Nuevo sitio Situación económica 3 Octubre 2016

El fracaso de la “lluvia de inversiones” y de la “pobreza cero”

Mientras el gobierno de Macri se rodea de empresarios multimillonarios buscando el aumento de las inversiones, el pueblo argentino se va hundiendo cada día más en la pobreza. Sólo la lucha unitaria de los trabajadores podrá revertir esta situación.

Edición N° 18

A Vencer (octubre-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Situación económica | El fracaso de la “lluvia de inversiones” y de la “pobreza cero”

El "Mini Davos": poner a los trabajadores de rodillas

Del 12 al 15 de septiembre, el gobierno nacional reunió en el Centro Cultural Kirchner a casi dos mil empresarios en lo que se dio en llamar el "Mini Davos." El evento realizado por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional que dirige Juan Procaccini se convocó bajo el nombre "Foro Argentino de Negocios e Inversiones" y tuvo por objetivo reunir a la mayor cantidad posible de inversionistas criollos y extranjeros para hacer realidad la promesa de campaña de Mauricio Macri, hasta ahora frustrada, de "lluvia de inversiones".

El gobierno esperaba "mostrar el país" y apuntaba a crear inversiones por US$175.000 millones, distribuidas de la siguiente manera: Energía y minería: US$76.000 millones; Infraestructura: US$75.000 millones; Agroindustria: US$15.000 millones; Bienes industriales: US$5.000 millones; Servicios y tecnologías: US$7.000 millones".

Lo que ellos quieren

Cerca de 2 mil asistentes de 68 países es el número. Entre los invitados figuran los nombres de importantes CEOs como Jane Fraser (CEO para América latina del Citigroup), Muhtar Kent (Coca-Cola), Gonzalo Ramírez Martiarena (Louis Dreyfus), Robert Dudley (British Petroleum), Martín Marrón (JP Morgan), Fahad Al-Gergawi (CEO de la Dubai Investment Development Agency), Tim Draper (fundador de Draper Associates). Y entre los burgueses locales, Paolo Rocca, presidente & CEO de Techint; Luis Pagani, presidente de Arcor; Martín Migoya, cofundador y CEO de Globant y Marcos Galperin, cofundador y CEO de Mercado Libre. También participaron del evento gobernadores, legisladores y buena parte del gabinete nacional.

A lo largo de los encuentros, Cambiemos intentó mostrarse a la gran burguesía mundial que está "abierta al mundo", idea sobre la cual insistió nuevamente Macri en la Asamblea de las Naciones Unidas el pasado 20 de septiembre. Sucede que a pesar de las numerosas políticas con las que ha enviado señales a la burguesía mundial, los dólares no llegan. Un repaso por algunos hechos claves en ese sentido son: la participación del presidente en el Foro Económico Mundial en enero, la visita de Barack Obama a nuestro país en marzo, el acuerdo con holdouts en abril y los acuerdos de inversión con China en el mes siguiente, la participación en la reunión regional del Foro Económico Mundial en Colombia, el ingreso de Argentina en calidad de "observadora" a la Alianza del Pacífico y el apuntalamiento de las relaciones bilaterales con países de ese espectro como Chile, México, Perú. Y, la frutilla del postre, la misión del FMI para auditar las cuentas nacionales y las proyecciones del PBI, que desde hacía una década no se realizaban.

Pero ¿por qué las inversiones llegan a cuentagotas? Porque la burguesía, a pesar de los "gestos" de Macri, exige reformas más profundas que garanticen que toda inversión será compensada con una ganancia extraordinaria. El reclamo unánime de la burguesía es una reforma laboral en el país que flexibilice las condiciones de trabajo, achique las cargas impositivas que recaen sobre las patronales, destruya el salario real de la clase obrera y debilite la organización sindical. El italiano Cesare Trevisani sintetizó en el evento que "hay un tema cultural, de mantener el nivel de trabajo sin pensar en la eficiencia económica." Paolo Rocca (Techint) afirmó que "hay que convencer a los sindicatos para que no peleen por el sueldo de algunos, sino por el empleo de muchos", idéntica idea a la que ya viene instalando el propio gabinete económico nacional desde diciembre pasado.

El otro aspecto es la reforma impositiva. Los empresarios se quejan de que invertir en Argentina es caro y exigen exenciones en los impuestos. Uno de los reclamos, por ejemplo, es la eliminación del impuesto al cheque en un contexto de creciente bancarización de las transacciones.

Pero además, como la burguesía comprende perfectamente el apriete político que supone para un gobierno ajustar y atacar a la clase obrera para debilitarla, requiere además una conducción política que ofrezca garantías de continuidad. Lisa y llanamente, esperan a los resultados de las legislativas del 2017 para observar si el proyecto de la "Argentina abierta al mundo" tiene consenso y posibilidades de continuidad.

En resumen, los burgueses del mundo exigen condiciones para un negocio redondo: impuestos bajísimos para que la ganancia sea fabulosa y estabilidad política y social que les permita durante el mayor tiempo posible llevarse sus ganancias a los países de donde son nativos. Exigen las condiciones para aumentar la explotación y saquear nuestro país. Quieren a la clase obrera desarmada y de rodillas. Y el macrismo les abre de par en par las puertas para que puedan hacerlo.

De la torta, solo las migajas son para nosotros

El miércoles 28 de septiembre el INDEC volvió a publicar los índices de pobreza e indigencia luego de dos años. Los números son similares a los que ya había advertido hace dos meses la UCA: el 32% de la población es pobre, es decir, casi 9 millones de personas; y el 6% de los argentinos es indigente, es decir, 1.700.000 seres humanos que viven con menos de $6.000 pesos mensuales.

Otros números completan el panorama desolador de la economía: la actividad industrial cayó en junio un 6,4% con relación a junio de 2015, en el semestre retrocedió el 3,3% con respecto a igual período del año pasado. El consumo en junio fue un 9,8% más bajo que en 2015. Los sectores de las economía más afectados son el automotriz (13,7%) e industrias metálicas (12,4%). La construcción también bajó 19,6% con relación a junio de 2015, y la caída del primer semestre fue del 12,4%. Según la CEPAL, para este año se espera una contracción del PBI del 1,5%. Y la caída del salario real ronda el 12% anual.

Para el macrismo la clave de la recuperación económica está en la reactivación de las inversiones. Pero, en el capitalismo, eso puede realizarse según las condiciones que el capital exige: aumentando la explotación de los trabajadores. Esa es la apertura al mundo que Cambiemos tiene para ofrecer: crear condiciones locales para competir en el mercado de trabajo mundial, abaratando y domando la mano la obra. En criollo, atacando nuestro salario y condiciones de trabajo, y así, abrir de par en par el país para que el capital siga haciendo su negocio y se marche con los bolsillos llenos a su país de origen.

La alternativa es la resistencia organizada de la clase trabajadora: la lucha por el trabajo, el salario y las condiciones laborales. La profundización del ajuste, que pretenden el macrismo y los capitales concentrados de nuestro país, podrá avanzar hasta donde se lo permitamos. En nuestra fuerza y unidad está la posibilidad de ganar la partida y hacer que los que viven de nuestro trabajo paguen los costos de una crisis que no hemos generado, sino que nace de las entrañas del capitalismo, un sistema hecho a medida de la codicia irracional e insaciable de los ricos y poderosos que nos quieren condenar a vivir en la miseria.

Quienes militamos por una transformación radical de nuestra sociedad tenemos la compleja responsabilidad de potenciar el conflicto social, buscando que la lucha contra el ajuste sea desde una perspectiva unitaria. Sólo así se logrará una salida de fondo a los problemas de nuestro pueblo trabajador.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo