentamos al hétero-patriarcado, porque implica dominación sobre las mujeres y colectivos disidentes. La recuperación de su lucha con una perspectiva clasista y transformadora nos hace parte del feminismo revolucionario.

Nos identificamos con el marxismo revolucionario, con la "filosofía de la praxis", que implica la unidad entre la crítica consciente de la realidad y la acción transformadora. Destacamos al leninismo como su corriente fundamental, por su perspectiva consecuente para la toma del poder por la clase trabajadora y la construcción del socialismo. Y señalamos que el Che es su expresión más destacada en América Latina.

Recuperamos valiosos aportes de Trotsky para el desarrollo de una perspectiva revolucionaria en nuestros países dependientes, y nos inscribimos en la tradición latinoamericana del marxismo forjada por Mariátegui y Mella. En ese marco, tomamos contribuciones significativas de dirigentes de la talla de Gramsci y Luxemburgo. Y destacamos el lugar central que cumplieron en nuestra región el PRT de Argentina y el MIR de Chile como parte de una generación que se volcó a la lucha revolucionaria por el socialismo, dejando un legado a retomar.

Con ese bagaje, y el de todos los que en nuestro país han librado su lucha por una verdadera independencia y por la Patria Socialista, es que nos volcamos a la lucha, para aportar a la liberación definitiva de nuestro pueblo trabajador.


Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo