Nuevo sitio Conicet 22 Diciembre 2016

La Comunidad científica en pie de lucha contra el recorte y los despidos

Los trabajadores del Conicet, junto a la comunidad científica y universitaria de todo el país, vienen protagonizando una histórica lucha contra las políticas de ajuste presupuestario que el gobierno de Cambiemos, de la mano de Lino Barañao (un camaleón que ayer fue ministro nacional y popular del gabinete de Cristina Kirchner, y que hoy defiende a capa y espada las políticas del Pro), implementa en el sector.

Conicet | La Comunidad científica en pie de lucha contra el recorte y los despidos

Esta embestida comenzó hace unos meses cuando se debatió el Presupuesto de la Administración Pública Nacional para el año 2017. En ese momento los científicos y la comunidad universitaria salieron a la calle para denunciar que el presupuesto constituía un verdadero plan de ajuste estructural en las áreas que sin lugar a dudas iba a repercutir en lo inmediato en todo el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología. En efecto, el agudo conflicto de hoy que se traduce en las tomas del Ministerio de Ciencia y Tecnología y de las delegaciones del Conicet de La Plata, Mar del Plata y Rosario es expresión de este feroz recorte del gasto que se viene intentando aplicar en diferentes áreas del Estado.

Específicamente, las luchas de estos últimos días se deben a que el Directorio del Conicet decidió (frente a las graves restricciones presupuestarias previstas en la Ley de Presupuesto 2017) recortar el ingreso de científicos a su planta permanente en un 60% con respecto al año pasado. Es decir, frente o los 934 investigadores que entraron a trabajar al Conicet en el 2015, este año se pretende incorporar solo a 385. Pero esto no es todo. Luego de que el propio Conicet abriera la convocatoria a concurso para el ingreso a la carrera de científica del organismo en la que se anotaron alrededor del 1600 postulantes, y de que evaluara favorablemente a 874 de ellos, en su última reunión directiva del año, decidió incorporar a su planta a menos de la mitad de ellos, dejando en la calle a 489 investigadores que venían desempeñándose en el sistema científico nacional y en el Conicet bajo modalidades precarias (en su inmensa mayoría como becarios doctorales y posdoctorales) por lapsos de entre 5 y 7 años. Así, después de que el Estado empleó y financió la formación doctoral y posdoctoral de estos científicos, para luego evaluarlos favorablemente en todas las instancias previstas y recomendar su ingreso a la carrera científica, los deja sin trabajo con el único argumento de una restricción presupuestaria (el propio Directorio del Conicet lo manifestó de esta manera en un comunicado público que circuló la semana pasada, donde confesaba que "la merma en la cantidad de personal incorporado al CONICET y la profundización de la desfinanciación de las actividades de promoción, afectan el cumplimiento de los objetivos que se habían fijado para el área")

Por todos estos motivos, desde el lunes 19 de diciembre que la Sede Central del MinCyT se encuentra tomada por investigadores, becarios, docentes y trabajadores en reclamo por el inmediato ingreso de los 489 científicos que aprobaron el concurso de ingreso al Conicet, y contra el ahogo presupuestario en sector. Esta histórica toma, que ha tenido una amplísima repercusión a nivel nacional, y que es acompañada por diversas organizaciones gremiales, sociales y políticas, se mantiene en pie hasta hoy. A raíz a esta medida de acción directa, se ha abierto un canal de diálogo con la patronal en la que, a pesar de las reiteradas reuniones (desde el lunes se han sucedido una o dos diarias y donde los propios representantes de la patronal se presentan como simples emisarios, que deben consultar las alternativas con las autoridades políticas), el macrismo se mantiene inflexible. Frente ante los constantes reclamos, la presión en la calle y la toma, llegó a reconocer que es una decisión política la de achicar la planta el Conicet. Como alternativa ha propuesto "reubicar" a los investigadores excluidos del ingreso en otros organismos de investigación del Estado, y en Universidades nacionales, sin explicitar criterios ni tareas ni modalidades de contratación, y, adicionalmente, prorrogar por tres meses algunas de las becas de quienes pasaron el concurso como becarios del Conicet. La comunidad científica y las organizaciones intervinientes en el conflicto han caracterizado a esta última propuesta como una verdadera provocación, y están haciendo un enérgico llamado a acompañar la lucha y fortalecer la toma. En efecto, durante la tarde de hoy el respaldo y el acompañamiento siguen creciendo, extendiéndose la toma a las delegaciones del Conicet de La Plata, Mar del Plata y Rosario, constituyendo como decimos, una lucha histórica, que debe vencer.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria