Nuevo sitio Rosario 2016 5 Octubre 2016

Cada encuentro nos fortalece

Todos los años, miles y miles de mujeres participamos del Encuentro Nacional de Mujeres. En este masivo espacio forjamos nuevas experiencias de lucha y organización. Desde nuestra práctica, hemos aprendido de la riqueza de esta instancia donde nos encontramos con nuevas experiencias, propuestas e ideas. Entendemos que justamente esta heterogeneidad, donde cualquier mujer puede participar sin importar su filiación política, es la que fortalece los debates como así también las perspectivas unificadas y los espacios de trabajo en lucha, que generan nuevas herramientas para combatir el machismo, en todas las formas en que reproduce el sistema patriarcal.

Edición Especial

Folleto ENM 2016

Especiales

Sumario

Compartir Articulo

Rosario 2016 | Cada encuentro nos fortalece

Destacamos, en este sentido, experiencias que nacieron en el mismo Encuentro, como la Campaña por el Derecho al Aborto, Legal, Seguro y Gratuito ya hace más de diez años. Por eso consideramos indispensable fortalecer el ENM, no sólo como espacio de organización, sino porque también potencia los debates entre diversas corrientes políticas feministas.

Por un Encuentro de organización y lucha

Desde el primer ENM en 1986, éstos han adquirido una lógica plural que apunta a que pueda participar cualquier mujer, sin importar su filiación política y haga uso de la palabra en los talleres en igualdad de condiciones. El plenario final no toma resoluciones por votación, sino que recoge las conclusiones y debates de las jornadas.

Algunas corrientes critican esta dinámica, afirmando que los ENM deben ser resolutivos y deben someter a votación un plan de lucha nacional, lo que implicaría un sistema de mayorías y minorías. Desde nuestras organizaciones, no compartimos esta posición, porque entendemos que hoy en día sólo llevaría a una ruptura de este masivo espacio de encuentro.

Los ENM han sido (y son) importantes para la construcción del movimiento de mujeres. En este sentido, pueden mencionarse experiencias como La Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres, las Socorristas en Red y una multiplicidad de organizaciones feministas en todo el país. Rescatamos la importancia de la masividad y continuidad en el tiempo de este espacio, lo que es garantizado por la amplitud política que ofrece y por el hecho de que cada vez somos más mujeres las que nos levantamos en contra de la opresión.

El crecimiento que se produce año a año en la participación en los Encuentros, refleja el avance que se desarrolla en el movimiento de mujeres. Nuestra lucha avanza y eso puede observarse en las masivas movilizaciones del NI UNA MENOS, en la exigencia al Estado un plan de emergencia nacional contra las violencias hacia las mujeres y en la lucha por la libertad para Belén. Por todo esto, entendemos que la fortaleza que aporta el ENM a la lucha contra la opresión patriarcal es muy importante. Sin duda, en adelante seguiremos en mayores debates que fortalezcan al movimiento de mujeres a través de la lucha y la organización feminista contra el sistema capitalista y patriarcal.

¿Por qué el escrache?

Todos los años, la movilización que se realiza y convoca desde el ENM, se divide en dos: por un lado, un grupo de organizaciones encabezadas por la Comisión Organizadora (hegemonizada por el PCR) y, por otra parte, las organizaciones feministas (entre ellas la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito - La Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres), organizaciones y partidos de izquierda, que marchamos rumbo a la catedral para realizar un escrache.

Defendemos que la marcha debe escrachar la catedral por una cuestión de definición política. Porque sabemos que la iglesia católica es la institución por excelencia sostén y artífice del patriarcado. Proyecta sobre nuestras sociedades una mirada opresora y machista, condena el uso de anticonceptivos, el aborto, la educación sexual en las escuelas, el disfrute pleno de la sexualidad y cualquier elección sexual que no cumpla con la heterónoma. A ello, se suma el papel que ha jugado en la historia como autora de la caza de brujas, cómplice del genocidio sobre nuestros pueblos originarios y de las dictaduras latinoamericanas, encubridora de miles de curas abusadores de menores. Y su misoginia no termina ahí, sino que se obstinan en dirigir la política del Estado. El ejemplo más reciente, fue la suspensión de una charla sobre diversidad sexual en el departamento mendocino de General Alvear que fue impedida por el cura de la zona que

acusaba al gobierno de "adherir a la ideología de género". Por todo ello, para nosotras es un acto de rebeldía política ir hasta la catedral y denunciar el rol patriarcal, opresor y genocida de la Iglesia católica.

Comentarios

IR - HN - MGP
Autor

IR - HN - MGP