Nuevo sitio Por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos 9 Agosto 2016

En todo el país unamos el grito: ¡Libertad para Belén!

El viernes 12 de agosto, en una iniciativa impulsada por la Mesa por La Libertad a Belén, nos movilizaremos en distintos puntos del país para exigir la libertad de la joven tucumana condenada a 8 años de prisión por la justicia patriarcal por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía.

Por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos | En todo el país unamos el grito: ¡Libertad para Belén!

El 21 de marzo de 2014, Belén llegó a la guardia del hospital Avellaneda de San Miguel de Tucumán por un fuerte dolor abdominal. Allí los médicos que la atendieron le dijeron que estaba atravesando un aborto espontáneo y lo dejaron registrado en su historia clínica. Belén ni siquiera sabía que estaba embarazada; al despertar se encontró en una cama de hospital rodeada de médicos y policías que la revisaban. Fue acusada de haberse inducido un aborto y desde ese momento estuvo detenida bajo prisión preventiva. El pasado 19 de abril, la III Cámara Penal de Tucumán la condenó a pasar 8 años en prisión por "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía". Hoy, lleva más de tres años presa por haber tenido un aborto espontáneo, por ser mujer y por ser pobre.

Durante estos tres años, Belén atravesó un sinnúmero de violencias y violaciones de sus derechos. La primera violencia la sufrió por parte del sistema de salud, ya que los médicos no guardaron el secreto profesional y dieron intervención a la policía acusándola de inducir el aborto –a pesar de que el primer médico de guardia que la revisó le informó que se trataba de un aborto espontáneo. Luego un enfermero le trajo un feto en una cajita, quien obligándola a mirar le dijo: "este es tu hijo, miralo". A partir de acá, el relato se torna escabroso: policías en un hospital examinándola, personal de la salud acusándola de "asesina", el encierro y la desprotección.

El sistema judicial tucumano hizo y hace su parte: durante esos dos primeros años Belén no tuvo una buena defensa. El primer abogado que tomó el caso extorsionó a su familia con el dinero y pedía una suma imposible de pagar, la defensora oficial que le dio el Estado le sugería "que se declare culpable" a pesar de que ella aseguraba -y asegura- no haber cometido ningún crimen. La justicia procedió en una causa que está llena de contradicciones: la acusación se basa en un feto que fue encontrado en el Hospital, pero los horarios registrados entre la aparición del supuesto feto y el ingreso de Belén a la guardia del hospital no coinciden. Además nunca se realizó una prueba de ADN que compruebe alguna relación y después el feto desapareció, no se lo vio más.

"Que ninguna mujer tenga miedo de ir a un hospital"

El fallo que condena a Belén demuestra a todas luces que las mujeres somos absolutamente vulnerables ante un Estado y un sistema judicial burgués misóginos y reproductores de las estructuras patriarcales de la sociedad. Deja expuesto que en la actualidad no todas tenemos el mismo acceso a la justicia: las mujeres llegan a diario a los hospitales con abortos espontáneos, es un proceso biológico que puede ocurrir, sin embargo ¿cuántas de ellas son condenadas a 8 años de prisión?

Es tan condenable, en la moral patriarcal de nuestros días, la mínima posibilidad de que una mujer haya interrumpido un embarazo que ante la primera sospecha de médicos/as y enfermeros/as, se da intervención a la policía, se atropellan derechos y se encarcela sin pruebas. Desde la cárcel Belén dice: "Que ninguna otra mujer pase por lo mismo ni tenga miedo de ir a un hospital" y a pesar de lo que ha vivido estos tres años quiere luchar.

La abogada Soledad Deza, militante de "Católicas por el Derecho a Decidir", tomó conocimiento de su causa y actualmente es su defensora. Desde ese momento, las organizaciones políticas, sociales y feministas han podido hacerse eco de la lucha que viene llevando adelante Belén y han hecho masivo el reclamo, exigiendo que se la libere de inmediato.

Las repercusiones internacionales no se hicieron esperar, tanto el Comité de Derechos Humanos de la ONU como Amnistía Internacional han pedido que el Gobierno Nacional dé explicaciones por el escandaloso fallo, que se revise la condena y se dé la libertad a la joven tucumana. La respuesta de Macri fue contundente: en el Congreso Eucarístico Nacional que tuvo lugar en Tucumán dijo estar "a favor de la vida desde la concepción hasta la muerte" y al ser consultado por una periodista mejicana por el caso de Belén se limitó a decir que "se trata de un caso muy complicado", desligándose por completo de la situación y aludiendo a la independencia del poder judicial tucumano.

Actualmente, gracias al reclamo y la organización feminista se está ejerciendo mucha presión sobre los que tienen el poder y sobre todo se está difundiendo un caso que resulta emblemático de las violencias que viven las mujeres de los sectores populares. Incluso, el ministro fiscal Edmundo Jiménez afirmó que "debe anularse el fallo" y dijo: "Estimo que es un caso que no tiene pruebas suficientes para que haya una condena...". La condena ha sido apelada y la decisión estará en las manos de los jueces Daniel Posse, Antonio Estofán y Antonio Gadur que tienen 90 días para pronunciarse al respecto.

La lucha está en nuestras manos

En este marco, se han conformado en todas las provincias Mesas de coordinación y acción entre distintas organizaciones por la Libertad de Belén. De la Mesa Provincial de Tucumán sale la iniciativa de movilizarnos en todo el país para hacer sentir el apoyo a Belén y para gritar bien fuerte que la queremos libre. No queremos ni una mujer más presa por aborto, ni espontáneo ni inducido. El horizonte de esta lucha sigue siendo el mismo: que en nuestros cuerpos no se meta la Iglesia, el Estado ni el mercado, que dejen de criminalizarnos.

Desde Izquierda Revolucionaria entendemos que es fundamental demostrar con unidad y en las calles la fuerza del movimiento de mujeres en nuestro país. Apostamos a la organización popular para conquistar lo que aún nos falta y es por esto que el viernes 12 de agosto nos movilizaremos una vez más para hacer escuchar el grito:


¡LIBERTAD PARA BELÉN! ¡Anulación inmediata de la condena!

Si tocan a una nos organizamos miles, seguiremos luchando por nuestros derechos hasta que caigan el capitalismo y el patriarcado.


Convocatorias de Movilización:

+ CABA: 17 hs, en el Obelisco

+ Mar del Plata: 16 hs radio abierta, 17 hs movilización, en San Martín y Mitre

+Córdoba: 17 hs, en Colón y General Paz.

+ Mendoza: 18 hs, en Km 0.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria