Nuevo sitio Gatillo fácil y torturas 12 Enero 2017

Fin de año con represión estatal

Las últimas semanas del año confirmaron la tendencia creciente del gatillo fácil y las muertes bajo custodia que viene denunciando CORREPI. Esto ratifica que en 2017 será cada vez más necesario apoyar la lucha organizada contra la represión.

Edición N° 1

A Vencer - La Llamarada (Enero - 2017)

A Vencer - La Llamarada

Sumario

Compartir Articulo

Gatillo fácil y torturas | Fin de año con represión estatal

En las últimas dos semanas de diciembre, hubo al menos 14 hechos protagonizados por policías, gendarmes u otros integrantes del aparato represivo estatal, con un saldo de 11 muertes y cuatro sobrevivientes.

Tres de los muertos estaban presos. Érica Cortez (23), en una cárcel de Córdoba, un hombre de 47 años en un penal de Salta y José Aravena, en una comisaría de Paso de Los Libres, Corrientes. Los restantes recibieron disparos de armas de fuego.

Sobrevivieron dos hermanos, de 16 y 19 años, que el 21 de diciembre en un colectivo en Lanús, recibieron del arma de un policía bonaerense 6 y 8 tiros cada uno. También, se encuentra en coma, Miguel Reyes Pérez, de 24 años, fusilado en Nochebuena, en Tucumán, por un policía apodado "Rambito".

El cuarto sobreviviente -en estado grave y también en coma-, es Álvaro Nicolás Soriano, el muchacho de 36 años que el 21 de diciembre recibió un disparo en la cabeza en San Cristóbal, después de que desistió de huir del policía que lo perseguía. Este caso en particular probó la importancia de la lucha organizada. Internado como NN en el hospital Ramos Mejía, militantes de CORREPI hicieron guardia hasta que el 27 de diciembre lograron conseguir su nombre e informaron a la familia, mientras la policía y el juzgado ocultaban el caso para evitar lo que igualmente pasó: que la familia se organice, que querellen al policía y que denuncien que lo defienden abogados de planta del ministerio de Seguridad.

La lista sigue. El 17, un chico de 22 años murió por un disparo de un teniente 1º del Comando Patrullas Lomas de Zamora. El 22, Manuel E. Moreno (24), fue fusilado por un policía local en Moreno. Y en el barrio porteño de Caballito, la agente Carla Céspedes, de la Cria. 11ª -hoy procesada por homicidio-, disparó a la cabeza a un joven desarmado que huía después de robar un celular en un supermercado chino. El 25, en Rafaela, Santa Fe, dos suboficiales de 26 años de la policía comunitaria, que compartían la vivienda, terminaron uno muerto, el otro preso. El 26, en Córdoba, otra mujer policía mató a un chico con un disparo en el rostro. El 27, Jonathan Echimborde (28) lavaba el auto en la puerta de su casa cuando recibió un tiro en el pecho, disparado por un policía que perseguía un auto en fuga. El mismo día, en Lanús, Jorge Flores (33) murió por un disparo efectuado por el policía Víctor Torres, del Comando Patrullas de Lanús.

Lucas Ruschi tenía 13 años, y quería jugar al fútbol. Para acortar camino hacia el potrero del barrio, el 22 de diciembre cruzó corriendo el jardín del fondo de la parroquia. El sargento Armando Murúa, custodio del cura, le disparó a la cabeza, porque pensó que iba a robar. Lucas era uno de los miles de nuestros chicos de los barrios humildes de Córdoba en donde se vive la marginalidad, la pobreza y la indigencia, la falta de trabajo para ellos y sus padres, la desprotección y abandono. Al igual que en el caso de Nicolás en Buenos Aires, la familia de Lucas se organizó, y junto a nuestro compañero Carlos "Vasco" Orzaocoa ya encaran la pelea dentro y fuera de los tribunales.

Enero no empezó mejor: en Wilde, un gendarme baleó a su vecino por una simple discusión menor.

Por eso, con más fuerza y decisión, debemos apoyar y fortalecer la lucha organizada contra la represión. Desde Izquierda Revolucionaria y O. P. Hombre Nuevo consideramos que es fundamental nutrir las organizaciones antirrepresivas, acompañar la lucha de los familiares y en los barrios, contra el recurrente ataque policial, e incorporar este eje de lucha como un aspecto destacado de la problemática popular, que tiende a ser invisibilizado por el discurso oficial y mediático.

¡Basta de gatillo fácil! ¡No es un policía, es toda la institución!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo