Nuevo sitio Fallecimiento 14 Julio 2016

Compañero "Cachito" Fukman, nos vemos en la lucha

El referente de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), Enrique "Cachito" Fukman, falleció este miércoles 13 y su partida conmovió a la militancia popular. Nuestra compañera María del Carmén Verdú recuerda al entrañable e inclaudicable luchador del movimiento de Derechos Humanos, que sostuvo sin titubear su independencia frente a los gobiernos de turno.

Fallecimiento | Compañero "Cachito" Fukman, nos vemos en la lucha

…y sepan que sólo muero

si ustedes van aflojando

porque el que murió peleando

vive en cada compañero.

(Milonga del fusilado)

Era la una de la tarde del miércoles 13 de julio en Buenos Aires. Un día cualquiera, a una hora cualquiera. Un grupo de militantes discutiendo sobre las luchas en curso, las actividades inminentes, las tareas. Y de pronto, el silencio. La incredulidad, la angustia, el dolor. No había manera de matizar la noticia. Se murió Cachito. Se nos murió.

No me acuerdo exactamente cuándo nos conocimos. Cachito era de esos compañeros que parece que siempre estuvieron ahí. Debe haber sido a principios de los '90, cuando CORREPI y la AEDD daban, casi en simultáneo, sus primeros pasos. Cuando los compañeros ex detenidos desaparecidos dijeron "Porque luchábamos nos desaparecieron, porque aparecimos seguimos luchando", e irrumpieron en el movimiento de derechos humanos para convulsionarlo. Porque eran los aparecidos que nos recordaban las razones de su lucha, y la necesidad de continuarla.

Codo a codo con Cachito y Adriana Calvo –imposible hablar de uno sin la otra- dimos la pelea por instalar la consigna "Contra los represores de ayer y de hoy" en el espacio de organización de las marchas del 24 de marzo, que por su impulso se conformó en el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, una instancia de coordinación y unidad de acción amplia y efectiva, que fue creciendo en su capacidad de intervención hasta convertirse en la ineludible referencia que hoy contiene y acompaña todas las luchas.

Con Cachito encaramos la masificación de la pelea contra la criminalización de la protesta; la visibilización de la represión en los barrios, con su saldo de pibes fusilados por la policía, torturados y desaparecidos, la defensa de los presos políticos, los perseguidos, las victimas de las causas armadas por la policía.

Con Cachito recorrimos comisarías, juzgados y cárceles. De Jujuy a Tierra del Fuego, junto a los trabajadores represaliados y las madres de las víctimas del gatillo fácil y la tortura.

Con Cachito nos abrazamos, nos reímos, enfrentamos comisarios, escandalizamos jueces, cortamos calles y avenidas, visitamos presos políticos, nos abrazamos y seguimos peleando ante alguna derrota, nos volvimos a reír y abrazar con algún triunfo.

Fuimos, vinimos, discutimos, disentimos, acordamos. Marchamos juntos, siempre.

Cachito dio cátedra de cómo construir unidad de acción sin inclinar ni un poquito las banderas, y enseñó con el ejemplo que la memoria, por la memoria misma, sin anclaje en las luchas del presente, no es más que nostalgia, y que no sirve para nada si dejamos pasar una injusticia actual sin reaccionar.

Hoy mi dolor es inmenso, tan grande como es la alegría de poder decir que me llamaba compañera.

Se nos fue, demasiado temprano. Nos dejó una enorme tarea. Estar a su altura en cada pelea, sostener lo construido, defender lo ganado e ir por más.

Seguimos en tu camino, compañero Cachito. En cada lucha nos veremos, porque el que murió peleando, vive en cada compañero.

Comentarios

María del Carmen Verdú
Autor

María del Carmen Verdú

Abogada, referente nacional de la lucha antirrepresiva.