Nuevo sitio Línea 60 13 Setiembre 2016

La bronca por la muerte de David Ramallo es lucha y organización

Los trabajadores de la línea 60 cerraron unas largas y dolorosas jornadas que duraron cuatro días cuando este lunes 12, bajo la lluvia, acompañaron los restos de David Ramallo al cementerio de Avellaneda. David fue víctima de la negligencia de empresarios corruptos que priorizan escatimar en las condiciones elementales de seguridad de los trabajadores para ganar más y más, así como de los funcionarios del Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de Riesgos de Salud, en donde se habían realizado reiteradas denuncias.

Línea 60 | La bronca por la muerte de David Ramallo es lucha y organización

El viernes 9, cuando el electricista David Ramallo murió aplastado por un colectivo que no fue sostenido por el autoelevador que debería sostenerlo, la patronal desapareció del lugar, abandonó las instalaciones e inició un nuevo lock out patronal. Los trabajadores de la 60, una vez más, debieron hacerse cargo de la situación. Ellos ya tienen experiencia en organizarse y pelear no sólo por salarios y mejores condiciones de trabajo sino también contra el vaciamiento, el lock out patronal y la avaricia y falta de respuesta de la empresa DOTA. Hace un año iniciaron una medida de fuerza -el no cobro de boletos- por la reincorporación de compañeros despedidos y la empresa decidió no sacar los colectivos e iniciar un lock out. La historia es conocida: represión, desalojo de la cabecera en Constitución con la Gendarmería, hasta que gracias a la lucha se conquistó la reincorporación y restablecer el servicio.

El lunes 12 por la mañana mil trabajadores se movilizaron del obelisco al Ministerio de Trabajo para exigir "Justicia por David Ramallo", tal como se leía en la bandera que encabezaba la columna, y una respuesta de las autoridades nacionales. La bronca de los trabajadores de la Línea 60 expresó también a través de los llantos con los que despidieron a su compañero. En cada latir de los redoblantes que Ramallo solía tocar, en cada paso de la marcha obrera por la Avenida Corrientes o por Avellaneda a donde acompañaron sus restos, está también el motor de la organización para que se haga justicia por este homicidio obrero y para que no tengamos que llorar a ningún trabajador/a mas por culpa de empresarios que, en línea con la reforma laboral que busca implementar el macrismo, sólo pretenden más productividad a costa de nuestra explotación. Los trabajadores de la Línea 60, una vez más, dan un gran ejemplo de organización y lucha aún en un momento tan difícil como la muerte de un compañero.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria