Nuevo sitio Debate 15 Octubre 2016

Garanticemos la unidad de los Encuentros Nacionales de Mujeres

En una actitud burocrática, la Comisión Organizadora del ENM impuso la próxima sede en Chaco, frente a una cantidad importante de compañeras que aclamaba que fuera en la Ciudad de Buenos Aires. Ante cualquier riesgo de ruptura de esta instancia, defendemos su desarrollo unitario y redoblamos la participación que garantice la democracia.

Debate | Garanticemos la unidad de los Encuentros Nacionales de Mujeres

Como todos los años el lunes 10, último día del Encuentro Nacional de Mujeres, se realizó el histórico acto de cierre en el que se suelen compartir las actas que reflejan los debates en los numerosos talleres y se define cuál será la sede del próximo ENM. Ésta decisión siempre se toma a través de un método por demás polémico, el "aplausómetro", y supuestamente resuelve por aclamación, qué ciudad albergará al movimiento de mujeres el próximo año. Pero en realidad es una instancia de convalidación de un acuerdo previo realizado entre las organizaciones que integran la Comisión Organizadora (CO).

Si bien desde Izquierda Revolucionaria y Hombre Nuevo compartimos el funcionamiento amplio del ENM de carácter no resolutivo en general, que garantiza la masividad de este espacio, la elección de las sedes es una decisión que necesariamente debe resolverse en el marco de una resolución democrática.

El acto de cierre de este año, resultó aparateado por el Partido Comunista Revolucionario (PCR) – que hegemoniza la Comisión Organizadora- Patria Grande (PG) y sectores kirchneristas, donde notablemente evitaron la toma de decisión sobre la sede. Al grito de "no se vota" estos sectores marcadamente reformistas evitaron que Buenos Aires sea la sede elegida, para evitar la confrontación con la Iglesia y con el Estado, principales garantes del patriarcado, las prácticas machistas, los femcidios y la opresión sobre las mujeres y colectivos disidentes.

Para nosotras este hecho resulta completamente aberrante, ya que hace años una gran cantidad de organizaciones de izquierda, organizaciones feministas, sociales, estudiantiles y populares, planteamos la importancia de llevar el ENM a la Ciudad de Buenos Aires. No se trata de un capricho. Desde Izquierda Revolucionaria y Hombre Nuevo, defensoras del carácter federal de los Encuentros, coincidimos en la necesidad de desarrollarlo en CABA, donde no se realiza desde 1996, hace exactamente 20 años y donde se concentra casi la mitad de la población de nuestro país. Sin lugar a dudas, pondríamos en pie el ENM más masivo de toda su historia.

Simultáneamente, ese es el centro político del país. Allí se concentran los tres poderes nacionales, responsables directos de la política machista impulsada desde el Estado. La propuesta de hacer un ENM en Buenos Aires ahora se reactualiza con el gobierno de Cambiemos y su política de ajuste y represión. 2017 será un año electoral, en donde la derecha patronal que nos gobierna y que ha atacado todas las conquistas del movimiento de mujeres y colectivos disidentes, buscará renovar sus bancas. Sería un contundente hecho político, en el mes de las elecciones, contar con más de cien mil mujeres en las calles porteñas exigiendo nuestro derecho al aborto legal, seguro y gratuito, el desmantelamiento de las redes de trata y prostitución, el impulso de políticas efectivas e integrales que pongan freno a la violencia machista, el acceso al trabajo en blanco y con igualdad salarial, entre otras reivindicaciones impostergables para frenar la muerte y criminalización de millones de mujeres.

Defendamos la unidad de los Encuentros de Mujeres

Nos encontramos ante una situación delicada, frente a la cual ninguna organización puede ser indiferente. Urge que encontremos la forma de resolverla y que garanticemos el desarrollo unitario del XXXII ENM en 2017. En este sentido, somos críticas/os del accionar del Partido Obrero (PO) y del MST-Nueva Izquierda, quienes realizan publicaciones afirmando que la próxima sede sería Capital Federal. Se trata de una política sectaria y abiertamente rupturista. En lugar de apostar a la construcción de acuerdos entre las distintas organizaciones de izquierda y el campo popular que damos vida al ENM, caen, una vez más, en el conocido vicio de cortarse solos.

Es imprescindible defender la unidad del ENM. Una posible ruptura de una construcción que hemos sabido sostener durante más de 30 años, implicaría un retroceso para el movimiento de mujeres. Proponemos que las organizaciones que son parte de la Comisión Organizadora convoquen a una reunión de urgencia y abocada a este punto específico para darle una resolución política. Para ello, es imprescindible que todas las organizaciones que damos vida a los ENM nos pronunciemos y hagamos llegar nuestras opiniones, garantizando la unidad y potenciando una vez más el espacio del Encuentro de Mujeres.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo