Nuevo sitio México 6 Julio 2016

Los docentes de Oaxaca se rebelan contra la reforma educativa

Marchas multitudinarias en distintos puntos del país, 45 días de huelgas, 20 cortes de rutas configuran la conflictiva actualidad del pueblo trabajador mexicano. La lucha de los docentes es la punta de lanza en la resistencia contra el ajuste y el neoliberalismo en México y ejemplo para toda América Latina.

Edición N° 15

A Vencer (julio-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

México | Los docentes de Oaxaca se rebelan contra la reforma educativa

Al cierre de esta edición, los docentes del estado de Oaxaca, al sur de México, llevan ya 45 días de enconada lucha contra el Estado federal que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto y sostienen más de 20 cortes de ruta en todo el estado.

Dos hitos son señeros en esta lucha: en primer lugar, la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en el Estado de Guerrero en 2014; y más recientemente, la brutal represión en Nochixtlán, el pasado 19 de junio. Ambos se explican en un contexto de importantes reformas impulsadas por el gobierno nacional y la creciente resistencia popular a las mismas.

El pacto, la reforma, la resistencia

El 2 de diciembre de 2012, Enrique Peña Nieto, por entonces recientemente electo en conjunto por los partidos hegemónicos de México firmaron el Pacto por México. Este documento, debatido consensuado por el PRI, el PRD y el PAN durante tres meses contenía, entre un conjunto importante de reformas, varios "compromisos" referidos al sistema educativo. Entre ellos el compromiso número 8, en el que el gobierno se comprometía a dotar "de autonomía plena al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), consolidando un sistema de evaluación integral, equitativo y comprehensivo, adecuado a las necesidades y contextos regionales del país"; y otro, el número 12, en que se sostiene que "…se promoverá que el progreso económico de los maestros sea consecuente con su evaluación y desempeño…"

Este pacto devino en un conjunto de leyes aprobadas por el poder legislativo y entonces comenzó la resistencia. En setiembre de 2013, cuando quedó formalmente aprobada la Ley General de Servicio Docente, la capital de México había visto más de una decena de marchas multitudinarias, con decenas de miles de docentes y estudiantes que ponían sobre la mesa la profundización de precariedad laboral docente que representa la reforma.

Luego de aprobada la ley nacional, cada estado del país fue adoptando la reforma sucesivamente. Esto significa que cada uno de los estados –recordemos que México posee un sistema político federal– aprobó mediante sus propios cuerpos legislativos la reforma. En medio de ese proceso tuvo lugar la desaparición forzada de 43 estudiantes de magisterio en Iguala. Se trataba de normalistas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que fueron baleados y luego desaparecidos. A pesar de las versiones oficiales de que se habría tratado de una disputa entre narcos que, equivocadamente acabaron con la vida de los jóvenes y luego incineraron los cadáveres, las pruebas y la historia se acumulan en un sentido contrario. La potencialidad de lucha de estudiantes y docentes es indomable, para ello basta recordar la puebla de Oaxaca en 2006, que puso en jaque al gobierno del Estado y frenó en varias ocasiones la represión del ejército. Es por esto que la masacre de Iguala fue un escarmiento en particular a uno de los sectores más radicales que luchan contra la reforma, y en general, un intento de aleccionar y disciplinar al conjunto del campo popular.

La represión del 19 de junio en Nochixtlán, que se cobró la vida de 17 manifestantes y dejó varias decenas de heridos y de desaparecidos debe ubicarse en esta cadena de acontecimientos en que se conjuga una voluntad de lucha y resistencia heroica del pueblo mexicano y una voluntad no menos tenaz por parte del gobierno de imponer la reforma a como dé lugar.

Este 29 de junio, la Asamblea de la seccional oaxaqueña de la CNTE exigió la liberación de lodos los presos; el castigo de los responsables políticos de la masacre sufrida en Nochixtlán pero también de otras anteriores, como la 2006; el retiro de las fuerzas policiales y la renuncia del Secretario de Educación. A su vez, aprobó un amplio conjunto de acciones que indican claramente que la lucha continuará.

Crisis, ajuste y represión

Lo que sucede en el ámbito educativo está estrechamente vinculado, a su vez, con los aspectos más generales de la política y economía mexicanas. El ascenso de Peña Nieto al poder puso en agenda una avanzada derechista en sintonía con lo que sucede en el conjunto de América Latina. Es un presidente con niveles de desaprobación históricos entre el pueblo. Y esto no es arbitrario: la caída internacional del precio del petróleo –que representa más del 25% de los ingresos fiscales– y un peso muy débil en relación al dólar ponen a México en una delicada situación económica.

Los oscuros pronósticos condujeron al gobierno a tomar medidas como el "presupuesto de base cero", que consiste en una "reestructuración" presupuestaria general que tiene como fin reducir el gasto público en un 22%. En criollo, ajuste. Solo así se comprende la insistencia en poner en marcha una reforma educativa que, con la excusa de la calidad, atará la permanencia de miles de trabajadores de la educación y su salario, a las decisiones del ejecutivo.

Lo que se impone en México hoy es una agenda de ajuste, que no cierra si no es con represión a los sectores del pueblo que desde hace décadas han cumplido un rol destacado en la resistencia a la andanada neoliberal de las últimas tres décadas. Pero esto no es todo: hay que sumar el dato escandaloso del narcotráfico. Los cárteles tienen poder inmenso en el territorio, han montado sus propios ejércitos y combaten codo a codo con el Estado contra todo tipo de organización y resistencia popular.

Frente a esta ofensiva se levanta heroicamente el magisterio nucleado en la CNTE, que en oposición al gobierno y en defensa de los intereses de la mayoría del pueblo mexicano levanta las banderas de una educación pública gratuita, laica, integral, que promueva "la equidad de género"; que respete "la multiculturalidad y diversidad social"; que incluya "las cosmovisiones de los pueblos originarios y descolonice del pensamiento eurocéntrico"; que "se base en el humanismo para hacer frente a la degradación social, ética y espiritual, producto de las relaciones capitalistas"; retome la ciencia y la tecnología como herramientas al servicio de las mayorías"; que "anteponga la solidaridad al individualismo competitivo del modelo neoliberal", que "forme en el pensamiento holístico, la inteligencia global, creativa, emocional, crítica, filosófica y lúdica; que "promueva la imaginación, la curiosidad y la utopía". Y que "sea liberadora, emancipadora y transformadora". Es por eso que deben vencer y vencerán.


¡Viva la lucha de los docentes mexicanos! ¡Abajo la Reforma Educativa de Peña Nieto!

Comentarios

Autor

Leonardo Lopresti