Nuevo sitio La cúpula cegetista sigue en veremos… 4 Febrero 2017

Para la CGT el paro puede esperar

La CGT anunció una movilización para el 7 de marzo y un paro general para la segunda quincena de ese mes. La anticipación de más de 45 días con la que se plantea la medida de fuerza, busca abrir una instancia de negociación con el gobierno macrista. La clase trabajadora necesita un paro general ya para frenar la ofensiva empresarial y gubernamental.

La cúpula cegetista sigue en veremos… | Para la CGT el paro puede esperar


Luego de su primera reunión del año, el Consejo Directivo de la Confederación General del Trabajo (CGT) anunció una movilización al Ministerio de Industria para el 7 de marzo y un paro general a realizarse en la segunda quincena de ese mes. Previamente, la CGT había informado su retiro del “Diálogo por la Producción y el Trabajo" con el argumento que se “quebró la confianza", a raíz de los incumplimientos empresariales y del gobierno macrista en materia de sostenimiento de los niveles de empleo.


Por su parte, desde la cartera laboral que encabeza el ministro Jorge Triaca trasladaron la queja a “ciertos sectores empresarios" y ya empiezan a plantear que el (hipotético) paro tiene motivaciones políticas, ligadas a los intereses electorales del Frente Renovador y el kirchnerismo. Mientras tanto, desde el Ministerio de Trabajo buscarán llegar nuevamente a un acuerdo con la dirección cegetista, a través de concesiones mínimas, para impedir que se concrete la medida de fuerza, tal como sucedió en el último trimestre del año pasado.


Por fuera de estas idas y vueltas, emergen las necesidades y urgencias del conjunto de la clase trabajadora y el pueblo pobre. Durante los 14 meses del gobierno de Mauricio Macri los despidos no se detuvieron en ningún momento; la inflación de 2016 se ubicó alrededor del 40% y para el 2017 la Casa Rosada pretende imponer un techo salarial del 18% (como ya se plantea en la paritaria de los trabajadores y trabajadoras de la educación), lo que supondría una nueva pérdida de poder adquisitivo con un costo de vida que sigue en alza.


Atraviesa todas estas cuestiones la ofensiva estratégica que los capitalistas y sus gobiernos llevan adelante para barrer con las conquistas obreras plasmadas en los Convenios Colectivos, intensificando los niveles de explotación con el fin de incrementar la tasa de beneficio empresarial.


El acuerdo con los petroleros de Neuquén por el emprendimiento de Vaca Muerta, que contó con la vergonzosa complicidad de la burocracia sindical del sector, ofició de “punta de lanza" de este ataque coordinado entre el empresariado y el gobierno de Cambiemos.


Por el triunfo de las luchas obreras


Caso testigo de la conflictividad que comienzan a imponer las patronales es la heroica lucha de los gráficos de AGR-Clarín, que a través de la toma de la fábrica en defensa de los 380 puestos de trabajo, enfrentan el cierre fraudulento de una patronal durísima y con enorme influencia política.


No es el único ejemplo. Los metalúrgicos de las empresas Canale y Banghó, ubicadas en Llavallol y Vicente López, respectivamente, también sufren el vaciamiento empresarial que amenaza a la totalidad de las fuentes de empleo. En Mendoza, la aceitera Olivi instrumenta también un cierre fraudulento y despidió a la totalidad de sus trabajadores, entre ellos varios integrantes de la Comisión Directiva del Sindicato aceitero, para barrer con la organización gremial e impedir la puesta en vigencia del convenio aceitero en la provincia.


Estas luchas y otras tantas requieren con urgencia de una medida de fuerza general que ponga un freno a los ataques empresariales y de los gobiernos nacional y provinciales que aplican el mismo ajuste. De lo contrario, se seguirán contando por miles los despidos y nuestros salarios continuarán siendo socavados por una inflación sostenida, alimentada por los tarifazos de los servicios públicos que golpean de lleno los bolsillos populares.


Con este escenario se abre el 2017. Para la CGT y el resto de la burocracia sindical el paro puede demorarse; en cambio, para los trabajadores y trabajadoras la convocatoria a esa medida reviste carácter de necesidad y urgencia y por eso mismo no puede esperar.


¡Paro general YA!


¡Por el triunfo de AGR-Clarín, Canale y el resto de las luchas obreras en curso!


¡No a la flexibilización laboral!


¡No al “techo salarial" en las paritarias!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo