Nuevo sitio Territorial 9 Junio 2016

Ni del gobierno ni de los empresarios, BOCA es del Pueblo

Hace algunas semanas “Boca Es Pueblo” se hizo conocido para muchos y muchas a partir de que uno de sus militantes fue apuñalado por una patota del PRO en el Consejo Consultivo de la Comuna 4.

Territorial | Ni del gobierno ni de los empresarios, BOCA es del Pueblo

Entrevistamos a Ariel Escalada, militante de Boca Es Pueblo, para conocer más sobre este gravísimo hecho, que desenmascara un complejo entramado de Poder.


¿Cuál es la idea de Boca Es Pueblo?

Esta organización desde hace algunos años viene planteando un interesante debate sobre la política en los clubes de fútbol en general y Boca Juniors en particular: que el club sea dirigido por y para sus hinchas, vecinos y vecinas de La Boca, en lugar de estar en manos de empresarios.

Entre sus principales banderas, se destaca la lucha por recuperar el vínculo entre el club y los vecinos y vecinas. Según afirmamos en los materiales, este barrio de humildes y trabajadores es decisivo en la identidad popular de Boca, y el club puede y debe cumplir una necesaria función social en uno de los sectores más postergados de la ciudad, como sucedía antes del arribo del macrismo en 1995. De esta forma nos hemos acercado a la militancia barrial.


¿Cuál es el conflicto que están atravesando?

Actualmente hay un conflicto que atañe tanto al club como al barrio, que es el destino de los terrenos de Casa Amarilla. Estas manzanas linderas al "Complejo Casa Amarilla" (instalaciones deportivas de Boca Juniors)están destinadas por decreto del año 2010 a cumplir función social (salud, educación o seguridad). Sin embargo, el PRO -que conduce tanto la Ciudad de Buenos Aires como el CABJ- ha decidido vender estas tierras públicas en una licitación hecha a medida de Boca Juniors -único postulante- cuya dirigencia quiere construir allí un nuevo estadio para el club.


¿Qué implicancias tiene esto?

Esto representa un perjuicio para los vecinos y vecinas, que verán cómo los espacios públicos destinados a satisfacer sus necesidades serán utilizados en su perjuicio, debido al impacto ambiental que supone la construcción de un segundo estadio en el barrio.


En varios medios masivos de comunicación circuló la versión de que la construcción del Nuevo estadio vendría a dar respuesta a la problemática que implica que mucha gente se quede sin acceso a los partidos por falta de espacio. ¿Qué plantean desde Boca Es Pueblo ante esto?

Es totalmente falso. Los y las hinchas de Boca se oponen porque el nuevo estadio contará con 80 mil butacas abonadas. El "abono" supone pagar la ubicación por todo el año en un solo pago, costo al que la gran mayoría del pueblo no puede acceder, y además el nuevo estadio no contaría con tribunas populares. Sí tendría locales comerciales, por lo que los hinchas lo llaman "estadio-shopping". La dirigencia macrista busca desterrar de las tribunas a los sectores populares para reemplazarlos por un sector social con mayor poder de consumo. Esto además es contradictorio con la identidad popular de Boca, según afirmamos desde Boca Es Pueblo.


¿Qué sucedió en el Consejo Consultivo la noche del 4 de mayo?

El destino de los terrenos fue desviado sin previa consulta a los vecinos y las vecinas, mucho menos a los y las hinchas. Por eso, en el Consejo Consultivo de la Comuna 4, las organizaciones del barrio de La Boca buscaban que se legitime el acta del Consejo autoconvocado en marzo, donde se aprobó de forma unánime el repudio a la venta de los espacios públicos a Boca, además de exigir a las autoridades comunales que convoquen a una audiencia pública en la Legislatura para discutir tal cuestión.

En este contexto sucedió el intento de asesinato por parte de una patota del PRO a cargo de Rodolfo Corzo (histórico puntero de La Boca) a un militante de Boca Es Pueblo, cuya herida de arma blanca en la zona del cuello estuvo a pocos centímetros de quitarle la vida. Días después Rodríguez Larreta declaró que BEP irrumpió en el Consejo Consultivo a provocar incidentes en el marco de una interna del club. Boca Es Pueblo como organización estaba debidamente inscripto en el Consejo Consultivo y, al igual que los agresores, estuvo presente desde el inicio de la reunión. Larreta intenta desentenderse de sus responsabilidades y criminalizar a Boca Es Pueblo. El conflicto claramente no es una interna de Boca, sino un conflicto del macrismo (en CABA y CABJ) contra la comunidad de La Boca (incluidos hinchas, vecinos y vecinas), en el marco de un proyecto inmobiliario que bajo el nombre de "Distrito de las Artes" busca convertir a La Boca en una extensión de Puerto Madero. Esto sucede en un contexto donde la cuestión de los espacios públicos es una fuerte disputa en toda la Ciudad y donde el PRO apela constantemente a la violencia para defender sus negociados, como ha sucedido en incontables ocasiones desde su acceso a la Presidencia.

Así lo afirmamos desde Boca Es Pueblo en uno de nuestros comunicados: "Lo sucedido cobra sentido en el contexto de un gobierno de ciudad y nacional que hace política con el uso de la violencia legítima e ilegítima -como denunciamos luego de la represión que sufrimos en el superclásico de Mar del Plata- y que está dispuesto a matar para concretar sus millonarios negociados. En ese sentido exigimos justicia por estos intentos de asesinato y por las amenazas que los sucedieron. Exigimos justicia entendiéndola como el castigo a los culpables materiales e intelectuales y como el cumplimiento y garantía de los derechos a vivienda, educación, salud, cultura, esparcimiento, etc. de cada persona. Seguiremos militando como cada día, por el barrio de La Boca, y para que el Club Atlético Boca Juniors sea conducido por y para sus hinchas, vecinos y vecinas."


Un mes después de esta agresión, ¿cómo continúa el conflicto?

El 1 de junio se realizó una nueva reunión del Consejo Consultivo de la Comuna 4. Allí los vecinos, vecinas y organizaciones nos movilizamos masivamente. Se votó a mano alzada la destitución de la mesa coordinadora elegida de manera fraudulenta el 4 de mayo, y se votó una nueva mesa con representantes de los distintos barrios de la Comuna y distintos espacios políticos. Si bien no logramos desplazar completamente al PRO, éste quedó con una representación minoritaria al sentar en esa mesa a una sola persona. Frente a las agresiones que buscaron desmovilizarnos, respondemos con organización y lucha en unidad. Continuaremos por este camino, avanzando decididamente hasta la victoria.

Debemos rodear de solidaridad a Boca Es Pueblo y a todas las organizaciones del barrio de La Boca para que continúen esta lucha fortalecidos.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria