Nuevo sitio Derecho a huelga 8 Junio 2016

Un fallo a medida de empresarios y burócratas

La resolución de la Corte Suprema de Justicia es un ataque directo al derecho a huelga de las y los trabajadores, en detrimento de la democracia sindical. Una clara devolución de favores a la tregua que las conducciones gremiales burocráticas de la CGT le concedieron al gobierno de Macri.

Derecho a huelga | Un fallo a medida de empresarios y burócratas

La Corte Suprema de Justicia sentenció que sólo los gremios tienen derecho a huelga y no los trabajadores organizados de manera informal o por fuera de las estructuras sindicales reconocidas (con personería gremial o simplemente inscriptas). Es un fallo restrictivo, que viola un derecho históricamente adquirido como la huelga, que precede a su regulación jurídica; al mismo tiempo pone de manifiesto que el Estado, a través de cualquier de sus poderes, lejos de ser árbitro, en última instancia falla en contra de los trabajadores y trabajadoras que luchan por sus intereses.

La causa fue iniciada tiempo atrás por el trabajador del Correo Argentino, Francisco Daniel Orellano, quien fue despedido por haber iniciado medidas de fuerza en su lugar de trabajo sin el aval del sindicato. Aquella presentación judicial dio lugar a diferentes fallos hasta que llegó a la Corte Suprema de la Nación.

Esta resolución, si bien pone en un mismo lugar a los sindicatos simplemente inscriptos con los que tienen personería gremial, desprotege a las comisiones internas o seccionales opositoras a sus respectivas conducciones; lo que atenta abiertamente contra el crecimiento de los sectores antiburocráticos y combativos, fundamentalmente en el sector privado. Del mismo modo, resultan afectados los laburantes tercerizados; los sectores organizados que estén en vías de conformar una nueva organización sindical o a cualquier trabajador considerado informal por la "Justicia".

De conjunto, es un fallo que defiende el unicato y consolida el burocrático modelo sindical argentino, institucionalizado desde el Estado a través de la ley de asociaciones sindicales, que dificulta al extremo cualquier posibilidad de construir alternativas a las conducciones anquilosadas durante largos años.

No es casual que el fallo se dicte en el mismo contexto en que la CGT tiende a unificarse y juega un activo rol para que el gobierno macrista vete sin dificultades la ley antidespidos y descargue un ajuste brutal contra la clase trabajadora. La sentencia apunta a poner límites a la conflictividad social, contribuyendo a la "gobernabilidad", desde el punto de vista de los intereses de las clases dominantes.

Como siempre, ante cada fallo judicial, ley o medida, dependerá en última instancia de la relación de fuerza en cada lugar de trabajo la posibilidad de que no se cercene el derecho a huelga. Pero sin dudas, este fallo demuestra una vez más que el poder judicial responde a nítidos intereses de clase, favoreciendo a los empresarios y la burocracia sindical a su servicio, en contra de la clase obrera. En esta ocasión, restringiendo un derecho que los trabajadores y trabajadoras conquistamos a lo largo de la historia con heroicas jornadas de movilización y lucha de clases.

Como contrapartida, reafirma la necesidad de seguir organizándonos y luchando por un movimiento obrero independiente y autónomo del Estado y sus instituciones.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria