Nuevo sitio Libertad sindical 14 Julio 2016

Triunfo del SiPreBA en Clarín

Fruto de la presión gremial y judicial la empresa AGEA- Clarín tuvo que reincorporar a Alejandro Ontivero, trabajador jornalero que hace tres meses, luego de ser electo delegado gremial por SiPreBA, no era llamado a trabajar. Un gran triunfo para el gremio de prensa y para los trabajadores de Clarín.

Libertad sindical | Triunfo del SiPreBA en Clarín

La Comisión Interna de Trabajadores de Prensa de AGEA- Clarín, nacida en 2012 al calor de las luchas por salario, volvió a dar un gran ejemplo de organización para todo el gremio. En el 2000, la empresa de Magnetto, con la complicidad activa de la burocracia de la UTPBA, desguazó la organización gremial en el diario despidiendo a todos los candidatos a delegados y 117 trabajadores. Entre otras peleas, uno de los objetivos de la nueva Comisión Interna fue organizar a los trabajadores de expedición que realizan sus tareas en la planta ubicada en la calle Zepita (el sector periodístico y administrativo lo hace en Tacuarí). Es una lucha estratégica, tanto por la importancia de la unidad entre ambas redacciones, y porque en Zepita se encuentra el sector mas postergado del gremio: compañeros que trabajan a destajo, que son convocados de manera diaria y que desde hace años no tienen vacaciones, francos, que no gozan de ningún derecho. El 31 de marzo de este año se presentaron como candidatos a delegados por el SIPREBA Diego Bruschini y Alejandro Ontivero, que trabaja con un contrato diario, y que como represalia no volvió a ser convocado por la patronal, hasta que ahora, fruto de la presión gremial y judicial fue reincorporado.

Dialogamos con Francisco "Paco" Rabini, delegado de la Comisión Interna de Tacuarí y Tesorero del SIPREBA y con Alejandro, para que nos cuenten cómo se vivió este triunfo al interior del diario.

A Vencer: ¿Cómo caracterizan este paso que dieron con la reincorporación de Ale?

Paco: Para nuestra organización la reincorporación de Ale es, por un lado un triunfo enorme, porque la empresa se había bloqueado para que él no vuelva nunca mas a pisar la planta impresión y haber logrado torcer esa decisión implica un alto grado de madurez con el que se construyó la presión suficiente. Por otro lado un paso intermedio hacia otras reivindicaciones pendientes.

AV: ¿Cuáles son esas reivindicaciones?

Alejandro: Lo mas importante, a corto plazo, es que la empresa de un plan de efectivización para los compañeros que hace quince años son contratados. Hay gente contratada anual, mensual y hasta diariamente, como es mi caso. Eso no se puede aceptar. Por otro lado, lo mas importante de todo es que la gente, los trabajadores, pierdan el miedo a organizarse, a comprometerse. Nuestro gran logro va a ser hacer una asamblea en la planta de Zepita.

AV: ¿Cuáles fueron las claves, además de la acción judicial, de esta victoria?

Ale: Creo que Clarín tuvo que dar marcha atrás y devolverme mi puesto de trabajo por la gran presión que ejercieron los compañeros, en la redacción (Tacuarí), ya que la empresa no se esperaba que la redacción apoye a un operario, y los compañeros del gremio y el SiPreBA. Ahí demostramos que la organización es lo mas importante para el trabajador. Y por otro lado el rápido accionar del abogado del sindicato Gianibelli, pidiendo un amparo. Estas cosas que antes se tapaban hoy con el apoyo de Sipreba, que es un gremio que está en la calle con nosotros, se pueden mostrar y denunciar públicamente.

AV: ¿Cuál fue la reacción adentro de la planta de Zepita?

Ale: La reacción de los compañeros cuando reingresé fue la mejor. Saben que tienen un delegado elegido genuinamente que los va a representar. Muchos que estaban con miedo a hablar o a pedir sus derechos básicos ahora se acercan. Sabemos que sólo luchando todos juntos es que podemos hacer que se cumplan esos derechos. Antes sólo existían delegados de la patronal (avalados por la UTPBA). Por otro lado fue increíble el apoyo que recibimos de los compañeros de Tacuarí, que pusieron huevos y realizaron medidas que la empresa nunca se esperó. La unidad entre la redacción y la planta impresora es fundamental para conseguir nuestros derechos y quedó demostrado.

AV: ¿Esta pelea a su vez empalmó con la lucha salarial en Tacuarí?

Paco: Teníamos dos reivindicaciones claves: mejorar la paritaria bochornosa que firmó la UTPBA y por otro lado reincorporar a Alejandro y mejorar las condiciones en Zepita. Lo principal se alcanzó que es Ale vuelva a trabajar, ahora vamos por lo demás. El triunfo además ratifica la importancia de la solidaridad y la concepción de quienes nos comprometimos con los trabajadores de Zepita. Fue un desafío grande para nosotros: la presión y las medidas de fuerza lo ejercimos desde Tacuarí, que es donde está la redacción y el sector periodísticos y administrativo, en solidaridad con un compañero que está en la planta de impresión, que no labura todos los días con nosotros. Y eso requirió tener que convencer compañeros de que la pelea era importante, que ese es un sector estratégico, que esto redundará en un beneficio para todos y mas allá de lo utilitario, nosotros no podemos ver impávidos cómo la empresa somete a compañeros a condiciones de esclavitud sin hacer nada al respecto. Nos corresponde, tenemos una obligación ética de combatir eso. Esta victoria es un espaldarazo a eso. Ahora vamos por la efectivización.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria