Nuevo sitio EEUU 17 Enero 2017

En las vísperas de la asunción de Trump

El magnate republicano asumirá próximamente la presidencia de los Estados Unidos. En una reciente conferencia de prensa anunció en forma vaga sus próximos pasos a seguir. Esta vez le tocará a la derecha más rancia jugar el papel de gendarme mundial.

EEUU | En las vísperas de la asunción de Trump

Ya todo se encuentra listo en los Estados Unidos para que, el próximo 20 de enero, Donald J. Trump tome posesión del cargo que obtuvo tras imponerse en el Colegio Electoral en las elecciones de noviembre pasado, frente a la aspirante del Partido Demócrata, Hillary Clinton, a pesar de haber perdido por casi tres millones de votos.

El ascenso de Trump viene signado por un discurso profundamente reaccionario que establece, entre otros puntos,un proteccionismo económico de corte fascista, la reivindicación del militarismo genocida del estado de Israel y una virtual guerra contra todas las minorías y géneros disidentes.

La despedida de Obama

En su discurso de despedida, el mandatario saliente le habló a la base progresista que sustentó su gobierno durante ocho años, que sostuvo con desgano la candidatura de una figura tradicional del establishment como Clinton pero, peor aún, que vio a Trump canalizar el descontento de amplias franjas de las masas por la política de la Administración demócrata que, en los números, superó incluso al gobierno de Bush hijo: más de 2 millones de inmigrantes deportados, miles de víctimas como resultados del gatillo fácil, decenas de bombardeos en Medio Oriente y una ampliación de la intervención militar en la región.

Sin el fracaso del progresismo demócrata que Obama intenta ocultar, es inexplicable el ascenso de una figura tan improvisada como Trump a la presidencia norteamericana.

En la antesala de la asunción

Por su parte, el presidente electo brindó su primera conferencia de prensa donde enfatizó su urgencia por iniciar la construcción del muro en la frontera con México: "nos va a devolver el dinero", disparó. Por otra parte, mantuvo todavía en la incertidumbre la ejecución de muchas de sus medidas como los aranceles al desplazamiento de fábricas o de inversiones. Esta insistencia parece no cuadrar en el libreto de algunos de los sectores que componen las coaliciones burguesas dominantes. Tanto el discurso de Obama como la lista creciente de congresistas que no asistirán a su asunción remarcan el reclamo de que adopte posiciones que en promedio representen mejor al conjunto de la burguesía.A su vez, si bien originalmente había desacreditado los informes de la inteligencia yanqui que imputaban a Rusia un supuesto intervencionismo en las elecciones norteamericanas, terminó aceptando está "versión oficial".

Existe una expectativa en torno al alza de las tasas de intereses para la repatriación de capitales y la ejecución de un plan de obra pública a nivel nacional como el punto fuerte para relanzar la economía. Pero, más allá del discurso, el gabinete anunciado por Trump anticipa sin dudas un gobierno volcado hacia los sectores más concentrados del capital que buscará desenvolver un brutal ajuste contra las masas para "reactivarse", aunque se revista de un discurso "populista".

En ese sentido, la disolución del Obamacare, un intento de seguro universal para garantizar el acceso a la salud de la población, es un primer paso de este draconiano ajuste sobre las masas. Asimismo, el rabioso alineamiento de Trump con la corporación policial confirma que el plan de ajuste vendrá reforzado por la represión estatal.

El conglomerado de pequeñas organizaciones sociales y políticas que conforman el débil campo del progresismo y la izquierda norteamericana viene de un despliegue de acciones y movilizaciones en torno a los derechos democráticos y civiles como las reivindicaciones de la comunidad afroamericana. En ese sentido se desarrollan desde la definición electoral hasta hoy, una gran cantidad de manifestaciones protagonizadas mayoritariamente por la juventud de los principales centros urbanos.El ascenso de Trump presenta una oportunidad de concentrar los reclamos de varios movimientos como el de mujeres, de latinos y negros. Sin embargo la trampa del bipartidismo y el escaso desarrollo de la conciencia de clase, encorsetan el avance de una izquierda que históricamente se vio sin capacidad de conformar una alternativa política.

Con todo, los próximos cuatros años de administración Trump abrirán una nueva experiencia para las masas populares en EEUU y en el mundo, poniendo sobre la mesa la imperiosa necesidad de impulsar la resistencia frente al ajuste y la creciente derechización y de construir una alternativa independiente del pueblo trabajador.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo