Nuevo sitio Flexibilización laboral 5 Agosto 2016

El diario La Nación, asesor para la explotación

El martes 26 de julio, la editorial del diario La Nación, una vez más, fue la voz de la burguesía de manera explícita, plasmando en el papel su apuesta a ir por más.

Edición N° 16

A Vencer (agosto-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Flexibilización laboral | El diario La Nación, asesor para la explotación

Así como no tuvieron el más mínimo reparo, el día después del ballotage, de oficiar de voceros de los sectores fascistas en nuestro país para pedir a gritos que se dé marcha atrás con los juicios a los genocidas, hoy piden "Un cambio indispensable en las relaciones laborales", para aumentar aún más la rentabilidad de las empresas. Los miles de despidos en el sector público y privado, y el millón y medio de nuevos pobres, garantizan un enorme ejército de reserva con el que los empresarios se asegurarán inmensas ganancias a muy bajo costo.

Detrás de la consigna de "un modelo sindical transparente", reclaman que se termine con la negociación colectiva del convenio de trabajo, lo que dejaría a las empresas o fábricas la libertad de negociar con sus trabajadores los salarios o las obligaciones para con ellos (cargas sociales por ejemplo) a su antojo, sin tener el más mínimo contrapeso. Ya hoy, por el nefasto papel que juegan las centrales y los sindicatos, los trabajadores estamos perdiendo con creces nuestros salarios y condiciones laborales, más aún avanzarán sobre nosotros si atacan de manera estructural la posibilidad de la negociación colectiva. Dirigida de manera directa a los burócratas, La Nación plantea: "En cualquier caso, el acuerdo debería ser colectivo y no individual. El carácter colectivo comprende al conjunto de los asalariados de la empresa (…) La negociación descentralizada debe ser un motor de la reformulación del modelo de relaciones laborales. La capacidad negociadora de los trabajadores siempre se asegura con el derecho de huelga".

Pero lo central de la nota está en cómo aconseja La Nación al gobierno para reformar el modelo de explotación: que las cargas sociales se las pague el propio trabajador, así de paso va generando una caja de ahorro que sirva como seguro de desempleo; que los aumentos dependan de la productividad y las ganancias de las empresas; que se cuente con un sistema informático que comprenda el régimen previsional, el de riesgos del trabajo, las asignaciones familiares, los planes sociales y el sistema de salud; que se flexibilice aún más y se facilite la contratación; que los trabajadores tengan, por el mismo salario, multifuncionalidad, polivalencia funcional y jornadas variables o flexibles; que se premie a las empresas que creen "puestos de trabajo" o contraten a personas discapacitadas.

Evidentemente, si son altas las expectativas de la burguesía en este período del mega ajuste, es porque encuentra en el gobierno su representación más fiel, absolutamente despojada de contradicciones. Así lo expresó en La Rural Jaime Campos, presidente de la Asociación Empresaria Argentina (AEA): "Todos sabemos que la herencia ha sido terrible, y lo bueno es que se están tomando medidas para eso". Hablaba desde en nombre de su clase, junto a los más altos representantes de los bancos, la industria, el comercio y el campo.

Se trata, para Cambiemos y sus asesores de La Nación, de arremeter al máximo sobre los trabajadores para garantizar la explotación, y con ella las ganancias del empresariado, pues bajo el capitalismo, ésta su única forma de reproducirse como clase dominante.

Ante este panorama, es fundamental la organización de las y los trabajadores para resistir estos ataques. Pero mucho más todavía para dar la lucha por la superación de estas relaciones sociales y terminar con la explotación.

Comentarios

Valeria Mustoni
Autor

Valeria Mustoni