Nuevo sitio Tareas de la etapa 7 Setiembre 2016

Frente político y social e intervención electoral

En agosto desde la OP Hombre Nuevo e Izquierda Revolucionaria difundimos una carta abierta “Por un frente que supere la dispersión y construya alternativa política”. Varias organizaciones compañeras y militantes populares hicieron saber su coincidencia con los ejes centrales del planteo. Se abre una valiosa perspectiva de trabajo común.

Edición N° 17

A Vencer (septiembre-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Tareas de la etapa | Frente político y social e intervención electoral

El ajuste brutal que en estos meses lleva adelante el gobierno de Cambiemos sobre el pueblo trabajador ha encendido la luz de alarma de numerosos sectores permitiéndonos salir en unidad de acción con la voluntad de parar la ofensiva antipopular de la derecha.

Producto de las medidas que arrojan a la pobreza a miles, el consenso inicial del gobierno ha tendido a debilitarse y las protestas se van multiplicando.

La conflictividad social no resuelve por sí misma el problema de la alternativa política. De hecho, el kirchnerismo se propone orientar la resistencia hacia una reconstrucción de sus propias fuerzas. Que la resolución de la interna del peronismo no se convierta en la opción excluyente frente al macrismo dependerá de lo que podamos avanzar desde la izquierda. Y sabemos que con declamarlo no alcanza.

Es preciso ofrecer una herramienta superadora que se constituya en alternativa política con vocación de masas. Que ofrezca un programa político de independencia de clase y que vaya conformando una fuerza social organizada. Se trata de una gran tarea que se irá consolidando en la medida en que demos pasos firmes.

Un aporte desde nuestro campo de la izquierda

Varias organizaciones han retomado el llamado que lanzáramos hace algunas semanas, dando señales de que es una necesidad concreta poner en pie un frente que aglutine a numerosas organizaciones del campo popular que intervenimos de conjunto en la CPS Rompiendo Cadenas, en la campaña No te dejes ajustar y en otros espacios de articulación popular.

Organizaciones como La Caldera o la Juventud Guevarista han escrito respuestas públicas a nuestro planteo. Con otras, hemos avanzado en reuniones donde se han planteado los elementos que permitirían sentar las bases de un frente político que permanezca en el tiempo y supere la mera coordinación.

Para que esto sea posible deberemos ser audaces y tener vocación de unidad, para dar pasos concretos y acercar los matices que cada uno plantea. No podemos darnos el lujo de seguir enfrentando el ajuste de manera dispersa ni dejar que la conflictividad social sea acumulada por proyectos que no van a fondo. Necesitamos poner en pie una referencia anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y latinoamericanista.

En este sentido, es fundamental ir preparando una intervención electoral unitaria para las elecciones del año próximo. Sería un desacierto que el conjunto de organizaciones de nueva izquierda que nos encontramos en la calle dando batallas todos los días, construyendo en los lugares de trabajo, ofreciendo listas antiburocráticas en los sindicatos, construyendo en el movimiento estudiantil y juvenil, en el movimiento territorial, enfrentando la violencia machista, encarando de conjunto la lucha antirrepresiva y en tantos otros territorios, no podamos confluir todas juntas en una acción política común.

Se trata de una propuesta electoral que debe expresar a un sector que, en la práctica, tiene una larga trayectoria de coordinación y entendimiento, y que hoy debe, a nuestro entender, dar un paso más en sus niveles de articulación, planteando una propuesta política común. Por otra parte, entendemos que ponernos una tarea de intervención política, con vocación de masas, nos ayudará a ordenarnos, superando otras experiencias previas en las que se realizaban encuentros, jornadas de reflexión, se constituían mesas, y luego a la hora de la intervención cada cual tomaba un camino diferente.

Desde abajo y a la izquierda

Nos planteamos la conformación de un Frente Político y Social para enfrentar el ajuste en unidad, y en ese marco, la estructuración de una herramienta política común que nos permita una intervención electoral unitaria.

Esa propuesta política supone una apuesta política propia, de este sector militante, independiente de otras fuerzas populares. Pero se trata, a su vez, de una propuesta que debe tomar partido sobre el tipo de proyecto que expresa una alternativa a las propuestas patronales y reformistas. En ese sentido, la delimitación frente a la reconstrucción de experiencias centroizquierdistas es fundamental.

En el mapa político actual, consideramos que la conformación de una opción política que se ubique desde abajo y a la izquierda, con clara delimitación frente a las opciones centroizquierdistas, nos ubica en un campo político de izquierda que es compartido por el FIT, como referencia nacional.

Eso no nos identifica de forma automática con las prácticas ni con la totalidad de las definiciones de las fuerzas del FIT (con las que tenemos importantes diferencias), pero sí orienta una perspectiva general: nos definimos de izquierda, anticapitalistas, y nos proponemos construir en ese campo, lo que nos diferencia fuertemente de los compañeros que tienen expectativa en la reconstrucción de la centroizquierda y en el acercamiento de organizaciones kirchneristas.

Sabemos que el FIT no es el frente que necesitamos, sino apenas un frente electoral, pero debemos sumar allí nuestras fuerzas para colocar a la izquierda en general como un actor de verdadero peso en la escena nacional. Sabemos y criticamos la posición sectaria del FIT frente a los procesos populares de América Latina; sabemos y criticamos la nefasta posición que las organizaciones del FIT tienen sobre el proceso de lucha de clases de los 70; y sabemos y cuestionamos un institucionalismo exacerbado. Sin embargo, también entendemos que en un escenario en el que las opciones mayoritarias serán expresión de proyectos burgueses o centristas, la división de un espacio en que coincidimos genéricamente en una crítica del capitalismo sería negativo para el conjunto de queines no nos encolumnamos detrás de los proyectos patronales.

Por otra parte, no proponemos tampoco la disolución del frente que construyamos en el FIT sino una apuesta unitaria en el mismo tenor de las listas que promovemos en nuestros lugares de trabajo para enfrentar a la burocracia. Por eso, la propia construcción tendrá el desafío de desarrollar el trabajo que ya venimos haciendo, demostrando que es posible construir un frente que supere lo electoral y que pueda funcionar en base a otras lógicas que dejen de lado el internismo o el debate estéril.


- Frente al gobierno de la derecha neoliberal: a organizar la resistencia, unidad de acción e independencia política de clase.

- Por un Frente Político y Social para enfrentar el ajuste de Cambiemos en las calles, en unidad y a la izquierda.

-Por una herramienta electoral común de la izquierda revolucionaria, anticapitalista y popular al servicio de la acumulación política de abajo

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo