Nuevo sitio Polémicas 28 Noviembre 2016

Cuba, Fidel y la revolución cubana

La muerte del Comandante Fidel Castro, reabrió viejos debates en la izquierda sobre la situación de la isla, el papel de la dirección del proceso y las tareas hacia el futuro. El peligro de realizar un balance unilateral y aislado.

Polémicas | Cuba, Fidel y la revolución cubana

Los principales medios de comunicación resaltaron sin fisuras el carácter polémico de Fidel Castro y la divisoria de aguas que genera su figura. No resulta para menos tras más de medio siglo de revolución socialista en un mundo signado por el proceso inverso, la restauración capitalista.

Sin embargo, un sector de la izquierda mantiene fuertes críticas al proceso cubano que volvieron al debate con la muerte del líder de fajina verde. De acuerdo a estas corrientes, Cuba atraviesa un proceso acelerado de restauración capitalista dirigido por una burocracia militar y estatal que plantea la necesidad de remover a esa dirección para defender las conquistadas alcanzadas por el Estado obrero.

Esta lectura pone un signo igual entre la experiencia cubana con otras experiencias históricas, en particular la rusa y la china. Además, estas organizaciones son fuertemente criticas de las medidas de apertura económica realizadas en las últimas décadas y piden por la libertad de los detenidos vinculados a la oposición pro-imperialista.


El bloqueo no es un tigre de papel

Resulta absurdo analizar la revolución cubana con la misma vara que otras experiencias históricas por diferentes motivos. En primer lugar, Cuba se mantuvo a flote en un cuadro de profunda regresión histórica en materia de conquistas de las masas y de la lucha revolucionaria. En segundo lugar, lo hizo en el marco de una guerra económica brutal declarada por el imperialismo durante los últimos 60 años (¡contra una pequeña isla!). Por si fuera poco, lo tuvo que hacer en un marco de graves trastornos como el azote de huracanes que le implicaron grandes daños. No es menor: a pesar del ahogo y el embargo, hoy la isla mantiene los principales índices de desarrollo humano en salud y educación. Ninguna nación capitalista -sin bloqueo alguno- puede hacer gala de lo mismo.

Dentro de la misma lectura de esas organizaciones, otro error frecuente es colocar la responsabilidad en la dirección cubana por la falta de desarrollo del proceso revolucionario en América Latina. Como si pudiera achacarse a los bolcheviques el fracaso de la revolución en Europa tras el fin de la Primera Guerra Mundial. Estos fracasos son parte de procesos más generales que no pueden reducirse meramente a la voluntad de una dirección política, menos de una pequeña isla. Mucho menos, cuando se trata de una experiencia revolucionaria que sirvió de apoyo para el intento revolucionario en muchas otras latitudes, en particular en América Latina.

Una caracterización rigurosa del proceso histórico, donde las organizaciones revolucionarias y las masas han sufrido derrotas de envergadura y donde la restauración capitalista avanzó en importantes partes del globo en las últimas décadas, no puede desconocer que un levantamiento contra el gobierno de Cuba hoy abriría paso a la restauración del capitalismo en la isla.

Al mismo tiempo, confundir una restauración plena de las relaciones sociales capitalistas con concesiones parciales a determinadas fracciones del capital para reactivar la alicaída economía cubana es un error grosero, así como es una ingenuidad de reclamar plena libertad de organización en un país asediado por los ataques y atentados del imperialismo norteamericano.

Sin duda es necesario que el proceso revolucionario cobre nuevas fuerzas en Cuba para garantizar el triunfo de la revolución y de su pueblo contra cualquier burocratización o intento restauracionista. Pero eso no puede lograrse planteando tareas que hoy no son realizables ni por la dirección ni por el pueblo cubano.

Humildemente, entendemos que la lucha pasa por otro lado: poner en el centro la solidaridad con Cuba y el fin del bloqueo como tarea inmediata, y la revolución socialista en cada rincón de Nuestra América y el mundo como estrategia.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria