Nuevo sitio Washington 23 Enero 2017

Marcha internacional de mujeres: una nueva jornada histórica

A un día de la asunción de Donald Trump en la presidencia, millones de mujeres en diversos puntos de Estados Unidos y otros 13 países, realizaron una histórica movilización para manifestarse en contra del avance de la derecha y por un plan de acción que garantice los derechos no sólo de las mujeres, sino también de los colectivos disidentes.

Washington | Marcha internacional de mujeres: una nueva jornada histórica

Las diversas jornadas de convocatoria comenzaron el viernes 20 y tuvieron su mayor punto de concentración el sábado 21 superando las expectativas de los sectores convocantes. Se estima que esta Marcha de Mujeres, histórica, nucleó a alrededor de 2 millones de personas en todo el mundo. La convocatoria se difundió fundamentalmente por redes sociales y fue tomada por múltiples personalidades y activistas.

El símbolo distintivo fue el uso de gorros rosas con orejas de gato, los "pussy hats" que es un juego de palabras que incluye las ideas de "gatito" y "vagina" en alusión a los misóginos dichos de Trump en 2005, donde menciona que es posible "agarrar a una mujer por su vagina".

Tal como mencionábamos anteriormente, el ascenso de Trump viene signado por un discurso profundamente reaccionario que establece, entre otros puntos, un contundente avance contra todas las mujeres, los y las inmigrantes y los géneros disidentes.

Las consignas feministas levantadas durante esta jornada fueron una masiva respuesta popular a las declaraciones misóginas durante la campaña presidencial de Trump y se convirtió en un hecho de resistencia contra la restricción de los derechos de las mujeres, como por ejemplo el acceso al aborto o las licencias por maternidad; problemas que tampoco el sector demócrata ha resuelto en su anterior gestión.

La marcha fue encabezada por las reivindicaciones más sentidas por las mujeres, los colectivos disidentes, los/as negros/as y los/as inmigrantes. Asimismo, resonaron las denuncias ante las promesas de Trump, de deportar a 3 millones de inmigrantes (una política ya comenzada por Obama) y de construir un muro entre Estados Unidos y México.

También la manifestación se pronunció en contra del decreto que elimina la reforma sanitaria, lo que implica un freno total al programa Obamacare, política que implica un impacto directo en los sectores de menores recursos.

En este sentido, esta movilización de amplio espectro político, es una respuesta contundente a la misoginia, al machismo, al racismo y a la xenofobia que practica el nuevo presidente estadounidense y constituye una clara muestra de bronca organizada y disposición de lucha.

Un movimiento internacional en ascenso

La Marcha de Mujeres, es la primera muestra e iniciativa contra el gobierno de Trump y la misma se enmarca en el avance del movimiento de mujeres en todo el mundo, particularmente en nuestro continente y con nuestro país a la cabeza.

Necesariamente vinculamos esta manifestación mundial, a las masivas movilizaciones del 3 de junio de los últimos 2 años y al reciente Paro de Mujeres del 19 de octubre de 2016, tras el brutal femicidio de la marplatense Lucía Pérez, que, de la mano del feminismo organizado, implicó el primer paro al gobierno macrista de Cambiemos movilizando a cientos de miles de personas en todo el país y que también tuvo su réplica en distintas ciudades del mundo.

El movimiento de mujeres y de colectivos disidentes se constituye así, en uno de los protagonistas más dinámicos en la lucha contra el ajuste y la derecha. Son cada vez más las voces que se unen al grito de Basta de Violencia Machista, es decir de las violencias cotidianas que sufrimos fundamentalmente las mujeres y disidencias sexuales y que se recrudecen en el seno de nuestra clase trabajadora y en todo nuestro pueblo. Somos cada vez más quienes nos ponemos de pie ante tantas injusticias, quienes nos sumamos a la lucha por una vida libre de violencias y opresiones.

En este mismo sentido, para este 8 de marzo, el movimiento feminista viene planteándose una fuerte jornada que redoble la iniciativa del 19/10 y que convoque a las mujeres trabajadoras, en su Día Internacional, a salir una vez más a las calles a exigirle al Estado y sus gobiernos el cumplimiento de nuestros derechos.

La lucha contra el machismo y contra el patriarcado está íntimamente ligada con la lucha contra el capitalismo y por el socialismo. Por eso desde el feminismo revolucionario, no pararemos hasta que ambos sistemas caigan juntos.

¡Viva la Marcha de Mujeres!

¡El 8 de marzo, paremos en todo el mundo contra la violencia machista!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo