Nuevo sitio Ajuste en Buenos Aires 28 Mayo 2016

La salud pública y de calidad, fuera de la agenda macrista

Los trabajadores y trabajadoras de la salud de la provincia de Buenos Aires vienen peleando desde hace cuatro meses, con paros y movilizaciones, por un aumento en las paritarias, mejoras en infraestructura e insumos y contra diversos recortes de cargos y puestos que continúan profundizando la gravísima situación que atraviesa la salud pública.

Ajuste en Buenos Aires | La salud pública y de calidad, fuera de la agenda macrista

En un contexto de fuerte ajuste sobre la clase trabajadora, que incluye, hasta el momento, más de 150.000 despidos, crecimiento en los niveles de inflación, tarifazos y paritarias a la baja, cada vez más personas se ven obligadas a volcarse a los servicios públicos, como el de salud. En este marco, el sistema público de Salud viene sumamente golpeado desde hace años, como consecuencia de las políticas de vaciamiento de los distintos gobiernos.

Hoy, bajo el macrismo, muestra su cara más desesperada: la infraestructura edilicia de los Hospitales y Centros de Salud es deficiente, los insumos no alcanzan a cubrir las mínimas necesidades de la población, la violencia hacia las y los trabajadores con condiciones de trabajo precarizadas es recurrente al verse vulnerados todos sus derecho. Por otra parte, la falta de nombramientos en planta permanente de trabajadores/as, las contrataciones basura y la falta de personal en áreas críticas son moneda corriente.

Se le suma a este escenario crítico que los sueldos bajos -sumado a las paritarias a la baja que intenta imponer el gobierno para el sector- generan que profesionales de la salud altamente capacitados se vean obligados a migrar al sistema privado -donde se ofrece mejores condiciones laborales-, y que los profesionales que siguen eligiendo el sector público lo hagan a contramano y en las peores condiciones posibles, sin poder garantizar una verdadera atención de calidad para los que la necesitan.

El vaciamiento de programas, entre ellos el de Salud Sexual y Procreación Responsable, espacios de asesorías pre y post aborto, espacios de salud mental que se implementan en Centros de Salud, la falta de medicamentos básicos para tratamientos crónicos, el cierre de salas de internación, entre otras, completan un cuadro signado por el desmantelamiento del sistema público, que afecta la salud de toda la población.

Ante esta situación, se profundiza el reclamo de las y los trabajadores de la Salud que ya llevan cuatro meses de lucha con paros y movilizaciones masivas junto a otros trabajadores/as del Estado, abrazos a Hospitales, y diversas medidas que bu

scan visibilizar una problemática crucial para el afecta al conjunto del pueblo.

La preocupación por el ajuste en curso, las expresiones de la crisis sanitaria, la necesidad de una recomposición del salario entorno al 40 % de piso y la unánime exigencia de una inyección genuina de presupuesto para comenzar a responder a las demandas; fueron un común denominador en casi la totalidad de las intervenciones. Sin embargo,los reclamos de trabajadores y trabajadoras de la salud no han sido atendidos por las autoridades del gobierno. En la provincia de Buenos Aires, la gobernadora Vidal se ha mostrado totalmente indiferente, promoviendo un verdadero ataque a los derechos de las y los trabajadores y de los sectores más necesitados.

Por su parte, las y los residentes y concurrentes (profesionales considerados becarios por atravesar el sistema de capacitación en servicio), vienen participando de las medidas, peleando por revertir también la situación de precariedad en la que desempeñan sus labores, ya que son los que sostienen en mayor medida los servicios en Hospitales y Centros de Salud.

Si bien se viene avanzando en la coordinación entre los sindicatos estatales y diversos sectores, creemos que hay que continuar profundizando esa dirección. Un paro de toda la administración de a provincia es una de las medidas que debemos construir y no sólo declamar para realmente tener una respuesta a todas nuestras demandas como trabajadores y trabajadoras. Una medida unificada, masiva, que en las calles le demuestre a este gobierno la fuerza que tenemos como clase y que no estamos dispuestos a que el ajuste caiga sobre nuestras espaldas. Para ello, es una tarea impostergable la coordinación y el reagrupamiento de los sectores combativos y antiburocráticos en la perspectiva de constituirnos en una alternativa real.

Nos solidarizamos con los trabajadores y trabajadoras de la salud de la provincia de Buenos Aires, conscientes de que si vulneran sus derechos, se empeoran las condiciones de accesibilidad a la salud de todo el pueblo trabajador. El triunfo de esta lucha es, por lo tanto, el triunfo de toda la clase trabajadora, a quienes se nos pretende arrancar un derecho fundamental. No se trata de un conflicto de un sector particular sino que esta es una pelea por el derecho a la salud, y por eso debemos involucrarnos porque nos afecta a todxs.


¡La salud no puede esperar, es una lucha de todxs!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria