Nuevo sitio Marchamos por justicia 20 Setiembre 2016

Las Catitas de pie por Emanuel Sarmiento

Más de 150 personas marcharon hacia el lugar donde fue hallado el cuerpo sin vida de Emanuel el día viernes 16 en las primeras horas de la mañana, y luego hasta la subcomisaría 21.

Marchamos por justicia | Las Catitas de pie por Emanuel Sarmiento

El pasado lunes 19, desde las 19 horas, familiares, amigos/as, vecinos/as y compañeros/as de Emanuel Sarmiento nos concentramos en la Terminal de Ómnibus de Las Catitas para exigir justicia por su muerte. Más de 150 personas nos congregamos para marchar hacia el lugar donde fue hallado su cuerpo el día viernes 16 en las primeras horas de la mañana y luego trasladarnos hasta la subcomisaría 21. Desde Mendoza, compañeros/as de militancia, de estudio y organizaciones hermanas viajamos hasta el lugar para acompañar la movilización.

A trechos en silencio, en algunos momentos al grito de ¡JUSTICIA!, la emotiva marcha recorrió las calles del pueblo. En la comisaría no se obtuvo respuesta alguna. Sobre el caso pesa el secreto de sumario y la información brindada acerca de los mínimos avances –por ejemplo, dos allanamientos realizados en el día de ayer– es prácticamente nula.

Uno de los acontecimientos llamativos de la movilización fue la participación de familiares de otros tres jóvenes que aparecieron muertos en los últimos años y cuyos casos están completamente parados. Además, se denunció el asesinato de una mujer que murió atropellada por un policía ebrio.

El caso de Emanuel no es el único asesinato impune. Por todos ellos exigimos justicia.

El lugar, los hechos, la incógnita

Las Catitas es una localidad de poco más de 3.000 habitantes del departamento de Santa Rosa y está ubicada a 90 kilómetros de la capital mendocina. Allí, hace apenas tres días, alrededor de las 7 de la mañana un llamado al 911 alertó sobre un cuerpo arrojado en el callejón Martínez, a unos 100 metros de la ruta provincial 50, en la entrada del pueblo. Se trata de un estrecho pasaje sin asfaltar y donde el tránsito en un vehículo es muy difícil. A través de él, Emanuel había caminado numerosísimas veces en su vida para llegar hasta su casa.

El viernes por la madrugada, cerca de la 1:30 de la madrugada, llegó a la terminal de Las Catitas. Unos veinte minutos antes había salido del Santa Rosa, donde había pasado la tarde entrenando –era instructor de karate– y con amigos. Tenía 21 años y era hijo de una humilde familia de trabajadores/as. Estudiaba derecho en la Universidad Nacional de Cuyo y militaba en la Juventud Insurgente.

Las horas que transcurren entre su llegada a la terminal y el hallazgo del cuerpo son una entera incógnita. Las primeras pericias policiales postulan como hipótesis un accidente automovilístico. No obstante, nada hay que se pueda afirmar con certeza porque la investigación apenas inicia.

La lucha por la justicia

A pesar de la incertidumbre, lo indudable es que alguien asesinó a Emanuel, que esa persona está libre y que debe pagar en la cárcel por el crimen que cometió.

El acontecimiento que ayer puso a Las Catitas en todos los medios locales es el comienzo de una lucha por encontrar la verdad y la justicia por el compañero asesinado. Por Emanuel, pero también para que la muerte de ningún/a hijo/a de nuestra clase quede impune seguiremos exigiendo respuestas al Estado; con la convicción de que la justicia será fruto de la lucha y con la fortaleza y solidaridad del pueblo movilizándose en las calles.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)
Autor

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)