Nuevo sitio Estados Unidos 13 Febrero 2017

El inicio de la era Trump

Desde su asunción el 20 de enero pasado, con un gabinete plagado de militares y banqueros, Donald Trump ha demostrado el carácter reaccionario, racista, misógino y prepotente de su gobierno. Ante este drástico movimiento en el centro del capitalismo global, las protestas callejeras irrumpieron con una fuerza inédita y son el fundamento desde el que podría generarse algo nuevo.

Edición N° 2

A Vencer - La Llamarada (Febrero - 2017)

A Vencer - La Llamarada

Sumario

Compartir Articulo

Estados Unidos | El inicio de la era Trump

"Dime a quién nombras y te diré quién eres"

La conformación del gabinete de Trump -en parte todavía en proceso debido a que ciertos nombramientos requieren refrendación del Senado- muestra que el "outsider" de la política profesional tiene firmes e indisolubles vínculos con sectores del gran capital. Rex Tillerson, presidente y jefe ejecutivo de Exxon Mobil es el nuevo secretario de Estado. Al frente del Tesoro, Trump propuso a Steven Mnuchin, quien fuera ejecutivo de Goldman Sachs. Wilbur Ross, cuya fortuna se estima en 2,9 cientos de millones de dólares, fue postulado para la secretaría de Comercio. Si todos sus nombramientos son aprobados, el gabinete de Trump será el que más generales tenga desde la Segunda Guerra Mundial: James Mattis (alias "Mad Dog", es decir, "perro loco") en Defensa; John Kelly Seguridad Interior; Michael Flynn como asesor nacional de seguridad, Mike Pompeo al frente de la CIA.

Al frente de Salud, estaría Tom Price quien lideró la oposición al programa de salud de Obama. En educación, Betsy DeVos una activista de la privatización ("libre elección"), las escuelas chárter y el sistema de vouchers que financia a las familias en lugar de a las escuelas. En Vivienda y Desarrollo Urbano, estaría Ben Carson quien considera que la clave para superar la pobreza es el "esfuerzo individual" y no los programas estatales. Andrew Puzder asesor económico de la campaña presidencial y CEO de CKE Restaurants, estará a cargo de la cartera laboral; Puzder se opone a la fijación del salario mínimo. Vale recordar que el "salario mínimo es actualmente inferior en un 25 por ciento al vigente en 1968, a pesar de la duplicación que registró la productividad" (Katz, C.; "El tormentoso debut de Trump").

En la cumbre, el asesor y estratega Stephen Bannon, ha sido puesto a cargo del Consejo de Seguridad Nacional. Este órgano define cuestiones de seguridad interior y exterior, incluyendo política migratoria. Editor del derechista portal Breitbart News, Bannon considera que hay una crisis de occidente, más estrictamente, de los valores judeo – cristianos, amenazados por el Islam. Fue él quien redacto el decreto de prohibición que mencionamos más abajo.

"Make America great again"

Ése es el lema que levantan los seguidores de Trump. ¿Qué significa "hacer grande a América de nuevo"? La salida del Tratado Transpacífico, dispuesta a pocas horas de asumir es un ejemplo de esa política: se trata de renegociar la mundialización neoliberal por medio de acuerdos bilaterales (no de revertirla), para consolidar la hegemonía norteamericana, en una disputa que tiene como principal rival a China.

La creación de empleos, que todavía no ha sido puesta en marcha, está supeditada a un ambicioso programa de modernización de infraestructura que promete convertirse en un gran negocio para empresarios de desarrollo urbano como el propio Trump. Los empleos que se creen (cuya calidad está por verse) tenderán a beneficiar sólo a una fracción de trabajadores, profundizando la segmentación de la clase obrera. Mientras se apuesta a beneficiar parcialmente a un sector de trabajadores blancos y varones, se atacan los derechos de amplias capas de trabajadores, incluyendo mujeres e inmigrantes.

"Hacer grande a América de nuevo" es tan sólo una manera de expresar la ideología racista de supremacía "blanca" en el país que nació exterminando a los pueblos originarios, robando a México más de la mitad de su territorio, explotando esclavos, segregando inmigrantes y que se caracteriza por la represión a cualquier activismo radical y por ser el bastión de la contrainsurgencia en Nuestra América y el mundo entero. El carácter reaccionario del proyecto se ve también en la construcción de las dos terceras partes que le faltan a la frontera de Estados Unidos con México y el decreto que congela el programa de refugiados y que prohíbe la inmigración proveniente de siete países Irán, Irak, Libia, Siria, Sudán, Somalia y Yemen (una exclusión que no incluye a países aliados de EEUU y dominados por la versión extremista del Islam como Arabia Saudita y Qatar y que acogen y financian a ISIS y otros grupos terroristas).

Un gobierno con fuerte presencia del lobby petrolero se propone revertir las medidas de protección del medio ambiente y los escasos compromisos asumidos por Estados Unidos para reducir las emanaciones tóxicas. Los republicanos acaban de aprobar la derogación de una ley que prohibía que desechos de carbón fueran arrojados a fuentes de agua, con el argumento de defender el trabajo de los obreros de minas y sus familias. Por otra parte, Trump está directamente vinculado con el proyecto de construcción de un oleoducto en Dakota que pasa por una reserva Sioux y cuya construcción es resistida por esa población. Trump invirtió en Energy Transfer Partners (la empresa a cargo del oleoducto) al tiempo que la empresa aportó fondos a su campaña.

La gestión capitalista de Trump cuenta con muchos adherentes y también con numerosos detractores en el seno de la clase capitalista y del stablishment norteamericano, como lo dejan en evidencia la fuerte campaña anti Trump de sectores de la burguesía liberal y los reveses judiciales apoyados por empresarios como Google y Microsoft. En ese escenario, y con la dura avanzada contra inmigrantes y mujeres, se está abriendo un escenario de importantes protestas en EEUU.

Las protestas

La ofensiva desatada por la administración Trump en todos los terrenos viene siendo contestada por grandes movilizaciones en todo el territorio. Miles de mujeres se movilizaron contra el retiro de fondos federales a organizaciones feministas que asesoran en terceros países a mujeres que quieren ejercer su derecho al aborto. La medida, sumada a la misoginia y homofobia manifiestas del nuevo gobierno, hacen peligrar los derechos de las mujeres y de colectivos disidentes.

Cientos de miles en decenas de estados se manifiestan a diario contra las medias antiinmigración. Si bien en estos días la corte de apelación refrendó la suspensión del decreto dispuesta por un juez, son las masivas protestas las que ponen en cuestión el fondo de la medida: la noción de que la causa de la profunda crisis son los inmigrantes, los extranjeros, o los hijos y nietos de extranjeros.

Desde su origen las clases dominantes de los Estados Unidos han buscado fragmentar a la clase trabajadora, ofreciendo un acceso privilegiado al consumo a una fracción, negando derechos elementales a otros, neutralizando la fuerza de conjunto. El desarme ideológico provocado por el neoliberalismo ha golpeado fuertemente a las masas estadounidenses. Sin embargo, en un marco de crisis y disputas entre las elites, se da un inédito escenario de protestas contra Trump que abren un cuestionamiento profundo al sistema político. La posibilidad de construir una verdadera alternativa dependerá en no poca medida de la capacidad de unir las diversas luchas, de sostenerlas en el tiempo, y de evitar que el Partido Demócrata logre canalizar el descontento. Como dijo un gran pensador, lo propio de la historia es alumbrar lo nuevo. Resta saber si se contará con la fuerza para que eso sea a favor del pueblo

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo