Nuevo sitio Masiva Asamblea de Ademys eligió la Junta Electoral y votó medidas de fuerza 22 Agosto 2016

La docencia porteña, por la construcción de un nuevo sindicalismo

Con una excelente convocatoria se abrió el periodo de renovación de dirección del sindicato y se avanzó en medidas concretas para enfrentar el ajuste del macrismo.

Masiva Asamblea de Ademys eligió la Junta Electoral y votó medidas de fuerza | La docencia porteña, por la construcción de un nuevo sindicalismo

El jueves 18 en el Anfiteatro de ATE Nacional, cientos de docentes afiliados y afiliadas de Ademys nos reunimos para votar la conformación de la Junta Electoral, de cara a las elecciones internas en noviembre. De esta manera se abrió formalmente el proceso que culminará con la asunción -en diciembre- de un nuevo Consejo Directivo. En ese marco, más de cuatrocientos docentes votamos por unanimidad una Junta que acordada entre el Frente Multicolor, que designó a cuatro de sus miembros, y la oposición representada por dos compañeros. Este organismo asume la importante tarea de garantizar la transparencia y democracia de los comicios. A su vez, los y las asistentes votamos unánimemente un paro y movilización para este 24.

Además de la relevancia concreta con respecto a las elecciones, la asamblea fue histórica en muchos aspectos. Tanto por la cantidad de trabajadores y trabajadoras que asistieron, como por la contundencia del apoyo que expresaron hacia el frente multicolor, actual mayoría en la conducción. En ese sentido, es notable la diferencia con el escenario político de 2013, cuando la asamblea de Junta Electoral estuvo compuesta casi en partes iguales por adherentes a las agrupaciones que conformarían la Lista Multicolor por un lado, y aquellos que apoyaban al Frente de Unidad Docente (referenciado con el michelismo), por el otro.

Profundizando un poco en lectura, si bien la convocatoria de esta semana debería considerarse sólo como una "foto" de la correlación de fuerzas existente –que no alcanza a reflejar con total exactitud la realidad de los últimos tres años- no cabe la menor duda de que el Frente Multicolor ha demostrado un crecimiento cuantitativo y cualitativo de enorme envergadura. En el apoyo de la docencia se refleja en primer lugar el mérito de una conducción que ha logrado mantener la unidad a pesar de las diferencias, superando la fragmentación que en otros ámbitos persiste entre las agrupaciones. Pero además del aval a la unidad, la convocatoria también da cuenta de una gestión que se puso al hombro la tarea de ampliar notablemente la construcción de un sindicato combativo, democrático y cuya prioridad es la lucha en defensa de la educación pública y por los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Tenemos el orgullo de ser parte de un sindicato que es ejemplo de democracia sindical. Con un consejo directivo elegido por sistema D'Hont -con representación proporcional de mayorías y minorías- y que funciona quincenalmente con reuniones abiertas, a las que cualquier docente puede asistir y también tomar la palabra. Un sindicato participativo que apuesta firmemente a la organización desde las bases, impulsando en estos tres años decenas de elecciones de delegados y delegadas por escuela. Un sindicato que decide sus planes de lucha en asambleas abiertas de afiliados y no afiliados apostando a promover mandatos de escuelas. Un sindicato que pelea no sólo por salario sino que hace una crítica profunda a la educación en función de las necesidades del mercado y el capital, y que plantea una educación que esté al servicio del pueblo trabajador, hacia la transformación social. Un sindicato que no se subordina a ningún gobierno, partido ni central burocrática. Un sindicato que apunta a superar la fragmentación que nos imponen desde arriba y asume activamente como suyos los conflictos docentes que suceden en cualquier lugar del país. Un sindicato que apuesta a romper con la pelea corporativa y por eso apoya en los hechos las luchas todos los y las laburantes, sin importar el sector al que pertenezcan, porque se asume que la clase trabajadora es una sola y la lucha hay que darla de conjunto.

Por todo esto, en las elecciones de noviembre lo que se juega no es sólo en la continuidad de tal o cual fuerza, o tal o cual compañero en la conducción. Lo que con seguridad se va a refrendar es la continuidad y profundización de un modelo político sindical democrático, combativo y con independencia de clase. El balance de estos tres años no estará exento de críticas y autocríticas, con muchas cuestiones a mejorar e inclusive a cambiar; pero nada de eso impide hacer un balance claramente positivo, con perspectivas por demás alentadoras para el sindicato y para el movimiento docente en general. Por todo esto quienes formamos parte de Ademys a través del Colectivo Haroldo Conti, ya sea organizados políticamente o como independientes, vemos necesario fortalecer al sindicato mediante la participación en el Frente Multicolor.

Tenemos por delante la elección de la dirección del único sindicato docente de la ciudad que ha enfrentado de manera consecuente al macrismo a lo largo de todos sus años de gestión. Enfrentando tanto su proyecto privatizador de la educación como sus sistemáticos ataques a las condiciones laborales y salariales de la docencia. Con una línea de independencia política respecto de cualquiera sea el gobierno de turno, de los partidos políticos y de las centrales burocráticas.


Compañeros/as docentes en Ademys

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo