Nuevo sitio CABA 3 Enero 2017

Justicia por Nicolás Soriano

El 21 de diciembre se conoció la noticia de un pibe fusilado, a plena luz del día, por un efectivo de la policía federal en el barrio San Cristóbal, CABA. Gracias al aporte de vecinos/as y trabajadores/as junto con el intenso trabajo de CORREPI se desbarató el operativo de encubrimiento e impunidad oficial.

CABA | Justicia por Nicolás Soriano

Una persona de identidad desconocida permanecía en el hospital Ramos Mejía bajo presencia policial: se trataba del "pibe de San Cristóbal", un joven que una vez entregado e indefenso, fue fusilado por el sargento de la policía federal Sergio Damián Lucero.

A pesar de estar internado como N/N y gracias a la militancia de los y las compañeras de CORREPI que hicieron guardia en el hospital, sumado a un trabajo constante de investigación para dar con la identidad del muchacho, más la solidaridad de los y las trabajadores de la salud, el pueblo pudo saber que el joven fusilado a las 16.15 en la Av. Jujuy, era Álvaro Nicolás Soriano de 32 años perteneciente al barrio de San Fernando.

La policía federal, que sabía perfectamente quién era Nicolás, se dirigió a su domicilio al día siguiente del fusilamiento para decirle a su familia que "estaba detenido". Sin embargo nunca especificaron en dónde, ni bajo qué condiciones. Su hermana esperaba el llamado para poder ir a visitarlo.

Nicolás intentó robar y tras la voz de "alto" del policía levantó las manos para entregarse. La repuesta del Estado fue una bala en la cabeza. Y como si esto fuera poco, la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich protege al policía que disparó contra Nicolás, designándole abogados particulares, bajo la excusa de catalogar el asesinato, como un acto de servicio propio de la policía. Garantiza así la impunidad al gatillo fácil.

Una política de Estado

Según los datos de CORREPI el gobierno de Macri lleva el récord, desde la vuelta de la democracia, en cantidad de muertos/as por gatillo fácil o en cárceles: un pibe o piba es asesinado/a cada 25hs por el aparato represivo estatal.

Ésta política represiva no es nueva: el macrismo, en un sólo año, ha utilizado a fondo las herramientas represivas heredadas del kirchnerismo, como así también generó otras nuevas que le permiten perseguir y reprimir al pueblo trabajador, que sale a luchar por sus derechos en las calles.

Sólo basta con mirar lo que ha pasado durante diciembre para reafirmarlo: hemos tenido sistemáticamente al menos un caso por día de gatillo fácil en algún rincón del país.

En este contexto de represión y ajuste debemos dar respuesta desde los sectores organizados, enfrentando a la derecha, denunciando y aunando fuerzas para ser miles los y las que peleamos por cada pibe y piba, todos los días en todo el país.

La lucha por justicia para Nicolás es parte de una lucha integral para ponerle un freno a la represión estatal contra el pueblo.

¡Basta de gatillo fácil y represión!

¡Justicia por Nicolás Soriano!


Foto: Gentileza Indymedia

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo