Nuevo sitio Explotación sexual 2 Octubre 2016

Ninguna mujer nace para puta: abolición del sistema prostituyente

En la explotación sexual podemos ver con claridad la alianza entre patriarcado y capitalismo, así como el peso de la violencia machista sobre los cuerpos de las mujeres pobres. El patriarcado impone la subordinación de las mujeres y nuestros cuerpos al servicio de los varones. Por su parte, el capitalismo convierte nuestros cuerpos en mercancías, objetos de consumo. Además, legitima el control sobre los cuerpos y la subjetividad de las mujeres, al punto de entendernos como productos, alienándonos totalmente de nuestra racionalidad y nuestras capacidades.

Explotación sexual | Ninguna mujer nace para puta: abolición del sistema prostituyente

La explotación sexual es una de las actividades que mayores ganancias genera a nivel internacional. Tercera en el ranking, luego de la venta de armas y el tráfico de drogas, la trata de niñas/os y mujeres con fines de explotación sexual es la actividad ilícita que mayor dinero mueve a nivel mundial. Millones de niñas, adolescentes y mujeres que viven en situación de pobreza son captadas para vender su cuerpo a cambio de dinero.

La prostitución es una institución estructural del patriarcado que históricamente consagra la desigualdad entre varones y mujeres, donde se legitima que los varones compren cuerpos de mujeres y niñas para la satisfacción de su sexualidad. Hablar de prostitución es hablar de una violencia sexual hacia niñas/ os, adolescentes y mujeres, pero también, travestis, transexuales y transgéneros que se ven afectadas/ os por la discriminación y una representación social reforzada por el sistema patriarcal que nos oprime y por el capitalismo que arroja a los sectores populares a la prostitución como única actividad económica para reproducir sus vidas.

La mayoría de las mujeres en situación de prostitución proviene de un contexto de violencias, vulnerabilidad, pobreza y exclusión. Pocas han tenido acceso a la educación formal y es por ello que a la hora de acceder a un trabajo difícilmente tengan un amplio abanico de opciones laborales. No se puede hablar de elección o consentimiento en condiciones de profunda desigualdad, en donde el destino de las mujeres es ser madres, amas de casa; y si la pobreza las golpea difícilmente encuentren una opción que no salga de la esfera de la prostitución o el servicio doméstico. Una mujer joven, migrante, con hijas/os, soltera, sin trabajo y sin estudios ¿puede elegir libremente entre ser abogada, doctora o estar en la prostitución? Para miles de mujeres la verdadera elección se hace entre que su familia pase hambre y miseria o la prostitución. Por eso luchamos por la abolición del sistema prostituyente que legitima la violencia y las desiguales sociales y sexuales entre varones y mujeres.

Contra todo tipo de opresión y criminalización Nos oponemos a cualquier tipo de criminalización hacia las mujeres en situación de prostitución perpetradas por el aparato represivo del Estado, donde policías y jueces son cómplices de la mayoría de las redes de prostitución existentes en nuestro país. Cuando el Estado dice actuar contra la prostitución, lo que en realidad hace es sancionar a las mujeres a través de códigos contravencionales y no actúa contra los verdaderos responsables, que son los proxenetas, los prostituyentes, policía y funcionarios del gobierno.

Frente al hostigamiento policial, la estigmatización de la sociedad y la violencia simbólica y material que sufren miles de mujeres en situación de prostitución, la respuesta que exigimos es que el Estado brinde atención integral a las mujeres, que contemple asistencia jurídica, psicológica, económica y social. Asimismo, exigimos al Estado políticas públicas que permitan un pleno acceso a la educación (en todos sus niveles) y a la salud de manera gratuita, a viviendas dignas y a un trabajo con salario igual a la canasta familiar para todas las mujeres que actualmente se encuentran en situación de prostitución.

Desmantelamiento ya de las redes de trata y prostitución.

Basta de represión y violencia contra las mujeres en situación de prostitución.

Exigimos políticas públicas de educación, salud, vivienda y trabajo.

Comentarios

IR - HN - MGP
Autor

IR - HN - MGP