Nuevo sitio Paritarias 16 Febrero 2017

Unificar las luchas por el salario y los puestos de trabajo

Las paritarias de bancarios y docentes son dos paradas testigo para la discusión salarial del 2017. El gobierno buscará sostener un techo por debajo del 20% luego de un verano en donde intentó aleccionar a la clase trabajadora con miles de despidos. Los conflictos por los puestos de trabajo como en AGR o en distintas metalúrgicas como Canale Llavallol, siguen abiertos.

Paritarias | Unificar las luchas por el salario y los puestos de trabajo

Durante el 2016 la clase trabajadora perdió por goleada contra la inflación. Aun los gremios que acordaron las paritarias mas altas, como Aceiteros o Camioneros (38 y 37% respectivamente, con considerables bonos de fin de año), perdieron entre 4 y 6 puntos. Este año, el gobierno busca fijar un techo salarial en un 18%, que fue lo que ya acordó Vidal con UPCN de la provincia de Buenos Aires y la cifra en la que el gobierno dice que será la inflación de 2017. Solo con los tarifazos y el aumento por ejemplo del 8% de la nafta en enero, que se traslada a muchos productos, el nivel de inflación estará muy por encima del cálculo del gobierno. La discusión paritaria se da en un contexto de ofensiva patronal sobre el pueblo trabajador, con empresarios que con el aval del Ministerio de Trabajo y del propio Macri, violaron el acuerdo de la Mesa del Diálogo con la CGT, según la cual no habría despidos. Además, impulsan una reforma laboral que ataca los convenios colectivos y los derechos laborales y que promueve una legislación pro patronal, como el reciente decreto sobre la Ley de Riesgos de Trabajo.


Bancarios, docentes y el rol activo del gobierno

De la misma manera que sucedió con los Aceiteros en 2015, cuando el Ministerio de Trabajo de Tomada no quiso homologar un acuerdo que superaba el techo que fijaba el gobierno, ahora Triacca pretende hacer caer el 24% que el gremio que conduce Palazzo le arrancó a los bancos locales. El Ministerio de Trabajo, junto con la banca extranjera (agrupada en la cámara ABA), trata de imponer por decreto un aumento del 20%. Frente a eso, la Asociación Bancaria, que ya obtuvo una medida cautelar favorable para que se aplique el 24% acordado con la mayoría de cámaras del sector (ADEBA, ABAPRA, ABE) convocó a una huelga para este viernes que podría extenderse por 72hs, hasta el martes de la semana próxima.

En el caso docente, en el plenario de Secretarios Generales de CTERA del 8 de febrero se resolvió el no inicio de clases sino se convocaba a una paritaria nacional, cosa que no sucedió. Al revés, el gobierno ya avanzó con acuerdos locales míseros, como el 8% promedio firmado en Misiones con UPDM, el sindicato base de CTERA.

El 21 de febrero se llevará adelante un Congreso de la CTERA y el 20 una reunión de la oposición a la Celeste a nivel nacional. Es fundamental acompañar el no inicio de clases y un plan de lucha con el mayor protagonismo posible de las bases. En ese camino, Ademys ya convocó a reuniones abiertas para dar participación al conjunto del activismo y que la lucha por el salario no se reduzca a una discusión de cúpulas como pretende la burocracia celeste.


La UOM espera, los metalúrgicos luchan

Con el ejemplo de la lucha de los gráficos de AGR Clarín, a fines de enero los trabajadores de la metalúrgica de Vicente Lopez Banghó ocuparon su fábrica contra cientos de despidos. La seccional de la UOM promovió que la medida se levante luego de presentar como un triunfo la "conquista" del pago de indemnizaciones por el 100%. Pero los trabajadores quieren trabajo y saben que sino se sale a luchar ahora lo que habrá es un gran ejército de desocupados. El 14 de febrero la UOM convocó a una movilización contra los despidos y para defender la industria argentina, pero sólo de delegados, con lo cual miles de metalúrgicos que luchan día a día por su fuente de trabajo, como los compañeros de Canale Llavallol que vienen enfrentando un duro vaciamiento a pesar del rol de la UOM Avellaneda, no pudieron participar por falta de cobertura legal. Tal como sostuvo la Corriente Nacional Metalúrgica Independiente de cara a la movilización del 14, "defender la industria significa defender nuestros puestos de trabajo y no las ganancias de los empresarios. Para defender los puestos de trabajo es necesario mucho más que una movilización aislada. Necesitamos un verdadero plan de lucha. Tenemos que alertar al conjunto de los trabajadores metalúrgicos, transformar cada empresa en una Asamblea con mandato para decidir desde abajo como defender nuestros puestos de trabajo y nuestro salario. Convocar inmediatamente a un congreso de delegados para resolver entre todos y en una forma verdaderamente democrática cómo enfrentar los despidos y al plan económico del gobierno que ataca al trabajador y al pueblo. Y en ese plan de lucha no puede faltar el reclamo de salario que hoy es el más bajo de la industria".

La UOM intenta recostarse sobre la Corriente Federal de la CGT -ambos comparten su encuadramiento en el kirchnerismo- y mostrarse con un perfil mas combativo. La movilización del 14 de febrero al Ministerio de Trabajo de la calle Callao se inscribe en esa lógica pero deja mucho que desear en un contexto de miles de despidos en el sector y deterioro salarial. Es fundamental el empuje de las bases y la coordinación de los sectores en lucha.


El paro no puede esperar

La CGT, que en estos 14 meses de gobierno de Macri contra los trabajadores no realizó una huelga general, anunció su abandono de la Mesa del Diálogo y convocó a una movilización para el día 7 de marzo, justo un día antes del paro que las mujeres convocaron en el marco de su día internacional. A su vez, sectores del triunvirato volvieron a amagar con la posibilidad de un paro general a fin de mes. Pero el paro con movilización y plan de lucha no puede esperar: la discusión salarial, la defensa de los trabajadores precarizados y contra los despidos tiene que ser ahora. Necesitamos coordinar todas las luchas, las de los metalúrgicos, los gráficos, los trabajadores del transporte como los compañeros de la Línea 41 y todos los sectores que tendrán una dura batalla por sostener su poder adquisitivo en una paritaria que el gobierno buscará, como demuestran los casos de bancarios y docentes, poner un techo muy por debajo de la inflación y que no considera la pérdida salarial del año pasado.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo