Nuevo sitio Editorial A Vencer, edición de julio, elaborada junto con Hombre Nuevo 6 Julio 2016

Ajuste macrista y descomposición kirchnerista

El caso del ex Secretario de Obras Públicas tiene hondas resonancias en la política nacional. Por un lado, puso de manifiesto la ofensiva del macrismo y sus aliados para golpear al kirchnerismo. Además, le funciona como un excelente distractor para continuar con la batería de políticas antipopulares que impulsa desde el día uno de su gobierno. Por otra parte, este caso aceleró el reacomodamiento dentro peronismo y dejó mal herido al kirchnerismo. Queda en evidencia, entonces, la necesidad de construir un proyecto político de los/as de abajo y con independencia de clase, única salida para la corrupción estructural de los partidos patronales.

Edición N° 15

A Vencer (julio-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Editorial A Vencer, edición de julio, elaborada junto con Hombre Nuevo | Ajuste macrista y descomposición kirchnerista

Los 9 millones de dólares que el Secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López revoleó sobre el muro de un convento, son mucho más que un caso mediático.

En primer lugar, dan cuenta de una ofensiva del macrismo, los grandes medios de comunicación y el poder judicial para hacer retroceder al kirchnerismo, que hasta hace pocos meses se presentaba como su principal rival político. Lo deja en claro el espectacular allanamiento de propiedades de Cristina Kirchner en Santa Cruz, vinculado a la investigación por los negociados de Cristóbal López y su socio Lázaro Báez. En la misma agenda, están una quincena de funcionarios kirchneristas, como el allanado ex Ministro de Planificación Julio de Vido, el ex Vicepresidente Amado Boudou, o el ex Secretario de Transporte Ricardo Jaime.

El impulso de la llamada "Ley del arrepentido", ya aprobada en la cámara de diputados, promete ser un mecanismo "a medida" para profundizar esta escalada, en la que se podrán amparar personajes como López o Báez a cambio de entregar peces más gordos.

Esta ofensiva en nombre de la "lucha contra la corrupción" sirve al macrismo como distractor: por un lado, para fortalecerse como actor indiscutido de la política nacional y desarticular al kirchnerismo como referencia opositora; por otro, para desplegar con gran impunidad su programa económico antipopular en función de los intereses del gran capital. Este programa de ajuste que implica baja de retenciones para el empresariado agrícola, beneficios para el capital bancario; y ataque contra el pueblo trabajador por medio de despidos, devaluación, caída del salario real y tarifazos. Además, como admite Marcelo Bonelli -un vocero indisimulado del establishment-, es un mecanismo efectivo para correr del centro del debate el fracaso de su propuesta económica, en la que prometía baja de inflación e inversiones al entrar el "segundo semestre".

Por supuesto, este arrebato antikirchnerista deja al desnudo la completa discrecionalidad de la agenda judicial y mediática, que poco y nada hace frente a un escándalo de envergadura mundial como los Panamá Papers, que afecta al Presidente y a hombres del riñón macrista como el intendente de Lanús y ex Ministro de Hacienda porteño Néstor Grindetti, ni ante ninguno de los negociados de Macri y los demás funcionarios de Cambiemos.

Reacomodando el peronismo

La trascendencia del caso López aceleró el reacomodamiento de las filas del peronismo.

Ya desde el momento en que el FPV perdió las elecciones comenzó la diáspora. La dirección de la CGT, con Caló a la cabeza, acompañado por otros impresentables como Rodríguez de UPCN, abandonó el barco para negociar con el nuevo gobierno y armar la CGT unificada con los "traidores" Moyano y Barrionuevo. Un camino idéntico tomaron los empresarios "amigos" de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Y lo mismo sucedió en las filas de la política: mientras intendentes y gobernadores se acercaron al macrismo para poder mantener el flujo de recursos, Diego Bossio encabezó la salida de quince diputados del FPV.

Ahora, tras López, la diáspora se aceleró. Otros seis diputados, del Movimiento Evita, salieron del bloque, y seguidamente se retiraron seis legisladores ligados a gobernadores en el Parlasur.

El FPV está gravemente herido, acompañando la completa devaluación del kirchnerismo al interior del PJ. Allí, bajo la presidencia de Gioja y Scioli, una "Comisión de Acción Política" integrada por gobernadores está preparando la ruptura definitiva del bloque de diputados del FPV dirigido por Recalde, con la apuesta a arrastrar a la mayoría a una bancada del PJ no kirchnerista. Algo similar sucederá en la cámara alta donde el kirchnerismo solo cuenta con ocho senadores.

De la mano de esa orientación, se apuesta a la apertura del PJ a otros peronistas, hasta ayer tildados como "traidores", como De la Sota, Solá y Massa. Como dijo el "Chino" Navarro del Movimiento Evita: "Tenemos la voluntad de construir un peronismo amplio… Si Sergio Massa demuestra una verdadera vocación de oponerse al oficialismo estamos dispuestos a charlar con él y con el Frente Renovador".

Ya a esta altura las negociaciones parlamentarias se realizan sin condicionamientos del kirchnerismo. Así Pichetto, Massa y gobernadores peronistas negociaron los pliegos para la Corte Suprema y la ley de blanqueo. Y el allanamiento a De Vido fue votado con el aval o la ausencia cómplice de muchos diputados peronistas. Por medio de este desgranamiento, el peronismo se prepara para lavarse la cara, adecuarse con un discurso ubicado a la derecha con los tiempos que corren y volver en pocos años a disputar, aggiornado, la conducción del país.

