Nuevo sitio Situación nacional 4 Junio 2016

Palos, blanqueo y acuerdos por arriba

En el “peor momento” de la economía, como admitió Marcos Peña, la Argentina continúa siendo la tierra de la inflación y el ajuste, donde se benefician los grandes empresarios y son golpeados las y los trabajadores. Las añoradas inversiones que deberían dar aire a la economía, según el nuevo relato, no han llegado aún. La promesa sobre su efecto positivo que alcanzaría a la población en el segundo semestre se fue trocando por vagos pronósticos que ahora hablan del año próximo. El “tercer semestre” lo han nombrado algunos.

Edición N° 14

A Vencer (junio-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Situación nacional | Palos, blanqueo y acuerdos por arriba

El shock de ajuste, protagonizado por los aumentos tarifarios impactó de manera tal que obligó a reaccionar a propios y extraños. El macrismo intentó difundir la idea de que el problema se centra en los sectores con cierto poder adquisitivo (porque los desposeídos tendrían tarifa social), y en Buenos Aires, donde el peso de los subsidios era mayor que en gran parte del resto de las provincias.

Sin embargo, la ola de amparos incluye a gobernadores e intendentes, además de particulares. Y en esa lista figuran muchos supuestos aliados del macrismo, que ante el impacto tarifario han debido priorizar su sustentabilidad económica, antes que su afinidad política. Entre ellos se encuentran Chubut, Tierra del Fuego, Mendoza, San Luis, Córdoba, Buenos Aires, y muchos distritos específicos como Bariloche. Y al menos quince intendentes del Conurbano están organizando la presentación de una medida cautelar colectiva.

La judicialización del tema, fuerza al gobierno a apelar a la Corte Suprema, como salida para sostener la aplicación del tarifazo. Aún así, el ministro de Energía, José Aranguren, sostuvo que el ciclo de aumentos de tarifas está concluido y prometió un alza en el tope para la tarifa social, que se supone deberá alcanzar a todos los que cobren menos de 12 mil pesos mensuales.

Blanqueo y después

En el intento desesperado por lograr el ingreso de recursos que las inversiones no dan, el gobierno impulsa ahora un blanqueo de capitales. La propuesta, que en su momento había intentado el kirchnerismo, supone hacer la vista gorda ante los capitalistas que lavan su dinero, y permitir su retorno sin tener que pagar lo que han evadido. A la condena moral –que alcanza a sectores de la alianza Cambiemos- se suma la poca efectividad de la medida: hasta ahora el único evasor que dijo estar dispuesto a traer sus recursos es el mismo Macri. Lo que es seguro es que eso beneficiará, nuevamente, a importantes sectores del capital.

Como contraparte para hacer presentable el paquete de leyes giradas al congreso, el macrismo prometió la "reparación histórica" a los jubilados que hicieron juicio al Estado porque sus jubilaciones no se correspondieron con los montos que debían recibir. Sin embargo, junto a la demagogia presidencial, se promueve el vaciamiento del ANSES, cuyas acciones prometen ser vendidas, y la reestructuración del sistema previsional. Ya se presentan, por ejemplo, la caída del ingreso mínimo a aquellos que estén en edad jubilatoria y no cuenten con la totalidad de aportes (que ahora cobrarán el 80% de la mínima), así como el aumento de la edad de jubilación para las mujeres en esa condición, de 60 a 65 años.

En busca de gobernabilidad

Si la batería de medidas antipopulares del macrismo todavía no cuenta con un cuestionamiento general capaz de ponerle freno, se debe, es cierto, al consenso relativo (y en caída) que logró el gobierno bajo la promesa del "cambio", pero también a las redes de poder que logró desplegar para evitar una oposición contundente.

En ese sentido hay dos actores clave: la dirigencia sindical y el PJ.

La tregua otorgada por las cúpulas sindicales de la CGT al gobierno, en un marco de despidos masivos y ajuste al salario, pone de relieve que su prioridad son los negocios propios y sostener su estructura corporativa y no los intereses de los trabajadores. Por eso es que no paran de hacer maniobras para evitar la lucha contra el ataque de las patronales y el gobierno. Primero corrieron el eje: en vez de salir a la calle presentaron una propuesta en el parlamento. Y después, cuando el macrismo vetó su tibio planteo, se desdijeron sobre la posibilidad de algún tipo de resistencia, y definieron una inofensiva jornada con ollas populares. Allí están, bien juntitos en su acompañamiento al macrismo, los antikirchneristas Moyano y Barrionuevo, al lado de los kirchneristas Caló, Rodríguez, y tantos otros.

A su vez, el PJ, presidido ya por Gioja y Scioli, es el partido de gobernadores e intendentes que buscan entendimientos con el gobierno nacional, de parlamentarios que acompañan muchas de las leyes del gobierno, en fin, es el partido del cogobierno. Incluso su "ala dura" kirchnerista, ya minoritaria, acompaña este proceso, vota leyes como las modificaciones de seguridad de Bulrich, y sobre todo, hace poco y nada para enfrentar activamente al macrismo. La volatilidad del frente ciudadano, la eterna espera para salir a las calles, y su apuesta explicita a no sacar los pies del plato del PJ dan cuenta de lo lejos que están de defender los intereses populares. Esta pasividad cuenta con excepciones puntuales, como la acción de las CTA´s que el jueves 2 convocaron a una jornada de lucha "por arriba", sin discusión ni acompañamiento de las bases, con un cese de tareas que de no ser por la adhesión de organizaciones obreras recuperadas como el SUTNA o el contundente paro total de Aceiteros, hubiese pasado inadvertida por el insignificante peso estructural de ambas centrales.

Patagonia Rebelde. Un ejemplo de resistencia

A contramano de tanta claudicación, sectores obreros y populares están en la calle, plantando otra perspectiva: la lucha. Es lo que vienen protagonizando diversos sectores contra despidos y en el marco de las paritarias. Es el ejemplo que vienen dando las Juntas Internas combativas de ATE del Ministerio de Trabajo y de Economía, con una resistencia que lleva meses. Y es sobre todo, el ejemplo que están marcando los trabajadores de Tierra del Fuego, con huelgas, cortes de ruta, acampes y demás formas de lucha.

En vano las causas a los activistas, las vallas del PRO en Plaza de Mayo, o la represión de la gobernadora del FPV en Tierra del Fuego intentan tapar el sol con las manos. La lucha es difícil, pero los sectores más consecuentes del movimiento obrero y popular están en la calle y marcando un camino. Por ahí vamos. Con el ejemplo de la Unión de Gremios y Jubilados de Tierra del Fuego. Con el ejemplo de los que están en la calle en defensa de los intereses del pueblo trabajador gobierne quien gobierne.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria