Nuevo sitio Impunidad en Paraguay 9 Agosto 2016

Caso Curuguaty, causa nacional. Justicia es ¡Nulidad Ya!

La Masacre de Curuguaty fue un hecho aberrante ocurrido en el departamento de Canindeyú, (Paraguay) el 15 de junio de 2012 cuando murieron asesinadas 17 personas (11 campesinos 6 policías). Ese acontecimiento fue armado y utilizado para desplazar al entonces presidente Fernando Lugo en un fugaz e ilegitimo “juicio político” y para intensificar una campaña de criminalización y estigmatización sobre los campesinos que luchan por la tierra, en uno de los países más desiguales de América Latina.

Impunidad en Paraguay | Caso Curuguaty, causa nacional. Justicia es ¡Nulidad Ya!

Luego de un largo proceso judicial plagado de vicios e irregularidades, los jueces Ramón Trinidad Zelaya, Samuel Silvero, Beníto González condenaron sin pruebas a penas de 4 a 35 años de prisión a 8 campesinos, Rubén Villalba, Luis Olmedo Paredes, Arnaldo Quintana, Néstor Castro Benítez, Adalberto Castro, Juan Carlos Tillería, Felipe Benítez Balmori, Alcides Ramón Ramírez, y 3 campesinas, María Fany Olmedo, María Dolores López y Lucía Agüero totalmente acorde a lo solicitado por la fiscalía el 11 y el 18 de julio del 2016. Así, condenaron a inocentes para evitar juzgar a los verdaderos responsables.

Pedimos que el juicio sea declarado NULO porque:

-No hubo invasión de inmueble ya que las tierras son del Estado y objeto de la reforma agraria. Los campesinos y campesinas que habitaban esa tierra son sujetos de la reforma agraria.

-Solo se investigaron las muertes de los policías y no la de los campesinos y campesinas. El proceso ha sido parcial y arbitrario.

-No se ha probado la culpabilidad de los campesinos y campesinas acusados. No se presentó ninguna prueba que permita sostener una condena. Esa sentencia es contraria a derecho porque no tiene sustento jurídico, ni factico.

-Se trata de una condena política e ideológica con la única finalidad de reprimir la lucha por la tierra. El armado de causas se está instalando como mecanismo de disciplinamiento en el funcionamiento ordinario de los procesos judiciales con el principal objetivo de perseguir a los movimientos populares.

-No hubo "asociación criminal" sino familias organizadas que demandaban la tierra que les corresponde por derecho.

-Se pretende castigar a los campesinos por buscar tierra para vivir y así garantizar que los sojeros puedan continuar saqueando al pueblo paraguayo.

Curuguaty desnuda todos los problemas del Paraguay: la concentración de la tierra, donde el 85% está en manos del 3% de la población, la acción perversa de las mafias organizadas, la represión a la lucha campesina, el accionar viciado del poder judicial, la existencia de presos políticos y sus deplorables condiciones de detención.

El 11 de julio todo un pueblo fue condenado porque se ha comprobado que todo aquel ciudadano que no detente poder político y económico puede sufrir el atropello de esta justicia terrorista del Paraguay. Reclamamos la inmediata libertad de los campesinos y campesinas, presos políticos por la Masacre de Curuguaty y exigimos una verdadera investigación seria que considere todas las pruebas y condene a los verdaderos culpables por la muerte de las 17 personas.

El corrupto juez Ramón Trinidad Zelaya se apodera del derecho a decir que su juzgado define "Qué pasó en Curuguaty", cuando todo el pueblo paraguayo y la comunidad internacional ha presenciado durante estos 4 años las numerosas irregularidades que se produjeron con la finalidad de criminalizar la lucha campesina, la protesta social y la búsqueda de los derechos territoriales.

Desde el Movimiento 138, Colectivo de resistencia cultural de la migración paraguaya en Argentina, lejos estamos de bajar los brazos. Seguiremos buscando justicia hasta ver al último compañero en libertad.


¡Es tiempo de Libertad, Marina Kue es del pueblo!


Colaboración del Movimiento 138


Contactos: movimiento138@gmail.com

Comentarios

Movimiento 138
Autor

Movimiento 138

Otros articulos