Un golpe al corazón del kirchnerismo

Pero el caso de López impactó, además, sobre los sectores más comprometidos con el proyecto kirchnerista.

Hasta el momento esa fuerza política había logrado desestimar decenas de denuncias sobre el enriquecimiento millonario de sus funcionarios y amigos. En nombre de la lucha contra Clarín, "el campo" o "los buitres", toda la dirigencia política y el grueso de la militancia de a pie, había subestimado la gravedad de semejante contradicción: un gobierno que se presentaba como popular, pero que contaba con el enriquecimiento millonario de un sector de funcionarios y empresarios aliados.

Sin embargo, debilitado por la derrota electoral, por la diáspora de quienes se reacomodaron con la nueva coyuntura, y por la carencia de medios y recursos que brindaba el control del Estado, el kirchnerismo vivió el impacto del caso López con una contundencia muy superior a la de los negociados de Jaime, o Boudou.

Se desgaja la fe ciega en un proyecto en donde, como está a la vista, la corrupción no es circunstancial sino estructural.

La fortuna millonaria del ex Secretario de Obras Públicas, que al igual que De Vido acompaña a los Kirchner desde hace más de dos décadas y ya formaba parte de su equipo en Santa Cruz, se emparenta con la de decenas de otros funcionarios. Lejos de ser un emprendimiento individual, se desplegó con la anuencia de Julio De Vido, en un sistema de "retornos" en obras públicas que estaba bajo la tutela política de Néstor y Cristina Kirchner.

La riqueza millonaria de esos funcionarios que hoy ostentan mansiones lujosas y numerosas cuentas bancarias fue sólo el vuelto de las ganancias faustuosas de sectores empresarios ligados a la obra pública y las concesiones del Estado. Entre ellos, Cristóbal López y Lázaro Báez, pero también empresas como Techint de Paolo Rocca, y Calcaterra de Angelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri. Los millones de esos empresarios y de esos funcionarios -que se autodenominaron "nacionales y populares"- contrasta de forma indignante con las condiciones de vida de las grandes mayorías populares, tornando más grave la falta de iniciativa para enfrentar problemas tan fundamentales como la persistencia de la pobreza, el trabajo en negro, o las pésimas condiciones en que están la salud y la educación públicas. Nadie puede hablar ya de uno, ni diez "traidores", sino centenares de políticos y sindicalistas, incluyendo sus más altas líneas, que aprovechan las turbulencias del caso López para acelerar su desvinculación del kirchnerismo y encontrar un lugar en la política que les permita seguir viviendo de sus negociados y sus puestos, sin la menor dificultad en dejar tiradas las banderas del "proyecto nacional y popular" que ayer flameaban.

Estos golpes, por si fuera poco, no afectan solo al kirchnerismo orgánico, sino a todo un sector del pueblo trabajador que durante la década pasada apostó a ese proyecto, ya sea como una alternativa en la cual confiaran o como un "mal menor", depositando un voto de confianza en "la política" y que hoy ve la inconsistencia de ese proyecto.

Construir un proyecto para nuestro pueblo

No tenemos dudas de que una tarea fundamental de este momento es enfrentar a un gobierno entreguista y antipopular como el de Macri, frenar sus medidas de ajuste, sus ataques a los trabajadores. Lo hacemos a diario, y lo hacemos de conjunto con todos aquellos que, más allá de su orientación política, estén dispuestos a asumir de forma consecuente esa lucha.

Tenemos claro, además, que nuestra pelea tiene como apuesta de fondo la felicidad de nuestro pueblo, la conquista de condiciones económicas, sociales y culturales dignas para las amplias mayorías.

Y hemos aprendido de la historia de nuestro pueblo trabajador, de sus penurias y sus luchas, algo que ratificamos con la experiencia presente: sólo una opción política propia de los trabajadores y el pueblo, independiente de empresarios, de banqueros y terratenientes, incluso de los que vistan ropaje "nacional", puede dar una respuesta de fondo a las necesidades populares.

Creemos en la política, sí; pero en la política de los de abajo.

La derrota definitiva del gobierno de los CEO que dirige Cambiemos no llegará de la mano de un nuevo gobierno "pagador serial" de la deuda externa y nutrido de funcionarios como José López, Jaime o De Vido, beneficiarios directos de los negociados del empresariado.

Si limitáramos nuestras perspectivas a la derrota del macrismo, sin construir un proyecto que pueda ser una alternativa realmente popular, estaríamos condenados a la repetición de las actuales frustraciones.

Por el contrario, la posibilidad de construir un proyecto propio de los trabajadores y el pueblo, está atada a la acumulación de poder popular, a la consolidación y crecimiento de las organizaciones de la izquierda y el campo popular en una perspectiva de poder, con independencia política de las clases dominantes y los partidos patronales como el PRO, la UCR o el PJ.

Para aportar a esta perspectiva desde la izquierda debemos poder superar limitaciones actuales, promoviendo espacios unitarios de articulación del movimiento obrero clasista y combativo y de las distintas instancias en las que se organiza nuestro pueblo trabajador, generando iniciativas unitarias para la intervención política contra el macrismo, y desplegando propuestas políticas propias de cara al conjunto de nuestro pueblo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo