Nuevo sitio Estrategia conservadora 4 Diciembre 2016

La suspensión de Venezuela en el Mercosur: un nuevo avance de la derecha en el continente

El viernes 2, los cancilleres de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay oficializaron “el cese de derechos” de Venezuela como país miembro del Mercosur . Esta acción constituye una muestra más de cómo la derecha latinoamericana se alinea contra los pueblos del continente.

Estrategia conservadora | La suspensión de Venezuela en el Mercosur: un nuevo avance de la derecha en el continente

La asunción de Macri en Argentina y el golpe de Temer en Brasil configuraron un nuevo escenario en el continente. Si las limitaciones propias de los gobiernos progresistas venían dando señales claras desde hace ya algunos años, la crisis de estos proyectos se agudizó debido al nuevo tablero continental. La presión diplomática que los representantes de los dos países más influyentes de la región (Argentina y Brasil) vienen ejerciendo principalmente sobre Venezuela encuentra un nuevo episodio de enorme significado, en la suspensión del pasado viernes.

Como hemos señalado en su oportunidad, la visita del presidente golpista brasilero a nuestro país en el mes de octubre tenía como un punto central articular una ofensiva contra el gobierno bolivariano de Maduro. En ese momento se ratificó la negativa por parte de los gobiernos argentino y brasilero a que Venezuela asumiera la presidencia temporaria del Mercosur, tal como lo debía haber hecho desde julio, y se propuso que en su lugar lo hiciera Argentina (quien, dado el criterio de sucesión alfabética debe hacerlo este mes). Las declaraciones hechas por los mandatarios en esa oportunidad, con eje en la "violación de los derechos humanos", fueron tan sólo un mes después de la llamada "toma de Caracas", acción desestabilizadora orquestada por la derecha venezolana y los grandes medios a principios de septiembre que obtuvo una gran repercusión.

El comunicado emitido este viernes 2 de diciembre plantea como principales argumentos de la suspensión "la persistencia en el incumplimiento de obligaciones asumidas" al ingresar al bloque. Específicamente el reclamo pasa por dos aspectos. En primer lugar, que Venezuela adopte los criterios de "arancel cero" estipulados por el bloque. Por otro, se profundiza la crítica a la "violación" de derechos humanos (con eje en los presos políticos) y el no respeto a las instituciones democráticas.

Sin duda, el cinismo al que llega la maniobra encabezada por Graciela Malcorra (Canciller argentina) y José Serra (Canciller brasilero) roza lo absurdo. Denuncian supuestas violaciones a los derechos humanos en Venezuela siendo en un caso un gobierno abiertamente golpista (Brasil) y, en otro, un gobierno que sostiene presos políticos pese a las exigencias de organismos internacionales (tal es el caso de Milagro Sala). Su verdadera intención es allanar el camino a la derecha venezolana para que dé el zarpazo final antes de que termine el año.

En una semana donde los pueblos latinoamericanos despedimos a un dirigente revolucionario de primer orden, la derecha dio un nuevo paso en su propuesta conservadora. Para evitar esa avanzada es necesario acompañar la lucha de los pueblos hermanos, siguiendo en con ello los principios internacionalistas que supo poner en práctica el comandante Fidel Castro, y apoyar en cada rincón del continente la defensa de las conquistas logradas por el pueblo venezolano en estos años

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria