Nuevo sitio Francia 26 Octubre 2016

El desalojo de Calais y la crisis de los refugiados en Europa

El gobierno francés desmanteló esta semana el mayor campamento de refugiados del país en un cuadro de extrema tensión. La represión y el ocultamiento prevalecen como política frente a la crisis humanitaria.

Francia | El desalojo de Calais y la crisis de los refugiados en Europa

La llamada "Jungla" de Calais era el asentamiento más numeroso de refugiados en Francia con más de 7 mil personas, mil de ellas menores de edad. Allí fueron hacinados como política de "contención" del gobierno 'socialista' de Hollande. Sin embargo, por convertirse rápidamente en un foco de protesta, se procedió a desmantelarlo y distribuir a sus integrantes en distintos centros alejados entre sí. El proceso duró varios días y contó con un amplio despliegue de las fuerzas represivas para amedrentar y evitar cualquier protesta.

Un mecanismo similar de domesticamiento utilizó el gobierno griego del (ex) izquierdista Syriza meses atrás, quien ahora celebró los acuerdos entre Bruselas y el gobierno semifascista de Erdogan para filtrar la llegada de nuevas camadas de refugiados, mientras que se limitó a reclamar que todos los países europeos cumplan con su "cuota" para acoger a las y los migrantes.

Más de un millón de personas llegaron a Europa desde Medio Oriente desplazados por la guerra y la barbarie en esa región, en gran medida responsabilidad de las potencias que rechazan recibirlos. Casi 4 mil murieron sólo en un año intentando llegar a destino.

Frente a esta crisis humanitaria, sólo comparable a la época de posguerra, la política de la Unión Europea fue fundamentalmente de represión y sometimiento. Se creó una fuerza militar especialmente para las fronteras, se hicieron acuerdos con países 'periféricos' como Grecia y Turquía para que amortigüen la llegada de refugiados y se los marginó en campos y centros de hacinamiento.

Este verdadero 'apartheid silencioso" -que sólo recibe atención de los medios cuando ocurre alguna tragedia- está fogoneado por el ascenso de las fuerzas de extrema derecha y el reciente 'Brexit' que reavivó a las tendencias más reaccionarias del Continente. Sin embargo, es la expresión del fracaso de la Unión Europea como el ideal de la integración y el progreso. Como decía Lenin, la unión de los países capitalistas es una "utopía reaccionaria".

La denuncia de este crimen humanitario en Europa y la solidaridad contra la masacre imperialista en Medio Oriente son dos principios fundamentales de nuestro tiempo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria