Nuevo sitio Ningún funcionario por encima del salario de un/a trabajador/a 31 Mayo 2016

Dietazo de los legisladores mendocinos

En el día de hoy, y por medio de una denuncia pública realizada por la senadora por el Frente de Izquierda, Noelia Barbeito, se dio a conocer un escandaloso aumento de la dieta de los legisladores provinciales. Según sus declaraciones, este incremento acumularía el 65% anual desde 2015.

Ningún funcionario por encima del salario de un/a trabajador/a | Dietazo de los legisladores mendocinos

Mientras el ajuste golpea los bolsillos de la clase trabajadora, la realidad para los legisladores provinciales mendocinos es bien distinta y el aumento de las dietas que perciben ronda los 11 mil pesos y, legalmente –tal como arguyen los voceros del oficialismo y el FPV–, se ampara en el aumento del 25% que recibieron los trabajadores de la Administración Central. Es decir, "en los papeles" se trata de una actualización automática que tiene su origen en la paritaria de un sector de los trabajadores del Estado. Bajo esta excusa se escudaron varios legisladores de la UCR y el FPV que fueron consultados por los medios locales. No se trata, dicen, de una decisión política deliberada. Es "lo que dicta la ley". Debemos concluir que, o bien se trata de una ley sagrada e inviolable como las tablas de Moisés, o bien, se le está mintiendo al pueblo descaradamente.

Más que la ley, hecha a medida de los ricos y poderosos, lo que importa son los hechos: un 25% no representa jamás lo mismo para el salario de un trabajador que para un funcionario. En el caso de los/as trabajadores/as de la administración central, el aumento representa entre $1.700 y $2.400 a alcanzar en agosto. Es decir, es apenas un 20% del total que se aumentaron –"sin querer queriendo"– los legisladores. El argumento legal de los defensores del dietazo es, claramente, un artilugio de mal prestidigitador.

El panorama de ajuste que pesa sobre la clase trabajadora es durísimo. La devaluación cercana al 40% de comienzos de año fue la primera estocada del gobierno nacional. Pero además, hay una inflación galopante prevista en torno al 40% anual. Y si a esto sumamos los numerosos tarifazos (nafta, GNC, servicio eléctrico, transporte público), más paritarias cerradas por decreto y a la baja en términos del salario real, el cuadro resultante es de una ofensiva feroz de la clase dominante y sus representantes políticos.

La moraleja es que mientras el salario de la clase trabajadora cae a pique y se maximiza la rentabilidad empresarial, la casta política burguesa cobra su tajada por el buen trabajo ajustador realizado. Los funcionarios de los partidos patronales son políticos profesionales: ni trabajadores ni servidores públicos. Son una élite cuya tarea es gestionar y administrar la miseria de muchos en favor de unos pocos; un puñado de arribistas, corruptos y oportunistas que ofrecen discursos bonitos en elecciones y luego gobiernan para los intereses de su propia clase.

Ningún funcionario que diga gobernar para el pueblo puede percibir una dieta superior al salario promedio del pueblo trabajador. Y, lo que es más importante, ningún/a trabajador/a debe vivir con menos que el costo que representa la canasta familiar.


Reapertura inmediata de las paritarias

Salario igual a la canasta familiar para todos los/as trabajadores/as

Ningún funcionario por encima del salario de un/a trabajador/a.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)
Autor

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)