Nuevo sitio Entrevista a Leandro Albani, autor de “Isis. El ejercito del terror 7 Setiembre 2016

“Los guerrilleros kurdos luchan por la humanidad"

Leandro Albani es periodista y escritor, autor de autor de “Isis. El ejército del terror”, “Kurdistán. Crónicas insurgentes” junto a Alejandro Hadad (2014) y “Revolución en Kurdistán” (2015), entre otros. Actualmente es parte de la redacción de la revista Sudestada, subdirector de Resumen Latinoamericano y colaborador del portal Marcha. A Vencer se acercó hasta la redacción de Sudestada para entrevistarlo.

Edición N° 17

A Vencer (septiembre-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Entrevista a Leandro Albani, autor de “Isis. El ejercito del terror  |  “Los guerrilleros kurdos luchan por la humanidad"

Leandro, tenés dos libros anteriores sobre la lucha del pueblo kurdo, enmarcados en el contexto de Medio Oriente. ¿Cómo llegaste a este libro que está centrado en Isis?

Leandro Albani: En estos tres últimos años, Isis fue la organización desequilibrante en Medio Oriente. Sobrepasó lo que era Al Qaeda y se convirtió en la principal fuerza que los kurdos combatían más allá de Turquía, Arabia Saudí y el mismo ejército sirio. La gran lucha en el norte de Siria es con el Estado Islámico (EI). Ahí me quedó la idea. Además, es un fenómeno muy interesante del último tiempo. El impacto que tuvo cuando surgió en Medio Oriente no lo había tenido hasta ahora ninguna organización terrorista. Al Qaeda tuvo una estructura muy descentralizada y el EI vino a superarla porque tenía poder territorial y llegó a controlar buena parte del norte de Irak y de Siria. Por otra parte, desde que el EI surgió, Oriente Medio entró en una crisis estructural muy grande. La idea fue mostrar eso, los puntos principales del EI, la cuestión territorial, político-militar, la captación de la juventud. Y en la última parte del libro se buscó mostrar hacia donde está yendo.

Para cualquier occidental promedio, Oriente Medio es una región de violencia y guerras continuas, los medios de comunicación no ayudan a clarificar la situación. ¿A qué se debe esa violencia? ¿Cuál es el contexto en que surge Isis?

La mayoría de las opiniones coinciden en que el punto de quiebre se da en 2003 con la invasión de Estados Unidos a Irak para derrocar a Saddam Hussein porque los estadounidenses destruyen la estructura estatal iraquí. El régimen de Saddam era un régimen represivo pero estatalmente era muy fuerte y mantenía ciertas cuestiones sociales. EE.UU. destruye eso y eso es el punto más grave.

La alianza Arabia Saudí y Estados Unidos permite que estos grupos aparezcan, más que nada para aplicar la política saudí, en muchos casos utilizados por EE.UU. para combatir otros grupos que caen en desgracia.

Siempre hay que tener en cuenta que Estados Unidos y sus aliados Israel, Arabia Saudí, Turquía han tenido a ciertos gobiernos de Medio Oriente siempre en la mira. El caso de Siria es muy claro, Irak también y también Libia, si bien se trata del norte de África. Estos grupos comienzan a crecer, siempre teniendo en cuenta que el financiamiento es ilimitado. Arabia Saudí es uno de los países más ricos del mundo, que tiene capacidad para financiar al EI o al Frente Al Nusra o a otros grupos más pequeños.

¿La injerencia extranjera es la única razón?

También a partir de los `90 y posteriormente, hay algunos gobiernos nacionalistas árabes, o lo que quedaba de esa idea de nacionalismo árabe, que comienzan a liberalizar la economía. Y creo que ahí se genera un malestar social y eso es explotado por grupos de este tipo. Hay que tener en cuenta que el Islam es una religión que cruza a la población de una manera muy fuerte a nivel cultural y tal vez los que no vivimos en países islámicos ni profesamos esa religión nos cuesta entender. Hay mucha gente que desde hace mucho tiempo viene sufriendo, sea por la injerencia extranjera o por los gobiernos dictatoriales. Y esto lo dice Ángel Molina en la entrevista: ante la desestructuración de los Estados-nación, la población se repliega hacia su identidad primaria, que es la familia, la tribu, el clan y después es la referencia religiosa, el Islam. Y ahí, el EI hace un trabajo grande con un discurso muy llano, reivindicando a la Umma[1], que tienen que unirse al EI porque son los herederos del Profeta.

Dijiste que se puede observar la presencia de Arabia Saudí, Estados Unidos y también nombraste a Turquía. En el libro citás distintas fuentes que comprueban la injerencia de distintos países. ¿Qué otros actores participan?

Sí. Estados Unidos está siempre ahí, sobre todo desde la caída de la Unión Soviética avanza sobre Medio Oriente. Es bastante conocido el proyecto del Gran Medio Oriente de Bush. Su idea era llegar a Afganistán, Pakistán y ex repúblicas soviéticas que varias son musulmanas. Estados Unidos está siempre por la cuestión de los recursos y para el control territorial por razones geopolíticas. También se da la presencia de Israel que ya hace 70 años que está ahí para generar control y lo que todos sabemos que ocurre producto de su presencia. Desde la "Primavera Árabe" hacia acá no se le ha prestado mucha atención pero Israel protege a grupos terroristas que luchan en el sur de Siria. Israel está muy comprometido, sobre todo porque tiene una enorme influencia sobre la política exterior estadounidense. No hay que olvidarse que el régimen sirio con sus idas y venidas fue siempre un defensor de la causa Palestina. La administración Obama fue distinta a la de Bush que iba y te invadía. Obama siempre utilizó la OTAN o la Coalición Internacional para bombardear países. Turquía con Erdogan y el AKP tienen un plan para Medio Oriente. Ellos vienen de una corriente neo-otomana y están intentando posicionarse como líderes de la región.

Irán también está comprometido en todo esto. Es un aliado principal de Siria, saben que el próximo país a desestabilizar será Irán, más allá de que ahora el gobierno de Rouhaní haya realizado un acuerdo con Estados Unidos. Más allá de todo, es un país díscolo para Estados Unidos, es una potencia emergente en Medio Oriente que ni a Arabia Saudí ni a Israel les conviene. En el caso de Europa, sobre todo Francia ha tenido mucho que ver. Hollande no le ha temblado la mano para bombardear a Siria ni para tratar a los musulmanes de su país como si fueran ciudadanos de cuarta categoría. Hay ocho millones de musulmanes en Francia que son señalados todos los días como terroristas.

¿Cuál es la importancia de comprender el rol de Arabia Saudí, el wahabismo, siendo la corriente ideológica que sostiene a Isis?

A mí siempre me resultó curioso que los países como Arabia Saudí, Qatar, Turquía que profesan corrientes islámicas muy reaccionarias, retrógradas, represivas y que son criticados por una comunidad islámica muy grande (no sólo chiita sino también sunita) son los países que tienen más puntos de contacto con los modelos neoliberales.

Lo interesante del libro es que trabaja con la idea que si bien estos grupos irregulares se enfrentan a Occidente, en realidad para nada se plantean una ruptura con el capitalismo.

Si. Grupos como el EI o el Frente Al Nusra no tienen nada de antiimperialistas. Si es verdad que para muchos pobladores de Medio Oriente, la retórica de estos grupos y las necesidades básicas que no tienen resueltas por ser países destruidos como el caso de Irak, les resulte atractivo hacer la yihad a Estados Unidos pero no tienen un concepto de romper con el sistema. En la entrevista con Melike Yasar, ella dice algo así como que `el EI es la salida más feroz del capitalismo para Medio Oriente´. Eso a mí me impactó porque el EI tiene los vicios más nefastos del capital: el contrabando de petróleo, piezas arqueológicas, la trata de personas. Hoy en día, hay tres mil mujeres yazidíes que están secuestradas por el EI que arma bazares donde las venden, prostituyen a niñas. Además se dedican al tráfico de armas, el tráfico de drogas. En el EI está lo peor del capitalismo.

¿Cómo confluyen los fenómenos del wahabismo y su identificación de enemigos en chiitas, cristianos, yazidíes inclusive sunitas como "infieles" y la estrategia norteamericana de potenciar los conflictos sectarios?

Arabia Saudí siempre ha hecho eso de potenciar esos conflictos. Hace varias décadas que viene apoyando y financiando, no sólo militarmente sino que también ideológicamente, a través de mezquitas y madrazas, escuelas de formación coránica. También en las universidades de Medio Oriente. De hecho en Irán o Siria había ciertos niveles de convivencia entre las distintas etnias. Es interesante observar que lo que hace Arabia Saudí y Turquía de negar a las otras religiones y pueblos es similar a lo que hace Israel a través del sionismo. Esos puntos en contacto los tienen. En Irak quedaron muy claros los conflictos sectarios después de la invasión de EE.UU.

Esta construcción de enemigos tiene una función regional pero también global, sobre todo pos caída de la Unión Soviética. En el libro planteás que el Islam podría cumplir esa función de enemigo global para EE.UU.

Es muy interesante el ejemplo de Afganistán. Estados Unidos apoyó a los muyahidines y después a los talibanes y después de la caída de la URSS, el Islam pasó a ser el enemigo. Estados Unidos necesita todo el tiempo tener un enemigo con quien confrontar, su economía no funcionaría si no fuese así. El Islam pasó a ser lo que fue el comunismo. Es calcado como la propaganda estadounidense funciona. Si a esa propaganda le sacás la palabra Islam y le ponés comunismo, es calcado. Es el temor absoluto al otro, a lo desconocido. Pero a la vez eso es mentira porque uno de sus principales aliados es Arabia Saudí, que profesa como religión oficial el wahabismo. A ninguna de las monarquías del Golfo, Estados Unidos les hace nada.

¿Cómo explicarías el declive del nacionalismo árabe y en paralelo el ascenso del Islam político? La mayoría de las voces señalan la "Guerra de los seis días" como el punto de inflexión.

Sí. Eso es como un punto de quiebre. En general, el nacionalismo tiene un techo, que es el propio marco del capitalismo y hasta donde pueden avanzar. Entonces con la "Guerra de los seis días" hay un punto. Creo que otro punto, es con la muerte de Nasser en Egipto y que su sucesor Anwar Sadat negocie con Estados Unidos e Israel y entregue la causa Palestina. Después, los errores propios: los intentos por liberalizar la economía. El partido Baas es una estructura muy corrompida. Son países capitalistas y el nacionalismo árabe no logró superarlo. Todo el entramado de agresión permanente desgastó al nacionalismo árabe. El otro elemento es la crisis económica global de 2008, esas economías se resintieron mucho.

En el libro decís que la discusión no es si Isis puede o no ser derrotado en términos militares y políticos, sino que el problema de fondo es el wahabismo. Y la definís como una ideología y valores "antihumanos". Pero a la vez el EI que encarna ese proyecto tuvo popularidad porque hay vacios que ocupa.

Ahora no es tanta la popularidad del EI. Es cierto que la adhesión se daba bajo la coacción de las zonas ocupadas y también hay gente que cree en eso. El retroceso del nacionalismo árabe permite el ascenso de grupos del Islam político y sumado a lo que decíamos sobre la liberalización de la economía, mucha gente queda desprotegida y estos grupos se meten ahí, no porque los mandan sino porque ya estaban ahí. El mejor ejemplo son los Hermanos Musulmanes. Si llega una organización con recursos y la gente les plantea acá no tenemos comida, no tenemos salud, etc., está claro que el Estado no está y están ellos.

En la entrevista a Derghougassian, plantea que habría una "estrategia de contención" sobre Isis y otros grupos porque conviene que estén ahí. ¿Compartís esto?

Sí. Igual me parece que si al EI se lo derrota militarmente y aparece un día Putin u Obama y lo anuncian, es probable que a los dos días aparezca otro grupo. Pero es claro que a países como Estados Unidos, Arabia Saudí o Turquía les conviene que esté el EI. Y hay otros países como Rusia o Irán que son más precavidos porque tienen el temor que lo que ocurre se traslade a sus países. Aunque lo que más le preocupa a Rusia es que el status quo en Siria se mantenga, que se estabilice todo con Al Assad o no.

En el caso de la entrevista a Ángel Molina, él ponía énfasis en la "desestructuración de los Estados-nacionales", como fue en Irak a través del proceso de desbaasificación de toda la estructura estatal y se lo relaciona con una participación importante del Isis.

LA: Sí, sobre todo de militares del ejército iraquíes. Uno de los jefes militares de Isis era el que reemplazo a Sadam Hussein en el partido Baas después que lo derrocan. Es interesante porque dice que Estados Unidos ya no estaría interesado en los cambios de gobiernos sino en la desestructuración estatal. En el caso de Irak, está la idea de dividirlo en tres: un Irak kurdo, otro sunita y otro chiita. En el Irak kurdo está toda la riqueza petrolera.

A la vez está la propuesta del EI. Ellos dicen que son un Califato, que implica un emplazamiento territorial pero que no necesariamente implica respetar las fronteras de los Estados-nacionales. ¿Qué importancia tiene?

Sí. Quieren mostrar su capacidad de cubrir lo que los Estados clásicos no cubrían, justamente por eso se presentan como Estado Islámico, ante la desaparición del Estado iraquí o sirio. "Vamos a estar nosotros que le vamos a proveer a la población todo lo que necesita". Pero en general nunca sucedió, si bien ellos dijeron que desde Bagdad hasta Alepo iba ser el Califato y se tratan de parar como representantes de todo el Islam. Y que no tiene que ver sólo con un territorio particular, de ahí su relación con grupos en el Magreb, en el sudeste asiático.

Hemos hablado de la participación de las potencias globales y regionales en Medio Oriente. Uno entiende que tendrían las herramientas para derrotar al EI. Sin embargo, quienes los han derrotado militarmente han sido los kurdos.

Los están derrotando militarmente pero también ideológicamente, que es lo más importante. Es cierto que Estados Unidos y Rusia aportaron bastante con los bombardeos en esta alianza táctica que tienen con los kurdos. Pero pondría el énfasis en lo ideológico, porque ellos lograron en el último tiempo tener una mejor relación con toda la comunidad árabe. La creación de la Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) no es menor. Los kurdos son la antítesis de Isis, con un fuerte contenido democrático, de respeto religioso y étnico, con un proyecto económico que no es claro pero que apunta a ser lo más igualitario posible. Tienen una dirección muy lucida, el liderazgo de Öcalan es inquebrantable, una referencia ética. Y son muchos años de opresión pero de resistencia también. Y que por primera vez ellos puedan llevar delante eso en el norte de Siria, el Confederalismo Democrático es muy significativo. Los guerrilleros y las guerrilleras kurdas luchan -como dicen ellos- por la humanidad. Tienen un objetivo de liberación de los pueblos. Yo que tuve la oportunidad de estar allá, están convencidos, está claro lo que quieren y son gente que entregan su vida por sus hermanos; mientras que el EI lucha por el petróleo o porque le paguen un sueldo.

También se observa una gran capacidad de los kurdos en la construcción de distintos marcos de alianzas.

Sí, con el frente de Fuerzas Democráticas de Siria. En Turquía también lo demostraron con el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) que incluye a la izquierda turca y a los armenios. En el norte de Siria está sucediendo: en la división administrativa en los Cantones es sumamente igualitaria con las otras etnias. Si bien el PKK es el núcleo ideológico de todo, en las distintas regiones tienen autonomía para definir política.

En relación a las últimas semanas, se ha producido la invasión de Turquía a territorio sirio. Parecería haber un cambio de orientación de parte de Rusia y Siria en relación a los kurdos. Todo parece indicar que la situación se hace más adversa.

Creo que en general los kurdos tenían claro que esto iba a pasar después de la reunión entre Rusia y Turquía para restablecer relaciones y en los contactos que hubo entre Siria y Turquía después del intento de golpe. Uno podía ver que la iban a tener dura los kurdos. Y que se iban a poner todos de acuerdo para mantener el statu quo en Siria. Ya cuando ellos declararon la Federación y la autonomía no le gustó mucho a nadie, ni a los gringos ni a los rusos, ni a Siria ni a Turquía. Hay cierto acuerdo entre todos para mantener un equilibrio en Siria y que los kurdos no avancen.


[1] NdE: Hace referencia a la comunidad de creyentes del Islam, comprende a todos aquellos que profesan la religión islámica, independientemente de los estados nacionales.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria