Nuevo sitio Referéndum en el Reino Unido 26 Junio 2016

Los interrogantes que abre el Brexit

Crisis, tensiones, nacionalismos xenófobos, atentados, refugiados. Estos son algunos de los problemas que conviven en Europa y el Brexit asoma como una de las consecuencias a la incapacidad de la Unión Europea (UE) para resolverlos. El sorprendente resultado abre perspectivas inciertas sobre el futuro de la UE.

Referéndum en el Reino Unido | Los interrogantes que abre el Brexit

De unos años acá Europa pareciera no tener respiro: la crisis de deudas de los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España), las tensiones geopolíticas con Rusia por Ucrania y la anexión rusa de Crimea, la casi salida de Grecia de la zona euro, el avance de los nacionalismos xenófobos, los atentados de ISIS, la crisis de los refugiados, la radicalización de las protestas en Francia por la reforma laboral y ahora….. el Brexit.

Sin duda podríamos rastrear el catalizador común de estos fenómenos en al menos dos factores: la irresuelta crisis económica internacional iniciada en 2007 y el efecto bumerang del intervencionismo militar de la OTAN en el Magreb y Medio Oriente.

Pero, por sobre todo, expresan la imposibilidad del proyecto de la UE de dar respuesta a las necesidades de sus pueblos.

La Unión Europea se nos quiso presentar como la constatación concreta de armonizar Capitalismo, democracia, derechos sociales, cooperación entre naciones y cuidado del ambiente. Capitalismo Humanizado.

Sin embargo al poco andar se empezaron a desarrollar las contradicciones dentro del proyecto: la instauración de la moneda común terminó haciendo que la mayor productividad alemana desplazara las industrias menos competitivas de sus socios menores. El desempleo comenzó a volverse estructural en algunos países (Francia) a la par que especializaba en actividades primarias o de servicios a otros (España, Grecia), a la vez que también eran afectados por la disminución del empleo. La libertad de movimiento de personas aliviaba en parte el problema. Pero las tensiones se iban acumulando vía déficit fiscales, crecimiento de la deuda, pérdida de posiciones en el mercado mundial (por ascenso chino), etc.

La crisis internacional iniciada en 2007 solo sirvió de catalizador de estas contradicciones. En concreto aceleró la avanzada de las clases dominantes sobre la clase obrera y el pueblo pobre en general achicando beneficios sociales, extendiendo la edad jubilatoria, reformas laborales, etc. A la par que el desempleo aumentó sobre todo en sectores juveniles.

En este contexto se da el crecimiento de las ultraderechas, alimentadas de los "euroescépticos". Los mismos tienen su base social en sectores de trabajadores y de juventud, desempleados o empobrecidos y manipulados por agrupaciones políticas que combinan medidas económicas radicales (salida del euro) con discursos xenófobos.


Brexit: ¿La implosión?

El anterior es un repaso bastante incompleto del contexto en que se dio el referendo del jueves último, pero que creemos pinta sus trazos gruesos. En términos políticos la ultraderecha hizo de la lucha por la salida de Unión su principal bandera. El UKIP (Partido de la Independencia del Reino Unido) de Farage, ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años en Gran Bretaña. Quizás no tanto como el Frente Nacional en Francia, pero ha logrado lo que este no ha podido: salir de la UE.

Para hacerlo no dudó en agitar el fantasma de los refugiados que van por el empleo de los británicos, la enorme crisis de los refugiados (catástrofe humanitaria) les dio el impulso que necesitaban.

Pero no fue sólo el UKIP sino también sectores del Partido Conservador, como el ex alcalde de Londres Boris Johnson y posible sucesor de Cameron, quienes también militaron el Brexit.


Perspectivas

El día posterior a la votación cayeron las bolsas de todo el mundo. La libra, moneda británica, se devaluó cerca de 10% y se calcula podría llegar a 20%. Varios economistas por derecha e izquierda pronostican una posible recesión en dicho país y una contribución a nivel mundial en el mismo sentido. Sin embargo aún es muy pronto para tener una dimensión cabal.

Pero las sorpresas no se detuvieron ahí. Escocia e Irlanda del Norte votaron por permanecer en la Unión. Y ya pidieron, al menos mediáticamente, refrendar su pertenencia al RU. La implosión podría no ser sólo de la Unión Europea, sino también del RU.

Es muy difícil hacer previsiones sobre el futuro de la UE luego del Brexit, pero sin duda no serán menores los efectos para el bloque. Gran Bretaña es la segunda economía de Europa y la cuarta a nivel mundial. El Bloque perderá peso específico a nivel mundial y puede que le dé aire a otros competidores o espacios. Aun así los efectos económicos podrían sortearse mediante un proceso de desvinculación que termine priorizando los negocios en común.

Sin embargo, el principal riesgo hoy para la UE es evitar el terremoto político que puede significar que se expanda el ejemplo. El Frente Nacional en Francia ya pidió la realización de un referéndum y lo mismo sucedió con sectores derechistas en Holanda.

Algo es seguro. La clase obrera británica y europea y el pueblo pobre engeneral, no encontrarán salida a sus problemas detrás de un programa reaccionario. El desarrollo hasta el final de un programa así sólo nos puede llevar a los sangrientos horrores del pasado. La izquierda radical y los embriones de organizaciones revolucionarias deben darse las tareas necesarias para construir otra opción. Una verdadera, una anticapitalista.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria