Nuevo sitio Suplemento especial 11 Diciembre 2016

Palabras para Fidel

En el suplemento especial "Fidel Vive" elaborado para la edición 20 de A Vencer, María del Carmen Verdú, Vicente Zito Lema, Claudio Katz, Eduardo Lucita, Daniel Yofra, Héctor Cáceres y Alejandra Ciriza le recuerdan al Comandante y relfexionan sobre lo que nos deja su muerte, y sobre todo, su vida.

Edición N° 20

A Vencer (diciembre-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Suplemento especial | Palabras para Fidel

Cada uno llora a sus muertos de acuerdo a su consciencia

Por Daniel Yofra, secretario de la Fedeación Aceitera


La muerte de Fidel seguramente va a marcar un antes y un después en la sociedad no sólo de Cuba sino también en la nuestra como lo ha hecho su vida. A partir de la revolución, junto a grandes hombres como el Che o como Camilo Cienfuegos, nos ha marcado para toda la vida, mostrando que luchando y con consciencia se puede enfrentar al capitalismo y al imperialismo. Criticarlo sería una ofensa no solamente para el pueblo cubano que lo ama sino para todos aquellos que luchan, que realmente pelean por una sociedad más justa e igualitaria, y creo que si cometió errores, cometió errores como lo hacemos todos los que hacemos algo, quienes no hacen están para criticar. Reivindico su lucha y la de todos aquellos que queremos una sociedad distinta, que no nos rendimos ante los poderosos y que defendemos una clase como la clase trabajadora.o general de la Federación Aceitera

Tuve la posibilidad de ir a Cuba y escuchar a los cubanos hablar de la revolución y hablar en su gran mayoría bien de Fidel, con algunas críticas pero siempre dejando en claro que cualquier cambio tenía que ser a través de la revolución. Nadie me dijo que esto es una dictadura o acá no se puede vivir. Obviamente, con un bloqueo inhumano como el que sostuvieron durante sesenta años, a cualquiera le hubiera costado vivir dignamente. La dignidad de Cuba y del pueblo cubano pasa por algo que nuestra sociedad está muy lejos de ser consciente que es la salud y la educación por sobre todas las cosas.

Ojalá que salgan muchos más Fideles para toda la juventud que hoy quiere una sociedad distinta. Y sería bueno que antes que criticar a un luchador uno comience a serlo: luchar por una sociedad y por una clase.

Y, por último, decir que cada uno llora a sus muertos de acuerdo a su consciencia de clase.


Caballo y barba

Por Vicente Zito Lema

"Se llama Fidel Castro

y la gente del pueblo

le dice Caballo;

también El uno"

No olvido que era un niño con miedos

y preguntas de niño cuando crucé

el Río de la Plata y conocí y amé

para siempre la bandera que decía con orgullo

"Naide es más que naide…"

No olvido que Napoleón de las victorias

anunciaba que cualquier soldado

lleva en su mochila el bastón de mariscal…

No olvido que todos los ladrillos son

iguales a la hora de sostener la pared

de los sueños cuando los dioses del viento

se obstinan en destrucción y polvo…

No olvido que en lo peor de la noche

sin estrellas la mano que nos sostiene

no tiene nombre ni dueño…

No olvido –vaya que no olvido– aquel

mandato de la belleza: la poesía

será hecha por todos los hombres,

y la muerte ya no tendrá poder…

Y sin embargo…

¿Hubiera sido igual la historia sin él? (Hablo del Uno)

Aquel "si salgo llego, si llego entro,

si entro triunfo", ¿no se hizo real,

no nació en su conciencia

y creció en su brazo…?

¿No fue él quien puso su cuerpo

frente al Imperio, y le anunció que estaba

en la primera línea para morir combatiendo

en defensa de la patria, y le creímos,

porque su patria era el mundo

y su isla el anuncio del mundo

que sería y será, porque el árbol

está plantado y el perfume de los frutos

fue anunciado (¡se escucha su alegría!)

y ningún mar desmadrado lo ahogará…?

Vamos Caballo, acaricia tu barba

de la suerte, que ya es luz,

Anda caballo, veloz o lento, el tiempo es tuyo,

tu galope es la eternidad que nos convoca,

tu bella eternidad sin treguas…

"Naide es más que naide, es cierto,

y tu llevas la bandera…

Anda, amado caballo, el alba siempre

es fuego, anda…

Buenos Aires, julio de 2016


¡Viva Fidel por siempre!

Por Héctor Cáceres, delegado de la Línea 60


La figura de Fidel, para mí, fue creciendo de acuerdo a mis etapas. A los quince años Fidel significaba rebeldía, a los 20 poder soñar un mundo mejor, a los treinta admiración por su perseverancia y a los cuarenta la conjunción de todas esas cosas. Hoy Fidel es la figura que permite soñar que se puede construir un mundo mejor a partir de la decisión y entrega de toda la vida y su enseñanza y el legado que deja será eterno y es a nivel mundial. Como diría Bretch, Fidel es de los imprescindibles, los que luchan toda la vida. Y si bien se va ese referente que nos permitió soñar gracias a todas sus cualidades, él nunca morirá porque nace como leyenda y porque vivirá en cada soñador e irreverente y seguirá siendo la pesadilla del imperialismo.


Nuestro Fidel

Por Claudio Katz, Economista, miembro del EDI. Articulo completo en: www.lahaine.org/katz


Con Fidel se nos fue la principal figura revolucionaria de América Latina del último siglo. Resulta difícil valorar esa dimensión en medio del gran pesar que genera su fallecimiento. Aunque la emoción dificulta cualquier evaluación, la gravitación del Comandante se aprecia con más claridad cuando ha partido.

Los medios sólo enfatizan esa importancia en un sentido descriptivo. Ilustran cómo estuvo presente en los principales acontecimientos de los últimos 50 años. También sus mayores enemigos del imperio registran ese apabullante peso histórico. Festejan el fallecimiento para olvidar que doblegó a 10 presidentes estadounidenses y sobrevivió a incontables intentos de asesinato por parte de la CIA.

Cuba es la obsesión del Pentágono y la frustración del Departamento de Estado. Ningún otro país de esa extensión infringió tantas derrotas al imperio. Al cabo de 53 años, David obligó a Goliat a restablecer relaciones diplomáticas.

Fidel suscita admiraciones que lindan con la devoción. Las alabanzas provienen de su capacidad para tornar posible lo que era muy improbable. Pero frecuentemente esa fascinación está divorciada del contenido de su obra.

Muchos idolatran a Fidel reivindicando al mismo tiempo al capitalismo. Ensalzan al líder caribeño promoviendo variantes del sistema de explotación que el Comandante combatió toda su vida. En realidad ponderan al hacedor de universos ajenos, descartando cualquier tránsito propio por caminos semejantes.

Fidel siempre tuvo otro significado para la izquierda. Fue el principal artífice de un proyecto revolucionario, socialista y de emancipación latinoamericana. Llevó a la práctica el objetivo que inauguró Lenin en 1917 y por eso ocupó en América Latina un lugar equivalente al impulsor de los sóviets.

Pero a diferencia de su precursor, Fidel condujo durante varias décadas el proceso que inició en 1960. Puede ser evaluado tanto por su triunfo como por su gestión.

Desde una óptica de mayor duración, la gesta de Castro se emparenta con las campañas emprendidas por Bolívar y San Martín. Encabezó acciones regionales para intentar el enlace de una segunda independencia de América Latina, con el avance internacional del socialismo.


El último insustituible

Tato Dondero, Secretario General de SiPreBA


Se fue el último insustituible. Para los que venimos de la generación del Cordobazo, la de los setenta, Fidel era como el hermano mayor que la tenía más clara. Ya no estaba el Che pero quedaba ese otro faro. No sé cuanto llegamos a aprender de él pero ahora con su inmensa ausencia, el desafío es enorme.


Levantamos el puño con él

Por María del Carmen Verdú. Publicado en Tiempo Argentino, 27/11/216


A Fidel lo odia la oligarquía cubana porque los expropió e impulsó la reforma agraria. Lo odian los empresarios porque las empresas fueron puestas al servicio de un proyecto colectivo. Lo odian los políticos de EE UU porque estando a 100 km no aceptó el sometimiento.

Por eso a Fidel lo quiere el pueblo, los trabajadores y campesinos, las mujeres, la juventud. Porque Fidel es un ejemplo de revolución, es historia viva y sobre todo es futuro. Por eso hoy levantamos el puño con él.


Fidel de Todos

Eduardo Lucita, economista, miembro del EDI


Me enteré de su muerte estando fuera del país y sin acceso a Internet. Mi primer impulso fue escribir algo desde lo emocional, pero a poco de intentarlo caí en la cuenta que mi capacidad intelectual no daba para una empresa de tamaña envergadura, sobre tamaño personaje, que como el Che había influido tanto en mi vida.

Como muchos jóvenes de mi generación, me incorporé a la vida y a la acción revolucionaria al compás del ingreso de las columnas insurgentes a La Habana encabezadas por Fidel, por el Che, por Camilo, por Raúl... desde entonces y no sin críticas, he seguido paso a paso el derrotero de la revolución. Solo decir entonces que Fidel ha sido el mayor de los revolucionarios de nuestro continente. Que fue un estadista excepcional que atravesó momentos de excepción. Que siendo un hombre de su tiempo ilumina aún nuestro presente.

Más allá de los claroscuros, que todo liderazgo y toda revolución llevan consigo y como acabo de leer no sé donde, Cuba sigue siendo, luego de más de cinco décadas largas, Territorio Libre de las Américas.

Fidel y el pueblo cubano lo hicieron. Gloria y honor. Mis respetos y mi gratitud al Comandante Fidel Castro.


Cuidadoso albañil de la revolución

Por Alejandra Ciriza, filósofa, militante feminista y de DD.HH.


Fidel ha sido para mí una suerte de ángel de la revolución, esa presencia luminosa que como una inspiración benjaminiana habitaba el tiempo dual del hacia atrás y hacia adelante: el que contaba con la experiencia de la revolución, el caballo alado de su pueblo que galopando hacia adelante nos ayudaba a percibir el tiempo que nos había precedido.

Fidel nos habita en mil imágenes: absuelto por la historia, dueño de iluminaciones para nuestras vidas, maestro de palabras pequeñas y laboriosas como hormigas, cuidadoso albañil de la revolución.

Sus palabras acompañaron mi vida entera y la de muchos y muchas desde la adolescencia, cuando la Revolución Cubana era el horizonte de nuestras insurrecciones y nuestros sueños. Sus palabras permanecen a nuestro lado en este instante de peligro nombrando nuestros sueños colectivos de pan, justicia, amor, libertad, revolución.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria