Nuevo sitio Gatillo fácil en San Cristobal 12 Febrero 2017

Nicolás: joven, pobre, asesinado por la represión estatal.

El 21 de diciembre del 2016 el policía federal Sergio Damián Lucero disparó contra un pibe en la intersección de las calles Carlos Calvo y Jujuy, en CABA. Por algunos días este pibe no tuvo identidad, no se supo de su historia, la policía quiso que sea un NN. Pero gracias a la lucha y organización se le devolvió su nombre, se supo que era Nicolás Soriano.

Gatillo fácil en San Cristobal | Nicolás: joven, pobre, asesinado por la represión estatal.

Fueron las y los compañeras/os de CORREPI quienes sintieron en lo mas profundo esta injusticia y no descansaron hasta conocer su nombre e informarle a su familia lo sucedido, como lo vienen haciendo desde hace años frente a la represión policial e institucional en sus distintas modalidades: gatillo fácil, torturas y asesinatos en lugares de detención, criminalización de la protesta y la lucha popular, detenciones arbitrarias.

Fueron semanas en las cuales Nicolás estuvo internado, siempre acompañado, luchando por su vida, resistiendo. También siempre vigilado por los mismos verdugos que le habían disparado por la espalda, en su cabeza, con toda impunidad en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires. La misma policía que fue a su casa a corroborar el domicilio de Nicolás, pero sin contarle a su hermana que el chico estaba herido e internado en el Hospital. El pasado 9 de Febrero se conoció la triste noticia, Nicolás había fallecido. Bronca es el único sentimiento que se podemos masticar ante tamaña injusticia, pero la convertiremos en fuerza para seguir luchando porque Nicolás no es un caso aislado, lamentablemente forma parte de una larga lista de pibes y pibas asesinados/as cada 25hs por la institución policial. A Nicolás le disparo un policía, pero se trata de la represión que el Estado desata contra el pueblo trabajador desde las diferentes fuerzas represivas que no son otra cosa que su brazo armado: sólo en el año 2016 hubo más de 240 casos de gatillo fácil.

Son las opresiones propias del sistema las que operan aprovechándose de dos condiciones que nos hacen más vulnerables: la de ser jóvenes y la de ser pobres. Estas problemáticas se dan de manera transversal, interrelacionadas. Son problemáticas sociales, económicas, políticas. Las y los jóvenes crecemos y nos topamos de a poco con el trabajo precarizado y la desocupación; con un sistema educativo excluyente y expulsivo; con u n bajo o nulo acceso a la cultura; con la violencia y acoso policial cotidiano: reflejado en las cifras de criminalización y gatillo fácil; con el narcotráfico: desde la incitación al consumo de drogas hasta la explotación directa de las mafias narcos; con constantes problemáticas de género reflejadas en violencia, o en abuso y/o explotación sexual y trata de personas. Somos las y los jóvenes quienes vivimos en este contexto permanente de muerte y violencia, así ante un presente injusto, y un futuro incierto que promete perpetuar estos males: sólo con la organización y la lucha podremos arrancarle respuestas al Estado. Mientras los medios de comunicación ocultan o tergiversan la información y pretenden instalar el pánico en la sociedad promoviendo la figura de las/os jóvenes pobres como “sujeto peligroso", la participación de policías y miembros de otras fuerzas represivas en delitos se multiplicó los últimos años (ver cifras y datos en: La gorra o la gorrita, dos caminos a elegir). Pero solo nos muestran por horas delitos que involucran a menores promoviendo que es “necesaria" la baja de edad de imputabilidad. Como si no fuera moneda corriente la violencia y la muerte con que el Estado castiga al sector pobre y trabajador privado de su libertad en “institutos" y “centros de contención"

A Nicolás y a todos/as los/as pibes/as víctimas de la represión estatal los levantamos y vamos a seguir levantando organizados en la calle, luchando contra el aparato represivo del Estado para que no nos arrebaten ningún pibe/a más!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo